Los 7 pecados de los jefes

Los líderes de un equipo de trabajo también se equivocan. Conoce sus fallas y cómo solucionarlas.

Los errores que cometen los jefes

1
Los jefes cometen equivocaciones como acosar a sus trabajadores. (Foto: Photos to Go)
jefes miedo trabajadores  (Foto: Photos to Go)

Acosar a los trabajadores, ser desorganizados, desconfiar de los empleados y creerse un sabelotodo, son algunos de los pecados más comunes que cometen los jefes.

Los líderes de un equipo de trabajo cometen equivocaciones como asegurar que no pueden aprender nada de sus subordinados, no saber delegar responsabilidades, ni comunicarse con su personal.

A continuación te mostramos cómo identificar si realizas alguna de estas equivocaciones y cómo puedes solucionarlo.

Con información de Ivonne Vargas Hernández

Acoso

2
El 55% de los mexicanos reconoce haber sido víctima de acoso psicológico en su trabajo. (Foto: Photos to Go)
acoso laboral  El 55% de los mexicanos reconoce haber sido víctima de acoso psicológico en su trabajo. ✓  (Foto: Photos to Go)

Cuántos de nosotros no hemos dicho alguna vez "mi jefe es una pesadilla".  El líder en el trabajo que critica constantemente todo lo que hacen los empleados, que hace comentarios sarcásticos y hasta lanza uno que otro insulto, comete ‘mobbing' o acoso laboral.

Además, este tipo de líder hace trabajar extra a sus subordinados porque las cosas se le ocurren en el último minuto, y después los culpa de perezosos ante sus superiores.

También recurre al abuso verbal, conducta amenazante, intimidación o humillación, así como al sabotaje que impide a los trabajadores realizar sus actividades, según el Workplace Bullying Institute (WBI), una organización sin ánimo de lucro que investiga y capacita en temas de hostigamiento laboral.

El 55% de los mexicanos que reconoce haber sido víctima de acoso psicológico en su trabajo, según una encuesta del portal laboral Trabajando.com México.

Ante esta situación, los jefes deben "tener más control en los objetivos y actividades para no generar cuellos de botella y falta de resultados por parte de los empleados", indicó Mónica Cavagnas, asesora empresarial y catedrática de la Escuela de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Panamericana (UP).

Asimismo, las empresas podrían ofrecer pláticas sobre seguridad y orientación laboral, así como abrir el área de recursos humanos a los empleados para exponer esta problemática, explicó Nancy Romano Ávalos, especialista en bullying de la Universidad Autónoma del Estado de México.

“Lo sé todo”

3
Ser jefe no significa que siempre debas saber más que tus empleados. (Foto: Photos to Go)
jefe sabelotodo  Ser jefe no significa que siempre debas saber más que tus empleados. ✓  (Foto: Photos to Go)

Ser el mejor y el más brillante en tu área no es lo que te vuelve un gestor efectivo; debes apoyarte en tu gente y crear las condiciones para que tu equipo tenga éxito.

Si crees que necesitas ser el mejor y más brillante en tu área, quizás debes repensar en qué es lo que te vuelve un jefe efectivo. Tal vez fuiste ascendido porque eras verdaderamente bueno en lo que hacías.

Creer que debes ser el mejor y el más brillante en tu grupo te volverá un jefe menos capaz y limitará el desempeño de tu equipo. También te rezagará. A medida que avanzas, pronto llegarás al nivel en el que debes estar a cargo de gente en áreas de las que sabes poco.

¿Cuánto debes saber? Lo suficiente para entender el trabajo, para poder emitir buenos juicios, para comprender los problemas comunes, para asesorar o encontrar ayuda para los que tienen problemas.

El éxito de tu grupo no depende de tu conocimiento e inteligencia individual, sino de tu capacidad de sacar lo mejor de otras personas.

