Tu personalidad te da el empleo perfecto

Los profesionistas a veces deben elegir entre el trabajo que les gusta o tener un mejor salario; los expertos te dicen cómo tu personalidad te ayuda a tener el trabajo y el dinero que quieres.
empleados hombres y mujeres  (Foto: Photos to Go)
Ivonne Vargas Hernández
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La frase "gano bien, pero quisiera estar en un trabajo donde me sienta más a gusto", ¿te suena familiar? Al buscar un trabajo, muchas personas aplican la regla de "no se puede todo en la vida", pensando que es complejo lograr el equilibrio entre un puesto bien remunerado y la felicidad en lo laboral. Pareciera que la consigna es: trabajo en una oficina donde me va bien pero ‘me aburre lo que hago', o al revés, estoy en un lugar agradable, pero la paga es mala", ejemplifica la orientadora vocacional y psicóloga por la UNAM, Leticia Pérez.

"La verdad es que es posible tener un trabajo que se ame y ganar dinero con él", señala Laurence Shatkin en el libro 250 Best-Paying Jobs, donde habla sobre la importancia de considerar la personalidad del profesionista al explorar opciones de vacantes.

A decir de la orientadora vocacional, la personalidad no siempre ocupa el primer lugar en prioridades al buscar un puesto; lo que importa "es conseguir una oferta" en un mercado saturado. Sin embargo, reconoce que la forma de ser de un profesionista es un factor de peso cuando tiene que decidir qué actividad laboral elegirá como proyecto de vida, o si desea o no hacer trayectoria en una empresa e industria.

¿Por qué es valioso? Entender qué tipo de personalidad tienes permite anticipar cómo te adaptarás al ambiente dentro de una organización, y cómo responderás a las demandas de esa firma. "Este concepto influye en el grado de satisfacción que el empleado siente en su quehacer diario. Si es una persona con necesidad de ser reconocido en varios ambientes y aborrece cumplir con horarios, no le conviene contratarse en un lugar de planta, sino gestionar en forma independiente su trabajo", explica la psicóloga.

La conexión entre personalidad y empleo se convirtió en el foco de los estudios del psicólogo estadounidense John Holland, cuya clasificación fue adoptada por el departamento del Trabajo de Estados Unidos.

La personalidad es el conjunto de actitudes, hábitos y conducta de cada ser humano que persisten a lo largo del tiempo frente a distintas situaciones y, según Holland, un profesionista puede tener intereses asociados a los siguientes seis patrones:

- Realista: es el profesionista práctico, orientado al uso de herramientas.

- Investigador: analítico, intelectual, científico, explorador.

- Artístico: creativo, original e independiente, pero - a su vez- un tanto caótico.

- Social: empleado que gusta de enseñar, transmitir y dar un servicio vinculado a comunicar.

- Emprendedor: se mueve en entornos competitivos, le apasiona el liderazgo y es persuasivo.

- Convencional: orientado a los detalles y la organización.

Leticia Pérez señala que hay dos o tres tipos de personalidades que predominan en un profesionista, en los cuales se deben fijar al considerar un empleo. "La posibilidad de que alguien permanezca mucho o poco tiempo en un proyecto depende de sus características personales, no sólo de tener una propuesta laboral interesante. Puedes estar en una compañía, con prestaciones de ley, pero si sientes que tus funciones no aportan nada a lo que eres y quieres, terminas por renunciar", dice la especialista.

¿Cuál me corresponde?

De acuerdo con la clasificación del psicólogo estadounidense y de Shatkin, existen algunas áreas de conocimiento vinculadas a cada tipo de personalidad, por ejemplo:

1. El realista

Son personas que disfrutan de trabajos que incluyan actividades prácticas, que impliquen uso de herramientas y maquinaria, así como la resolución de un problema concreto. Podría decirse que las ocupaciones vinculadas a estos profesionistas no requieren mucho papeleo o trabajar estrechamente con otros.

Ejemplos: dentistas, agrónomos, pilotos de líneas aéreas, ingenieros vinculados con áreas tecnológicas (como computación, mecánica, electrónica) y veterinarios, sólo por mencionar algunos.

2. El investigador

Literalmente, aman trabajar con ideas y logran desarrollarse en tareas que requieren ardua labor de indagar hechos y resolver problemas. Ejemplos: profesionistas del área de ciencias naturales y de la salud, como químicos, físicos, biólogos, matemáticos y afines del ámbito de finanzas, como contadores.

3. El artista.

Suelen adaptarse mejor "a trabajos con formas, diseños y patrones". Es gente que necesita expresarse y trabajar sin reglas fijas, por ejemplo, diseñadores gráficos y de modas, arquitectos y artistas -en general-. 

4. Sociables

En su obra, Shatkin menciona que este tipo de personalidad disfruta trabajar comunicándose con gente y enseñando. Generalmente logran su máxima realización en ocupaciones que requiere estar en contacto con diversos públicos.

Ejemplos: el área de docencia y varias carreras en el rubro de ciencias sociales, como mercadólogos,  comunicadores, politólogos, profesionistas del rubro de turismo e, incluso, psicólogos.

5. Destapar nuevas ideas.

Hay quienes entienden su vida laboral como el reto de iniciar y llevar adelante proyectos, liderar grupos humanos y tomar muchas decisiones, señala en su obra el especialista. Además, este tipo de colaboradores toman riesgos como punto de partida.

Ejemplos: emprendedores, abogados, gerentes, directores de áreas.

6. Personalidades convencionales

"Si disfrutas ajustando procedimientos, estableciendo rutinas y trabajando con datos y con detalles mucho más que con ideas, eres del tipo convencional", detalle el autor.

Ejemplos: analistas de sistemas y de finanzas, contadores, organizadores de eventos y personal de recursos humanos, por citar algunos tipos de actividades profesionales.

 

Ahora ve
La gran guerra iniciará en la séptima temporada de Game of Thrones
No te pierdas
ç
×