Consigue lo que quieres en el trabajo

Evita los errores comunes cuando intentas negociar mejoras laborales; uno de ellos es pedir todo a la vez, aquí consejos de cómo y cuándo pedirlo para que se cumpla.
jefe-empelado-trabajo-JI.jpg  (Foto: Jupiter Images)
Anne Fisher

El ambiente laboral es muy distinto al que era antes de que llegara la recesión. Muchos empleados que fueron despedidos gozaban de una posición cómoda y satisfactoria en el departamento en el que realmente querían estar, y muchos otros estaban a punto de ser promovidos cuando recibieron la noticia de que pronto deberían comenzar a buscar un empleo nuevo desde cero.  Ahora que comienza a sentirse la recuperación y varias compañías están volviendo a contratar, los nuevos empleados se encuentran en el dilema de estar trabajando en un área que no les satisface por completo (por ser de un nivel distinto al que tenían antes) pero no encuentran la forma de pedir a sus superiores que consideren hacer un cambio, pues se sienten agradecidos de ya no formar parte del índice de desempleo y no creen que sea oportuno aún hacer tal petición.

Sin duda es un dilema. La solución podría ser evitar darle la noticia a tu jefe, y encontrar la forma de llegar a donde quieres estar a través de una serie de pasos.

"La negociación incremental, es decir, no pedir todo lo que quieres a la vez, es uno de los retos más difíciles a los que se enfrenta la gente", dice Stuart Diamond, autor de Getting More: How to Negotiate to Achieve Your Goals in the Real World.

"Otras personas no quieren arriesgarse con un cambio grande", agregó Diamond. "En cada negociación, piensa en la forma de dividir el proceso en pasos. Esto no necesariamente implica que vaya a tomar más tiempo, porque las alternativas suelen ser que no se logre nada".

Diamond, un abogado que imparte un curso muy popular sobre negociación en Wharton, ha asesorado a ejecutivos en Google, Microsoft, J.P. Morgan y muchas otras compañías grandes sobre cómo lograr mejores acuerdos.

Uno de los muchos estudios de caso de este libro corresponde a este problema en particular. Consideremos esto: hace varios años, Camila Cho, entonces una estudiante de Diamond en Warton, fue contratada justo después de graduarse por Warner Home Video, una división de la compañía madre de CNN, Time Warner, pero se percató de que ella preferiría trabajar en el área de finanzas y estrategias del negocio de entretenimiento y medios de Warner.

Al igual que muchas personas, Cho sabía que no sería capaz de avanzar sin la aprobación de su jefe, y el simple hecho de pedir la opción "podría dañar su relación y su carrera", recuerda Diamond, sobre todo porque su jefe le había dado "una gran oportunidad entre cientos de solicitantes".

En palabras de Cho: "después de ponerme en los zapatos de mi jefe me di cuenta de que mi objetivo de una transferencia inmediata no era realista, por lo que me concentré en pasos pequeños, y comencé a cultivar contactos y me expuse más en la compañía".

Una vez que logró que la gente en otras áreas se percatara de ella, y descubrió cuál era la forma en la que ella podía contribuir, Cho preguntó a su jefe si podía pasar algo de tiempo en proyectos de finanzas y estrategias. Él no tuvo ningún problema con el hecho de que ella desarrollara estos intereses y obtuviera nuevas habilidades, siempre y cuando ella siguiera haciendo su trabajo regular.

"No puedes obtener todo lo que quieres de inmediato", dijo Cho, "pero sí puedes planear el camino que te lleve a ese punto eventualmente".

Al obtener experiencia de forma gradual en planeación financiera y estratégica, Cho se acercó a su objetivo a largo plazo sin defraudar a su jefe, que la había contratado y apoyado. Después de varios meses dio el salto al puesto que realmente quería, que a cambio le dio el puesto de vicepresidenta de desarrollo de negocios para el servicio de noticias local Outside.in.

"El éxito depende en gran medida de la forma en la que ves el problema", dice Diamond. Después de todo, mientras estés haciendo el trabajo para el que se te paga, la mayoría de los empleadores no tiene ningún problema en que tomes carga extra en otra área de la compañía, sobre todo si puedes comprobar que lo que estás aprendiendo te volverá más eficiente en tu puesto actual.

Quizás el primer paso es conocer a la gente del área en la que realmente quieres trabajar, tomando proyectos o ayudando a la gente que no tiene tiempo para terminar una tarea. Todos los departamentos tienen este tipo de situaciones. Debes estar listo para explicar a tu jefe actual cómo se relacionan estas actividades extra con trabajo que ya tienes. Después, cuando veas la oportunidad de hacer el cambio, estarás más listo, y la idea no será ninguna sorpresa para tu jefe.

 

 

Ahora ve
Un dron choca con un avión comercial en el cielo de Canadá
No te pierdas
×