¿A qué le temen las empresas mexicanas?

7 de cada 10 firmas ve en la competencia una de sus principales amenazas este año, dice un estudio; las pequeñas y medianas empresas deben aprender a planificar su rentabilidad dicen expertos.
pymes  (Foto: Photos to go)
Ivonne Vargas Hernández
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Cuando se trata de gestionar un negocio en México, cual sea su tamaño, existen -de manera general- ciertos temores. Entre éstos los cambios regulatorios en el país y una mayor competencia.  Así lo confirma la encuesta 'Perspectivas de la Alta Dirección en México 2011', de la consultora KPMG, aplicada a casi 500 ejecutivos, en la que 67% de los participantes considera que este año la competencia será una de sus principales amenazas, y un 61% refiere ese temor al régimen regulatorio en México.

"La cuestión regulatoria en el país es un tema que inquieta frecuentemente a los empresarios por una sencilla razón: es difícil entender las disposiciones fiscales. No sabes en que momento te perjudican o benefician. Lo que prevalece en todos los niveles es incertidumbre, la gente no se siente respaldada en este tema, al contrario suele desconocer muchos conceptos fiscales", comenta el contador privado por la UNAM, Diego Hernández.

Al cuestionar a los directivos sobre cómo calificarían al Régimen Fiscal en México, éstos otorgaron una calificación promedio de 4.35 contra 3.45 el año anterior.

Ese ámbito, sin embargo, no es lo único que inquieta a las compañías en el país. El informe revela que 81% de los altos directivos considera que México no ha salido de la crisis financiera, y un 73% opina que la economía nacional mejorará en 2011 con respecto al 2010. Los líderes (51% de los encuestados) estiman que al país le tomará recuperarse de la mala situación financiera tres o más años.

"Los empresarios muestran cierta incertidumbre por el panorama internacional, ya que la economía del país depende directamente de su principal socio comercial, Estados Unidos", refiere el informe en el cual participaron industrias de muy variados giros, entre éstos alimentos y bebidas, transportes, hotelería y turismo, servicios financieros, construcción y manufactura.

La turbulencia financiera (que comenzó en 2007) continúa generando ciertos estragos. Los tres principales impactos para los ejecutivos de pyme y grandes firmas fueron: baja de ingresos, aumento de costos y pérdida de rentabilidad. Las pequeñas empresas, en especial, reportan falta de liquidez. ¿Qué consecuencias hubo? Desempleo (según 25% de los entrevistados); menores ventas (21%); pérdida de confianza (21%), y mayor inseguridad (18%), entre otras.

En opinión de Diego Hernández, una "mala racha" económica se recrudece cuando el negocio no está bien cimentado. "Una carencia fuerte en las pymes es la falta de monitoreo; se concentran en mantener la operación y dejan de lado situaciones que pueden catapultarlos, como la competencia o escasez de recursos humanos calificados para cumplir con sus objetivos. Algunos empresarios no destinan tiempo (sobre todo al inicio) para investigar cómo simplificar trámites".

La competitividad del país es otro indicador crítico. El 44% de los entrevistados por la consultora considera que el papel que el gobierno está realizando como promotor de ese elemento es regular.

A decir de los participantes en el estudio, hay tres variables principales a trabajar para incrementar la competitividad como país: combate a la corrupción (82%), seguridad pública (74%) y estabilidad económica (54%). La inseguridad, sin duda, ha afectado el contexto financiero mexicano. El 40% de los encuestados reconoce haber reducido (aunque no suspendido) sus inversiones en el país.

Acciones ¡ya!

Entre las estrategias que los empresarios visualizan para lograr un crecimiento los siguientes tres años, destacan: construir relaciones cercanas con clientes existentes (93%) y penetrar a nuevos mercados geográficos (70%).

Según el informe de KPMG, el 55% de los líderes planea expandir sus operaciones en algún estado de la República Mexicana, siendo los de mayor mención: Veracruz (18%), Jalisco (17%), Nuevo León (16%), Guanajuato (14%), Estado de México (14%), Distrito Federal (12%), Chiapas (11%) y Querétaro (11%).

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

El financiamiento es una herramienta de deuda que apoya a los negocios, por lo que un 51% de los participantes considera a las instituciones financieras como un "trampolín" para desarrollarse. Los medios a los que recurrirá la Alta Dirección este año, son: instituciones financieras (77%); emisión de bonos y acciones (23%); fondos de capital (19%), instituciones de gobierno (16%) y otros (5%).

Diego Hernández puntualiza que los emprendedores suelen fallar en planeaciones financieras. "Generalmente hay decisiones cortoplacistas y no se anticipan fondos para operar por cierto tiempo". Si en unos cuatro o cinco meses viene una crisis, no cuentan con ahorros para salir adelante. Lo recomendable es buscar a un especialista, sino se tiene ese conocimiento, que los oriente para aprender a desarrollar su rentabilidad a mediano plazo, añade.

Ahora ve
Así es el nuevo Galaxy Note 8 de Samsung
No te pierdas
×