Crisis en EU endeuda a graduados con MBA

Los títulos se han vuelto una inversión riesgosa al dejar a los alumnos con niveles récord de deuda; con sueldos reducidos, los egresados difícilmente podrán pagar deudas de hasta 110,000 dólares.
hombre con bolsos vacios  (Foto: Photos to Go)
Mica Bevington

En 2008, Brian Jenkins se mudó a Malibú, California, para estudiar su MBA en la Universidad Pepperdine. Tenía grandes ambiciones para una facultad de negocios, y esperaba que su título le ayudara a conseguir un sueldo de seis cifras en la división de recursos humanos de una compañía importante.

Cuando hizo su solicitud, el director de admisiones le dio un paseo personal por la facultad de Negocios, que tiene una extraordinaria vista al Pacífico. Su experiencia fue "impresionante", dijo, pues siempre tuvo las mejores calificaciones.

Para pagar por esto, Jenkins pidió un préstamo de 120,000 dólares, pero su sueldo de seis cifras nunca se materializó. "El equipo de servicios laborales simplemente dijo que me ayudarían a editar mi currículo, pero buena suerte", dice. "Muchos compañeros míos encontraron empleos de entre 55,000 a 65,000 dólares anuales, y estaban muy emocionados de tener un trabajo". 

De hecho, la generación de Jenkins recibió un sueldo base inicial de 69,167 dólares, según las estadísticas oficiales de Pepperdine. También deben un promedio de 66,242 dólares. Cuando la economía iba bien y había movilidad positiva, los MBAs tenían sentido, dice Jenkins. "La gente podía manejar su carga de deuda".

Sumergidos en un mar de deuda de Escuelas de Negocios

Los MBAs como Jenkins están registrando niveles de deuda que hacen de su título, sin importar qué tan buena haya sido la experiencia, una inversión riesgosa que no suele ser tomada con precaución financiera. Es común que muchos graduados dejen una escuela de negocios con una deuda de seis cifras, y en algunos casos, los graduados tienen más de 150,000 dólares en deudas que tardarán en pagar más de 10 años.

En algunas escuelas élite, como Wharton y Columbia, la carga de deuda promedio ya es de seis cifras. En Wharton, la generación pasada se graduó con deudas de 109,836 dólares, la más alta entre las escuelas de negocios. En general, los graduados de los 10 mejores programas de MBA en Estados Unidos, según Poets&Quants, debían un promedio de 87,049 dólares el año pasado (MIT-Sloan no dio a conocer sus cifras). 

Algunas escuelas de negocios, como Stanford y la Facultad Tuck, de Dartmouth, esperan que estas cifras aumenten este año. Muchos estudiantes están comenzando su MBA con activos reducidos debido a la gran recesión. Vaciaron sus cuentas de banco cuando la economía se hundió para mantener su estilo de vida, por lo que muchos de ellos tendrán que tomar prestado más que la generación pasada. Y están haciendo esto cuando los sueldos iniciales para los MBAs se redujeron en general.

Diane Bonin, directora de ayuda financiera en la Facultad Tuck, dice que los números son aterradores, y que la gente llega a estudiar con mucho menos ahorros. Ella espera que la deuda promedio de los últimos graduados de Tuck aumente a 98,500 dólares para la generación que acaba de graduarse, por encima del récord de 96,292 dólares el año pasado.

A pesar de las cifras, los miembros de la generación 2013 no se han mostrado preocupados por cargar con esta deuda. Apuestan a favor de que su título rinda frutos a largo plazo, ofreciendo sueldos y bonos con lo que pagarán sus préstamos. "Nadie se pregunta cómo van a pagar por esto", dice Rod Garcia, director de admisiones en la Facultad Sloan de MIT.

Pero algunos decanos sí están preocupados. El decano Nitin Nohria, de la facultad de negocios de Harvard, cree que la creciente deuda colocará más presión en los alumnos para aceptar trabajos que no quieren. "Tomarán el trabajo de mejor sueldo, estén o no comprometidos a él como carrera, porque será la forma de pagar su deuda", dijo.

Colegiaturas hasta el cielo

La deuda tiene muchas razones: desde el costo creciente de asistir a un programa de MBA hasta el aumento en la disponibilidad para pedir dinero prestado. En la década que empezó en 2001, los 10 principales programas de MBA en Estados Unidos elevaron su costo de inscripción en un 80%, sin incluir cuotas, por su programa de dos años: los casi 6,000 estudiantes que conforman la generación de 2013 en estas escuelas pagarán un promedio de 105,923 dólares en colegiaturas el año entrante, antes de que las becas descuenten el precio. 

Pero las cuotas y los gastos de vida suman un total de cerca de 200,000 dólares: los MBAs de nuevo ingreso a la Escuela Wharton pagarán cerca de 178,000 dólares para estudiar y vivir en Filadelfia. Si siguen tomando prestado a las mismas tasas que sus predecesores, deberán en promedio 124,000 dólares. 

Las escuelas se han salido con la suya en elevar las cuotas de colegiatura, pero los críticos afirman que estos aumentos son insostenibles, pues los estudiantes están tomando prestado demasiado. "Los rendimientos están comenzando a disminuir", dice Mark Kantrowitz, fundador y editor de FinAid y FastWeb, un servicio gratuito de ayuda a las colegiaturas. "El poder de apreciación en las universidades llegará a un límite".

Parece ser que los estudiantes están llevando su talento a otro lugar o quedándose con sus empleos actuales. Un informe reciente de Poets&Quants mostró que la solicitud a varias escuelas de negocios disminuyó entre 3% y 10% en el periodo de 2011-2012, porque los programas de MBA de tiempo completo no ofrecen el mismo valor que antes.

