La crisis puede enfermar a tus empleados

Los problemas financieros de una empresa pueden provocar altos niveles de estrés en el trabajador; para evitar que tus colaboradores también caigan en crisis, ayúdalos a controlar su ansiedad.
estres crisis  (Foto: Especial)
Ivonne Vargas Hernández
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Ser un trabajador que nunca se desanima y poco se inmuta ante los problemas a su alrededor, podría sonar deseable, pero la realidad es que las situaciones que rodean al trabajo, como las crisis económicas y la depresión de los mercados, afectan hasta al colaborador con mejor actitud. Y si no estás preparado, tu salud lo puede resentir. Los problemas que afectan a los mercados, aunque parecieran externos, dañan al trabajador porque las empresas donde laboran deben reaccionan ante esas situaciones, expresa Beatriz Goyoaga, coordinadora en España y América Latina de la fundación internacional ‘El Arte de Vivir'.

No es casualidad que pudiera existir una relación entre los niveles de estrés y el Producto Interno Bruto (PIB). Según el estudio International Business Report (IBR) 2010 de la consultora Grant Thornton, 7 de cada 10 empresarios en México refirieron el "flujo de efectivo" como su principal factor de angustia.

Otro ejemplo: en Estados Unidos, en 2008, un 30% de los colaboradores en esa región confesó que su ansiedad alcanzó niveles extremos, producto del escenario económico, describe el estudio ‘Estrés en América', de la Asociación Americana de Psicología.

Sea el contexto económico o el personal, los problemas que se presentan cotidianamente pueden poner en peligro el desempeño en el trabajo. "Llega una crisis y se va otra, el reto es enfrentarlas sin llegar a algo mayor, como una úlcera, insomnio, aumento del colesterol o recurrir a medicamentos". Eso puede producir otros costos, explica Goyoaga.

En regiones como el Reino Unido, tener empleados estresados impacta el 10% del Producto Nacional Bruto (PNB) -más de 160 mil millones de dólares al año- como consecuencia de enfermedades y de la rotación del personal, según la organización Health and Safety Executive. En México no existen cifras exactas al respecto, pero se tiene claramente identificado al estrés como precursor de diversos padecimientos, entre estos la hipertensión, menciona Guadalupe Aguilar, especialista de la Unidad de investigación de salud en el Trabajo del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Quizá por ello, las organizaciones han tomado cartas en el asunto. En 2009, la francesa Telecom movilizó a sus directivos a responder por 23 suicidios registrados en la empresa. Con ello, "las autoridades en el país convocaron a que todas las empresas con más de 1,000 empleados empezaran a tener programas para la eliminación del estrés", describe Guadalupe Goyoaga.

En México son las grandes compañías y las universidades quienes comienzan a tomar conciencia sobre el tema. "Nadie está contento con una decisión tomada bajo el estrés. Si estás tranquilo, sereno, se actúa mejor", agrega la especialista, quien apunta hacia el trabajo en técnicas de respiración como una alternativa para controlar la ansiedad, por citar un problema de salud.

Cada emoción que está en la mente de un individuo es producto de un tipo de respiración. Las personas con angustia jadean desesperadamente, ejemplifica Goyoaga.

"Si la persona desarrolla un equilibrio emocional fuerte, no importa el problema que venga", dice, y agrega que hay que estar preparado para no perder la serenidad ante un problema externo, pues al final son factores que escapan de las manos de la persona, añade la coordinadora de la fundación sin fines de lucro con sede en 151 países.

A este tipo de iniciativas, las organizaciones han sumado otras de lo más diversas. De acuerdo con un estudio de la Sociedad de Gestión de Recursos Humanos (Society for Human Resource Management) este 2011 un 6% de los lugares de trabajo en Estados Unidos habilitaron espacios para que sus empleados tomen la siesta, presentando un aumento de 5% con respecto al año anterior.

Si el lugar de trabajo no promueve ningún tipo de actividad, el punto de partida es buscar, en forma individual, un recurso que permita mantener ‘a raya' el estrés. De entrada, es importante entender que "las famosas prisas mentales producen más ansiedad de lo que en realidad hay que hacer".

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

El estrés, dice Goyoaga, va más allá de la sobre carga de trabajo. Implica un desfase entre las tareas que tienes y la capacidad para cumplir con ello. "Tengo que ir a una cena, al médico, terminar el trabajo (...) todo se reduce a la incapacidad de cumplir".

Para evitar esta situación, la especialista recomienda aprender a priorizar las actividades, y ser muy claro, a nivel laboral, cuando las actividades están rebasando la capacidad de respuesta del empleado.

Ahora ve
El Festival Internacional de las Luces ilumina el Centro Histórico de la CDMX
No te pierdas
×