Desconfianza

4
Tener confianza en los trabajadores permite a los jefes delegar responsabilidades. (Foto: Photos to Go)
jefe desconfiado  Tener confianza en los trabajadores permite a los jefes delegar responsabilidades. ✓  (Foto: Photos to Go)

Algunos empleados sienten que su jefe no les tiene confianza ni les da la flexibilidad de tomar decisiones, incluso después de años de trabajar en el mismo equipo o a pesar de que sus habilidades están actualizadas.

La actitud que tienen algunos jefes con su estilo administrativo de órdenes y control es común. En general, los jefes que mandan y son controladores no disfrutan de los debates y discusiones extendidas, y no son buenos para lidiar con los ‘problemas de la gente', dice Gonzague Dufour en su libro Managing Your Manager: How to Get Ahead with Any Type of Boss (Maneja a tu empleador: cómo lidiar con cualquier tipo de jefe).

Los autoritarios detestan ser ignorados y por eso buscan que sus empleados los mantengan informados hasta de los logros más insignificantes.

No confiar en los subordinados es una práctica que podría estar justificada, pero siempre hay que optar por disminuirla. "Tener un control excesivo en los empleados envía el mensaje de que son incapaces de hacer cualquier tarea", asegura el psicólogo organizacional Victor Muriedas. Lo mejor es darles la confianza suficiente para expresar libremente sus ideas: te sorprenderán los resultados.

Tener confianza en tu equipo te permitirá no sólo traspasar tareas sino importantes responsabilidades que van en pro de un adecuado desarrollo de la empresa.

Involucrar a los demás te ayudará a balancear la carga de trabajo en distintas personas y además, darles la oportunidad a otros profesionales de desarrollar otras tareas que le saquen de su rutina y le abran camino a un mayor desarrollo profesional.

Falta de comunicación

5
Los expertos recomiendan a los jefes escuchar las opiniones, metas y aspiraciones de sus empleados. (Foto: Photos to Go)
falta de comunicacion  Los expertos recomiendan a los jefes escuchar las opiniones, metas y aspiraciones de sus empleados. ✓  (Foto: Photos to Go)

Los jefes en ocasiones están desconectados de las responsabilidades y problemas en su equipo de trabajo, en tres áreas fundamentales: tiempos de entrega, bienestar personal y recursos para desarrollar los proyectos que se les encomiendan. 

Una tendencia internacional es que los ejecutivos están encerrados en una "burbuja de juntas directivas", que los separa de la realidad que viven sus equipos, según un estudio realizado en 2011 por el instituto Roffey Park.

Los especialistas recomiendan que los encuentros sean breves, máximo una hora, espaciados durante la semana y requerir sólo a los involucrados de cierto tema, sugiere Maritza González, especialista en comunicación organizacional. 

Otro aspecto en que los ejecutivos suelen ‘perder la realidad' es en los despidos. Los gerentes y jefes pueden sentir que manejan 'acertadamente' el tema. Esto no significa que el resto del equipo tenga la misma percepción.  En general, hay que tener una plática con los empleados para hablar de estas situaciones y detener rumores, señala Margarita Chico, directora general de Trabajando.com México. 

El sitio de trabajo Bumeran.com.mx ofrece algunos consejos para mejorar la comunicación:

Hazles saber a tus empleados que son importantes, conoce a cada miembro de tu equipo, sus metas y aspiraciones específicas.

Escucha las sugerencias, opiniones e ideas de tu personal. Como líder, tu trabajo es propiciar una atmósfera que dé libertad a la expresión. Explora cada ángulo de una propuesta antes de tomar una decisión, pues ello demuestra que respetas los puntos de vista de todos y genera confianza.

Confusión

6
Los líderes de un equipo de trabajo pueden preguntar y generar ideas a partir de otras personas. (Foto: Photos to Go)
tener dudas  Los líderes de un equipo de trabajo pueden preguntar y generar ideas a partir de otras personas. ✓  (Foto: Photos to Go)

Los gestores que hacen preguntas astutas han descubierto que son "una disciplina hermosa para los ejecutivos", dice Robert Simons, profesor de administración de negocios en la Facultad de Negocios de Harvard y autor del libro Seven Strategy Questions.