El análisis riesgo-beneficio para cualquier candidato es difícil porque depende de muchas variables. Los graduados de las mejores escuelas de negocios reciben un mejor sueldo que sus contrapartes de escuelas menos conocidas, pero los estudiantes en universidades élite también pagan mucho más por el privilegio, y suelen invertir más años para lograr esta inversión.

Los graduados de las 10 principales escuelas de Poets&Quants ganaban un promedio de 107,905 dólares en 2010. Los graduados de las escuelas colocadas entre la posición 40 y la 50 ganaban cerca de 30,000 dólares menos. Estos sueldos pueden lucir bien a simple vista, pero también hay que tomar en cuenta que los rangos salariales también cayeron, especialmente en comparación con su deuda. En Wharton, donde la deuda promedio era de cerca de 110,000 dólares, los graduados ganaban un sueldo base anual que iba de 350,000 a 25,000 dólares. 

Los graduados que consiguieron un sueldo de seis cifras con compensación extra no están tan preocupados por su deuda. Columbia envió al 48% de su generación a la industria de servicios financieros en 2010, donde el sueldo promedio es de entre 95,000 y 115,000 dólares.

Columbia alienta a sus estudiantes a que vivan con menos durante sus estudios, con lo que después podrán vivir "menos como un estudiante", dice Marilena Botoulas, directora de ayuda financiera en la facultad de negocios de Columbia. Pero los sueldos post-MBA no le han mantenido el paso a los aumentos de inscripción. Por ejemplo, en L'Oreal, los sueldos de MBA iniciales han aumentado una sola vez desde 2008. Cuando el departamento de recursos humanos considera el sueldo, no se preocupan tanto por la maestría en administración de negocios, sino que los sueldos se fijan para mantenerse competitivos en el mercado.

El camino del dinero fácil 

La facilidad a los préstamos federales es otro culpable de la deuda. En 2006, una legislación federal hizo que los estudiantes graduados pudieran solicitar el Préstamo Federal Directo PLUS, que antes estaba restringido a los padres de estudiantes. Esto carga a los estudiantes con préstamos federales.

Los estudiantes graduados ya no tienen que depender de tantos préstamos privados después de agotar su límite anual en el préstamo Direct Stafford Loan (20,500 dólares al año) o el federal Perkins Loan, un préstamo de tasa de interés baja reservado para estudiantes en circunstancias excepcionales (8,000 dólares al año en maestrías).

Dan Thibeault, presidente y cofundador del servicio de préstamos estudiantiles Graduate Leverage, dice que los estudiantes consideraban que su educación los pondría en una mejor posición, pero este ya no es el caso. 

Jenkins, sin tener una oferta laboral para pagar su deuda, tomó un riesgo calculado y se mudó a Ithaca, Nueva York, para unirse al programa de maestría en relaciones industriales de la Universidad Cornell, que dura un año. Gracias a su beca, sólo necesitó pedir un préstamo de 20,000 dólares. "Si no hubiera ido a Cornell, estaría en problemas. La única forma de entrar a estas compañías de punta es estudiando en una escuela de punta", dijo.

Jenkins aceptó un empleo en HP en Dallas. Su sueldo total es de seis cifras, y gracias al bajo costo de vida en Dallas, planea hacer sus pagos de préstamo de 1,750 dólares mensuales y poner fin a su deuda en cinco años.

La cruda verdad financiera

Además de tomar demasiada deuda, las maestrías en administración de negocios deben sopesar el sueldo antes de estudiar. En 2002, Mandy Moore tomó la difícil decisión de dejar su puesto bien pagado en Silicon Valley para asistir a la facultad de negocios London. Una calculadora del rendimiento de inversión le dijo que le tomaría años recuperar sus ganancias perdidas y pagar su deuda, pero quería la opción de cambiar de industria y buscaba experiencia internacional.

A Moore le tomó cuatro años recuperar su sueldo pre-MBA, y su deuda, tomada en dólares y libras, sumó 140,000 dólares, lo que requería pagos de 2,500 dólares mensuales, más que su hipoteca. De hecho, refinanció su casa para pagar uno de sus préstamos en Estados Unidos, que generaba intereses del 11%. 

Graduarse en la recesión 

Los MBAs de hoy tienen otra desventaja profunda en comparación con sus predecesores: la mayoría comenzó su carrera durante la Gran Recesión. Jack Edwards, director de ayuda financiera en la facultad de negocios de Stanford, dice que los estudiantes son más necesitados. "Antes de la crisis, los estudiantes venían con activos, considerados parte del cálculo de ayuda financiera". 

En 2010, los MBAs de Stanford se graduaron con una deuda promedio de 71,403 dólares, una de las más bajas entre las 10 mejores escuelas. Los estudiantes sin activos también se están ajustando el cinturón. "Los estudiantes sólo piden prestado lo que realmente necesitan. Creen que vale la pena liquidar sus activos porque podrán reconstruirlos en el futuro", dice Edwards.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

Algunos ex alumnos sugieren que la gente evite este título, a menos que un empleador pague la cuenta. "Les garantizo que podrán encontrar una opción de menor costo que un MBA", dice Christian Schraga, generación 2002 de Wharton, y ahora vicepresidente en Columbia Records. Él se graduó en un año en que los empleos de MBAs eran escasos, y su deuda era de 112,875 dólares hace 10 años. 

"En lugar de estudiar dos años, hagan lo que quieran. Si quieren estar en el negocio musical, encuentren a alguien que cante bien y consíganle eventos. Si quieren vender pasta de dientes, véndanla. Aprenderán mucho más de esta forma y será mucho menos costosa".   

Ahora ve
Un dron muestra la destrucción que dejó ISIS en la ciudad siria de Raqqa
No te pierdas
×