Tu cerebro te guiará al mejor empleo

Un área específica de este órgano aloja las capacidades naturales de cada persona, conoce las tuyas; si un profesionista no se desarrolla en lo que es ‘naturalmente eficiente’ rinde menos en su...
cerebro  (Foto: Photos to go)
Ivonne Vargas Hernández
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Si se pudiera resumir en un concepto la sensación que te produce tu trabajo, ¿cuál sería? ¿Lo disfrutas o te causa ansiedad? Si la respuesta es 'insatisfecho', tras esa sensación puede existir algo más que el estrés. Quizá estés cumpliendo actividades que corresponden a un cuadrante de tu cerebro en el que no eres ‘naturalmente eficiente'. Cada área del cerebro, que se divide en cuatro cuadrantes, tiene tareas específicas, y sólo una de esas partes determina las mayores capacidades de la persona; es decir, en esa región se localizan los talentos naturales, para lo que se es bueno y realmente disfrutas hacer. Por ello, a algunos se les facilitan las matemáticas y otros adoran las ciencias sociales, o el arte.

"Cuando operas desde tu talento natural hay una reacción fisiológica favorable de relajamiento y satisfacción", pero al hacerlo desde tu debilidad, apoyándote en el cuadrante cerebral equivocado, hay una reacción de "cansancio, frustración y de no sentirnos capaces", dice Ana Estrada Delgado, directora de Brújula Interior, firma dedicada a realizar estudios psicosomáticos para determinar el cuadrante más activo en una persona.

Si un profesionista no se desarrolla en lo que es "naturalmente eficiente" rinde menos en el trabajo, porque realizar una actividad fuera de las habilidades innatas requiere hasta 100 veces más energía. Esto afecta al equilibrio del cuerpo, lo cual a largo plazo causa aspectos negativos, como fatiga, miedo e irritabilidad, de acuerdo con datos de esa firma de investigación.

"El cuerpo es muy sabio y al cerebro no le importa si te pagan o no por cierta actividad, si no estás en algo que te encanta, y para lo que eres bueno por naturaleza, estarás insatisfecho. Si esto lo haces por seis meses no pasa nada (...), pero cuando más de la mitad del día estás en una tarea que te desagrada, y eso lo cumples por años, te enfermas". Los químicos que generan estrés tienen más presencia cuando se cumple una labor no satisfactoria, ejemplifica Estrada.

Esta teoría sobre la relación entre cuadrantes del cerebro y las habilidades no es nueva; comienza a tener un fuerte desarrollo a partir de los años 80, con investigaciones para medir el cerebro en tiempo en real.

¿Cómo usarla?

Tener un mapeo cerebral, a través del cual la persona identifique sus capacidades naturales, puede ayudar a elegir carrera, definir una trayectoria profesional e, incluso, ver en qué áreas es posible trabajar para tener un mejor desempeño laboral. En México, esta forma de medición no es muy conocida, aunque utilizarla podría tener sus ventajas.

En el país, por ejemplo, tres de cada 10 jóvenes mexicanos se equivocan al elegir una profesión, optando por una formación universitaria que no está relacionada con sus intereses, aptitudes o gustos, según datos del Instituto de Investigación en Psicología Clínica y Social (IIPCS).

"Muchos alumnos seleccionan carreras por influencia de la familia, porque tienen una idea aspiracional de esa actividad o porque es ‘socialmente' aceptada. Muchos padres, cuando escuchan que estudiarás arte, te dicen ‘¿y de qué vas a vivir?'. Ese tipo de reacciones determinan la decisión del estudiante", comenta la orientadora vocacional Sara Vallejo.

De acuerdo con Ana Estrada, a veces cuando el estudiante llega con el asesor vocacional ya se ha adaptado a otro cuadrante, en donde no están sus ‘fuertes'. Y eso lo ha hecho por cuestión cultural y de educación. "Imagina si tienes a unos padres de familia diciéndote desde pequeño que tal actividad, aunque te guste, es una pérdida de tiempo", añade Vallejo.

Las pruebas psicométricas miden aquellas habilidades para las te has adaptado, no necesariamente para lo que eres naturalmente apto. A su vez, detalla Estrada, muchos profesionistas son reconocidos por tareas en las que no sienten que 'f'luyen bien' o les cansan, pero son destacados en ellas porque llevan años practicándolas.

Bajo esa forma de laborar, la persona -a la larga- se desgasta, se muestra aburrida y poco interesada en su trabajo, refiere la especialista.

Ana Estrada describe que en México quienes utilizan este tipo de herramientas son organizaciones grandes, multinacionales, que desarrollan iniciativas para tener empleados motivados y adecuadamente asignados por áreas. Esto tiene una retribución económica, las empresas que se ocupan en que las descripciones de actividades estén bien alineadas para aprovechar el talento en la compañía crecen hasta 15% más que aquéllas donde el esquema predominante es: "firma tu contrato y te pago por hacer estas actividades".

A veces, cuando trabajamos "con empresas locales o Pymes, sale un director general o de finanzas que dice: ‘ahora resulta que vamos a gastar dinero en que la gente sea feliz'. Les parece como si perdieran foco", sin darse cuenta que, si bien todos tenemos que hacer de todo, el que una persona trabaje desde sus fortalezas da mejor resultados, expresa Estrada.

La propuesta de este modelo de mapeo cerebral, que tiene sus bases en la neurociencia, es que la persona detecte cuál es su cuadrante fuerte y cuál el débil, e identificar los otros dos que se tienen de apoyo "para complementar nuestras herramientas al trabajar", señala la entrevistada.

Así se dividen los cuadrantes:

Frontal izquierdo, predomina la estructura. Son personas que trabajan bien con patrones. Habilidades para matemáticas y finanzas; analizar, priorizar y debatir.

Frontal derecho: Son individuos con pensamiento imaginativo y espacial. Su fuerte: innovación y creatividad, sentido del humor, toma de riesgo, alta capacidad en solución de problemas.

Basal izquierdo. Aquí se alojan características como la eficiencia, la aptitud en ahorrar tiempo y dinero, dar seguimiento a procesos, monitorear y controlar.

Basal derecho. Están presentes capacidades para ser empático, construir confianza, mantener el espíritu en los equipos, desarrollar el sentimiento de pertenencia, además de que son personas intuitivas. 

Con base en la neurociencia, por ejemplo, las personas con predominio del cuadrante frontal derecho podrían ubicarse en áreas laborales de diseño, comunicación y publicidad.

Ahora bien, ¿qué pasa cuando se percibe que tu actividad laboral te frustra? En opinión de Sara Vallejo, es importante recurrir a diversas herramientas y asesoría para trabajar un mejor auto-conocimiento personal y saber cómo reorientar el desempeño profesional.

"Cuando la gente piensa en un cambio siente que deberá dejar todo lo que ha hecho; no es así, es un tema de balance para saber qué tiempo pasas utilizando cada uno de tus cuadrantes", menciona Estrada. Con base en ello se obtiene un equilibrio, donde la persona empieza a potenciar y trabajar en las áreas en las que realmente 'fluye' y en donde no se cansa de hacer".

Incluir en el día tareas que den bienestar personal ayuda a lograr ese balance. Para elegir esas actividades es importante detectar los aspectos donde encuentras mayor satisfacción.

"Por dentro siempre sabes lo que es lo tuyo y lo que no se te da. Pero hay personas que han tapado por muchos años eso para tener una carrera exitosa o ser aceptado", puntualiza Estrada.

Ahora ve
Estas son las últimas campanadas del emblemático Big Ben
No te pierdas
×