"Por naturaleza, algunos líderes preguntan, dan poder y generan ideas a partir de otras personas", dice. El resto, la mayoría de los ejecutivos, lucha por hacer crecer sus objetivos de negocios haciendo preguntas de forma consistente".

Los líderes pueden volverse más valiosos planteando las preguntas adecuadas, y en ocasiones esto ayuda a eliminar la confusión y ofrece un enfoque en situaciones de negocios únicas. "El trabajo de un líder es simplificar y concentrarse", dice.

Marshall Goldsmith, asesor ejecutivo que trabaja con presidentes ejecutivos fuertes, dice que pedir información y retroalimentación es una disciplina. "No creo que sea algo natural para nadie", dice. Pero cuando contratas y estás a cargo de gente inteligente que sabe más de cierta área que tú, "debes preguntar, escuchar y aprender".

Incompetencia

7
Un jefe incompetente demora en la toma de decisiones de trabajo y delega en exceso actividades a su equipo de trabajo. (Foto: Photos to Go)
jefe incompetente  Un jefe incompetente demora en la toma de decisiones de trabajo y delega en exceso actividades a su equipo de trabajo. ✓  (Foto: Photos to Go)

Los jefes pueden carecer de habilidades para desempeñar su cargo y ser considerados por sus trabajadores como ‘incompetentes'.  En México, siete de cada 10 trabajadores piensan que podrían mejorar el desempeño que tiene su jefe, de acuerdo con una encuesta del portal de empleo Monster.com.

Entre las características que presenta alguien que no está listo para ocupar una jefatura, destacan: demora en toma de decisiones de trabajo; delegar en exceso actividades al equipo, sobre todo si se trata de crear propuestas; culpar a otros de errores ocurridos en su área y presión en los resultados, sin que él o ella se involucre en el desarrollo de los mismos, comenta la psicóloga industrial Berenice Espinoza Vallejo.

Margarita Chico, directora del portal laboral Trabajando.com, ofrece algunos tips para aprender a delegar responsabilidades;

-  Confía en tu equipo y asígnales tareas y responsabilidades.

-Evita dar un dictamen de cómo deben hacerse las cosas, si haces esto, estarías afectando claramente a la seguridad y confianza de sus colaboradores.

-Dale autonomía al trabajador.

Desorganización

8
Los trabajadores deben sortear diversas distracciones en su trabajo, como las redes sociales. (Foto: Photos to Go)
jefe desorganizado  Los trabajadores deben sortear diversas distracciones en su trabajo, como las redes sociales. ✓  (Foto: Photos to Go)

La primera regla de un jefe es priorizar e indicar a sus colaboradores lo más importante a realizar. Además, debe preparar al empleado para que redoble esfuerzos cuando sea necesario. Es decir, si un día la persona puede salir a su hora normal, debe permitir que lo haga sin reprobar esa actitud. Así cuando la gente deba quedarse por alguna emergencia, lo hará sin problemas.

Productividad no significa estar horas extra en la empresa para quedar bien, eso es 'presentismo', explica Paloma Espinoza, psicóloga y especialista en reclutamiento y recursos humanos.

Según una encuesta de productividad laboral realizada por Microsoft, los colaboradores deben sortear variadas distracciones, como navegar en Internet, correo electrónico, redes sociales e incluso los teléfonos celulares. Esto junto a otro tipo de prácticas -como reuniones ineficaces- que contribuyen a disminuir el nivel de eficiencia y eficacia del empleado.

Una de las prácticas que pueden ayudar a tener un mejor control de los pendientes es tomar un receso breve en las horas de trabajo. Después de estar un rato concentrado en una labor, moverse cinco minutos del escritorio permite retomar la actividad con mejor actitud, indica Paloma Espinoza.

Otra sugerencia, añade la experta, es dejar un horario -lo más claro que se pueda- para todas las actividades y apegarse a él.