Pago o realización, ¿qué te importa más?

Si buscas la felicidad mediante proyectos satisfactorios, formas parte del grupo de ‘happyshifters’; esta tendencia laboral es común en la generación Y, nacida entre 1982 y 1994, aseguran expertos.
mujer  (Foto: Photos to Go)
Ivonne Vargas
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

En una oficina puede haber todo tipo de colaboradores, desde quienes anhelan un buen ambiente laboral, hasta los que sólo piensan en el sueldo. También están los 'happyshifters', que son empleados que buscan la felicidad a través del trabajo, convirtiéndolo en una ‘fuente de sentido' para su vida.

"Este tipo de profesionista prioriza la felicidad incluso sobre un salario elevado, y son un verdadero reto para las empresas porque cuando pierden la satisfacción de lo que hacen, van tras otros proyectos", señala la psicóloga industrial y especialista en reclutamiento, Elsa Noriega.

Este concepto "aunque es poco conocido", cada vez es más común entre profesionistas jóvenes, y consiste en que la persona necesita saber que lo que hace tiene sentido, explica.

En este tipo de profesionistas hay rasgos en común: uno de ellos es que basan sus elecciones laborales en un criterio más emocional que racional.

Un empleado que tiene muchos años en una compañía puede vivir situaciones como la resignación de estar en un puesto que, si bien no le es cómodo, paga sus cuentas y lo mantiene en una zona "ya conocida". Los 'happyshifters', por el contrario, son más propensos al autoempleo y los espacios de trabajo online, señala la psicóloga industrial.

De acuerdo con un estudio realizado por la consultora Humanitas Executive Search, la mayoría de los 'happyshifters' no se compromete con una compañía en particular, sino que busca realizar proyectos con diversos empleadores y, si en alguno se sienten a disgusto porque el entorno no es el adecuado, lo abandonan.

"En este modelo de trabajo lo que se gana importa, pero no es un ‘ancla'. El empleo se entiende como un camino complementario para conseguir la felicidad y, simplemente, son personas que no se resignan a pasar hasta 12 horas en un trabajo que los frustra", detalla Noriega.

Cuando se labora bajo esa dinámica, de ir por proyectos que provoquen satisfacción, la persona tiene 60% menos de posibilidades de abandonar el lugar para el cual trabaja, y se esfuerza más por generar buenas entregas, refiere Humanitas Executive Search.

Ser o no ser

Un estudio elaborado por el portal Trabajando.com indica que no todos los profesionistas resultan aptos para esta nueva tendencia laboral. Ejemplo de ello son los colaboradores que necesitan "rigurosamente" la paga cada quincena para mantener a una familia, o que no están dispuestos a sacrificar sus hábitos para ir por un proyecto "que les dé más satisfacción", expresa Elsa Noriega.

Es entre los jóvenes donde este concepto opera con más fuerza, sobre todo en la generación Y. Los nacidos en la década de los años 80 y 90 tienen una visión diferente de la vida profesional y de lo que representa la satisfacción en una empresa.

"No son personas como los 'baby boomers' que creían en hacer largas trayectorias y sólo por ello ganarían mejores puestos. Es gente que busca otros conceptos, como tener un buen ambiente en la oficina. Además, concede gran importancia al tiempo libre y a las actividades extra laborales para complementar su desarrollo", comenta Noriega.

Está claro que una persona nacida en los setenta valora cosas diferentes que quienes se ubican en la generación Y. Esas son tendencias de trabajo que las empresas deben entender y, después, aprovechar para captar y retener a su talento, puntualiza la especialista en temas laborales.

Todo profesionista en algún momento de su trayectoria se cuestiona si realmente es feliz con lo que hace. Un 'happyshifter' si tiene un "no" por respuesta decide cambiar de compañía o se va de ella para crear una propia, y ni siquiera un muy buen salario los retiene, según Trabajando.com. Aún más, de acuerdo con Noriega la motivación extra que da un aumento sólo dura tres meses.

"Después de ello, si un trabajador está frustrado, así seguirá y verá la forma de escapar de su empleo en cualquier momento", añade.

Los 'happyshifters' no tienen miedo a escuchar su conciencia y se plantean lo que quieren ser y hacer el resto de su vida. Es el tipo de persona que ha sacrificado ingresos económicos, con tal de ir por una "felicidad plena", detalla el análisis del portal laboral.

Esta tendencia, aclara Noriega, puede ser positiva porque implica que la persona toma "las riendas" de su satisfacción personal y laboral. Pero también tienen sus "contras"; una de ellas es el alto índice de rotación, porque son empleados que de no tener bien definida su razón de ser en determinada compañía, sólo permanecen un periodo breve. Esto representa pérdidas para el empleador, que invierte tiempo y dinero en la formación de esa persona.

La psicóloga industrial señala que ante esta tendencia, las oficinas que recluten a este tipo de talento necesitan innovar en políticas para retenerlos; sobre todo aquellas relacionadas con la flexibilidad de horarios y el planteamiento de objetivos.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

Por su parte, quienes acostumbran priorizar su estado de satisfacción por sobre cualquier otro elemento para trabajar, deben ser muy claros en el proyecto y en las organizaciones con las que anhelen enrolarse, para evitar las constantes salidas de organizaciones, porque eso "también deja una mala imagen dentro del currículo y los reclutadores podrían verlos como un elemento inestable", afirma Noriega.

¿Tú estarías dispuesto a trabajar en un proyecto aunque tu ingreso mensual o quincenal no esté garantizado? Comparte tu opinión en nuestra página de Facebook o Twitter.

Ahora ve
SpaceX lanza satélites que ayudarán a la navegación de aviones comerciales
No te pierdas
ç
×