Prácticas profesionales, ¿futuro empleo?

6 de cada 10 jóvenes ve en esta actividad la oportunidad para ganar experiencia laboral y adaptarse; en México, conseguir un puesto por esta vía, requiere demostrar disposición y proactividad.
maestria-estudiante-universitario  (Foto: Jupiter Images)
Ivonne Vargas Hernández
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Desde hace dos años, el número de jóvenes desempleados en el país ha incrementado un 38%, según datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE).  La oportunidad de colocarse en un empleo depende del valor agregado que un candidato ofrezca al momento de entrevistarse. "Resulta contradictorio que te pidan experiencia, pero esa es la realidad, tienes que demostrar que conoces, al menos, un poco del mercado donde deseas insertarte, y que durante ese acercamiento previo al mundo laboral te esforzaste por dar resultados", señala la pedagoga de la Universidad del Valle de México (UVM), Liliana Pérez.

Las prácticas profesionales pueden ser una oportunidad para comenzar el camino profesional. Y los mexicanos parecen estar de acuerdo con ello, pues 6 de cada 10 jóvenes aseguran que esta actividad permite aprender y conocer el mercado laboral, de acuerdo con una encuesta realizada por el portal del empleo Trabajando.com.

De 3,000 entrevistados, un 27% considera que las prácticas permiten mostrarse al interior de una empresa; 6% asegura que es una experiencia donde se deben realizar labores que no aportan nada al desarrollo profesional; y un 5% lo considera como ‘un trámite' para poder egresar de la carrera.

Para Margarita Chico, directora general de Trabajando.com en México, este tipo de actividades ayuda a los estudiantes a conocer habilidades y aptitudes que deberán poner en práctica en sus futuros empleos. Además, "es común que las organizaciones los dejen laborando de manera permanente una vez finalizada la práctica, eso depende del desempeño del profesionista", dice.

El sondeo también mostró el valor que los universitarios dan a esta dinámica. Para un 82%, las prácticas son una alternativa para quedarse trabajando en determinada compañía; un 17% considera fundamental que la firma establezca funciones claras y atractivas durante ese período, y sólo un 1% desea terminar pronto con esta actividad.

Liliana Pérez menciona que existen periodos donde podría ser más factible que la empresa contrate, y que resultan recomendables para hacer la práctica, por ejemplo, la temporada de vacaciones. "A mitad y al cierre de año, los negocios evalúan si habrá nuevas plazas o se buscarán reemplazos. Si el estudiante se ha mostrado competitivo puede ser un candidato para quedarse en ese puesto". 

Hablar de competitividad, agrega, significa que el universitario debe tener claras varias conductas al ingresar a esta experiencia pre-laboral, como disposición y proactividad. Si le interesa esa empresa debe ubicar las áreas donde se podrían demandar sus servicios, y "hacer labor en éstas", fomentando una buena relación con los responsables de esos departamentos.

"Cuando te piden ideas o un poco más de tiempo para acabar un proyecto, es la oportunidad de mostrar que se quiere un lugar en esa compañía", expresa la académica.

Las prácticas profesionales no tienen por qué limitarse a una empresa local. Aunque éstas permiten vincularte con las demandas del mercado laboral nacional, también esta la opción de realizar esta dinámica en el extranjero. "En el país hay varias firmas que organizan estancias en el extranjero para profesionistas, y en diferentes compañías. Una ventaja clara de este modelo es que adquieres experiencia de tu ámbito de trabajo en un idioma extranjero, lo que da ventajas al buscar un trabajo de regreso al país", indica la académica de la UVM.

Los jefes mandan

La encuesta de Trabajando.com también abordó lo que esperan las organizaciones de los estudiantes que hacen una práctica. Aquí la respuesta "es una alerta para los universitarios que están en busca de un lugar donde ganar experiencia", puntualiza Liliana Pérez.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

Resulta que sólo un 3% de las empresas esperan de los estudiantes una buena disposición; un 6% que sean responsables; el 9% busca que los jóvenes estén abiertos a aprender y no crean saberlo todo, mientras que un 12% desea recibir estudiantes que tomen en serio este proceso. Un 70% espera de su practicante todas las alternativas anteriores.

Las prácticas son un eficiente canal de reclutamiento, porque permiten evaluar las competencias y desempeño de potenciales postulantes, no sólo mediante pruebas y entrevistas, sino en una situación real de trabajo y por un tiempo prolongado, concluye Chico.

Ahora ve
Cientos exigen transparencia en el uso de recursos para los damnificados del 19S
No te pierdas
×