Convierte tu afición en un empleo

En las actividades que te apasionan -y obsesionan- puede esconderse una oportunidad laboral; la clave para triunfar con tus ‘hobbies’ es dominar tu nuevo mercado y ser tolerante al cambio.
hobby aficion empleo  (Foto: Photos to Go)
Ivonne Vargas Hernández
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Piensa en las actividades que te agradan, además de tu labor profesional: cocinar, hablar otros idiomas, fotografiar. Cual sea esa pasión, puede convertirse en una fuente de ingresos extra, o en una opción de trabajo. "Los hobbies puedes monetizarlos en negocio, en la venta de un producto o servicio", afirma Margarita Chico, directora general del portal Trabajando.com México. Esta oportunidad es conocida como ‘auto emprendimiento', es decir, poder realizar una actividad que permita cubrir las necesidades económicas y también cause satisfacción.

La especialista detalla que la inquietud de dar forma laboral a un pasatiempo es común en personas que viven su plenitud profesional (en cuestión de experiencia), pero no ven crecimiento en sus trabajos o se les deja de contratar por el prejuicio de la edad. También se presenta en quienes ejercen una profesión inserta en un mercado laboral saturado.

Algunas personas, generalmente entre 35 y 45 años, buscan en las aficiones una oportunidad de mayor realización, porque aunque les vaya bien en lo económico, están insatisfechos (desde la perspectiva personal) con su situación laboral, añade Raymundo Calderón, director nacional de la carrera de psicología en la Universidad del Valle de México (UVM).

"Hay quienes llevan toda la vida disfrutando de una actividad alterna, como tocar un instrumento o cocinar. Pero hasta que entran a la madurez, o por alguna cuestión externa -como problemas de empleo- deciden dar un giro a sus vidas, cambiando de actividad profesional", expresa Ruth Espinoza, psicóloga especialista en orientación vocacional.

Pero el deseo de transformar una pasión en una fuente de ingresos no es exclusivo de los profesionistas ‘maduros'. Calderón menciona que detrás de esta decisión puede haber otros factores, como la formación de la persona. "Hay estudiantes que terminan una carrera por orgullo, no porque les guste y tengan en ella objetivos laborales", dice.

Esto genera en esos profesionales un anhelo posterior (pueden pasar algunos años) de retornar a sus ‘pasiones', y lo hacen cuando tienen la posibilidad económica de dar seguimiento a esa actividad, que siempre les gustó, pero no pudieron desempeñar con anterioridad, explica Espinoza.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Educación Pública (SEP), en México 55 de cada 100 egresados de las instituciones de educación superior, en promedio, trabajan en un área diferente a la que estudiaron. A su vez, un estudio realizado por Trabajando. com México encontró que casi 7 de cada 10 personas en el país refieren esa situación.

¡Cambio a la vista!

El deseo de hacer de una afición tu nuevo modus vivendi, puede ser una experiencia provechosa e interesante, pero es una determinación que no puede tomarse a la ligera. Uno de los primeros pasos es preguntarte ¿por qué?, ¿qué esperas de ese cambio y cómo lo realizarás? "Tal vez lo que esté evitando es tomar las responsabilidades del trabajo actual", plantea Raymundo Calderón.

Ahora bien, si estás convencido (a) de dar ese giro, es importante considerar ciertos aspectos que acompañarán la formalización de tu hobbie. Margarita Chico menciona tres: paciencia, ser organizado y saber ‘moverse'.

Hay que hacer un estudio de cuáles son las necesidades a cubrir. Por ejemplo: conocer la comunidad a quien se quiere vender es clave, además de identificar cómo será la inversión en cuestión de materias primas, empleados, gastos de casa, entre otros, sugiere Chico. 

Una recomendación indispensable en estos casos es "no dejar el trabajo actual para querer desarrollar el hobbie", aclara la directora del portal del empleo. Si bien hay que dar seguimiento a lo que apasiona -porque eso genera satisfacciones y hasta desarrollo profesional- podría ser arriesgado abandonar lo que se tiene, sin saber los retos que enfrentarás.

La sugerencia es comenzar con una pequeña muestra y ver los resultados. Ejemplo: si te gusta cocinar, puedes colocar algunos de tus productos con conocidos para ver la respuesta e irte integrando a ese mercado.

Raymundo Calderón recomienda tener un plan ‘B'. Es decir, dejar una buena reputación profesional y contactos que te respalden en caso de necesitar volver a las actividades realizadas con anterioridad, porque el nuevo giro laboral no funcionó según lo esperado.

En opinión del especialista, un ingrediente útil para que el cambio dé buenos resultados es que el hobbie guarde un vínculo con la actividad profesional previa. Eso es altamente recomendable para profesionales cuya carrera se considera más rutinaria, por que en esos casos la adaptación a los cambios es más compleja.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

Por ejemplo, entre un contador y un profesionista que estudió alguna carrera de humanidades, hay una diferencia importante de perfil. Para los primeros puede ser más compleja la incorporación y adaptación a un nuevo plan de vida, mientras que en el segundo caso existe mayor apertura a la búsqueda de nuevos rumbos, explica el académico.

El hecho de traducir una actividad por la que derrochas pasión en tu plan laboral, se debe cimentar, en gran medida, en tu capacidad de enfrentar situaciones nuevas. Raymundo Calderón pone énfasis en otro detalle: es importante que esa actividad sea reconocida por alguien más además de ti, como tu familia, lo que ayudará a que la motivación se mantenga en los momentos difíciles de tu cambio laboral.

Ahora ve
Sobreviviente del sismo relata cómo salió del edificio de Álvaro Obregón
No te pierdas
×