7 básicos para conservar tu trabajo

Llevarse bien con el equipo y buscar nuevas responsabilidades son útiles para garantizar tu empleo; negarse a cambiar o a ser proactivo te coloca entre los prospectos indeseables, dicen expertos.
empleado contento  (Foto: Photos to Go)
Ivonne Vargas Hernández
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

En México, los empleados suelen pasar más tiempo del reglamentario en sus trabajos, y están expuestos todos los días a lidiar con situaciones que podrían conducirlos a querer renunciar.

Sin embargo, con el panorama económico actual, el colaborador no deja tan fácilmente su puesto. Esto conlleva a pensar que, aún cuando el panorama en la oficina sea poco alentador, hay que buscar la manera de conservar el trabajo y disfrutarlo.

A un grupo de 5,000 trabajadores procedentes de cuatro países de América Latina (Argentina, Chile, México y Perú) se les preguntó: ¿Qué harías si supieras que habrá despidos de personal en tu empresa? Un 72% de los mexicanos que participaron en el sondeo dijo que jamás haría algo en contra de su moral para retener el puesto. Pero eso sí, 21% aseguró que exageraría en el trabajo realizado, con tal de seguir contratado.

Los chilenos no fueron la excepción en ese tipo de afirmaciones. La mayoría de los entrevistados optaría por decirle a su jefe que están de acuerdo con ellos, aunque en realidad no coincidan con su punto de vista. Los argentinos también piensan que funcionaría 'seguir la corriente' a sus superiores para permanecer en sus puestos.

Alternativas como 'dar por su lado' a un superior pudieran parecer buenas para aligerar problemas en momentos difíciles. Pero son soluciones pasajeras: si la persona quiere hacer carrera en ese lugar, o es la opción que tiene por el momento, no hay otra opción, debe hacer un plan de adaptación para cuidar su plaza y ganar una mejor imagen, dice la psicóloga industrial Patricia Noriega.

Detrás de un mal ambiente laboral, detalla la especialista en reclutamiento, no toda la culpa es del jefe. A veces como empleado se tienen actitudes que restan puntos al desempeño, entre ellas ser poco o nada proactivo. Eso se traduce en "estar repitiendo a la persona, una y otra vez, lo que debe hacer", ejemplifica Mayra Ortega, directora de la bolsa de trabajo y head hunter Lucas5.

Mejorar laboralmente no se consigue de un día para otro, ni quejándose sobre aquello que no te gusta. Aquí están siete reglas para convertirse en un mejor elemento para la organización, de acuerdo con sugerencias del portal laboral Trabajando.com México. 

1. Piensa como si fueras jefe. Muchas veces se cree que los superiores viven más tranquilos y, desde su posición, no entienden lo que debe vivir un colaborador para entregar resultados. 

Algunos tienen esa actitud, sin embargo, la otra realidad es que un directivo -generalmente- no goza de esos privilegios; al contrario, un jefe suele vivir más estresado por los resultados que debe conseguir y, además, tener que supervisar el trabajo de otros, menciona la autora Christine Corelli en el libro Wake up and Smell the Competition (Despierta y huele la competencia).

Ponte en el papel de tu jefe, sobre todo en lo relacionado con averiguar opciones para optimizar tareas o recursos en la empresa, y hacer más productiva tu área. Eso genera una imagen positiva entre los directivos. Otra recomendación: aprende a no ‘perderte' en los detalles; siempre sé muy puntual en las metas que quieres cumplir y la fecha para lograrlo, recomienda Patricia Noriega.

2. Sé consciente de tus argumentos. Al tener buenas ideas para mejorar situaciones, evalúa los pros y contras de implementarlas, considerando no sólo a tu departamento, analiza -también- el impacto en la organización. Una vez definidos esos parámetros, platícalos con tu superior. Evita ser de las personas que hacen observaciones o proponen proyectos sin conocer su alcance, eso te muestra ‘poco profesional'. 

3. Monitorea tu situación continuamente. Si estás inseguro de la estabilidad que te entrega tu puesto actual, evalúa qué área (s) de la compañía y funciones están siendo indispensables para el adecuado funcionamiento del negocio. Después piensa en habilidades y competencias que podrías incorporar para seguir siendo un elemento ‘indispensable'. En este sentido, la capacidad de auto- aprender es muy valorada, en particular para otorgar puestos estratégicos, menciona Ivette Calvet, consultora de la firma Cia. de Talentos. 

4. Sé empático. Parece trillado pero la capacidad de percibir lo que los compañeros del trabajo puedan sentir no es una cualidad fácil de desarrollar, y sí muy necesaria. La comprensión interpersonal es una habilidad que resulta de gran ayuda para tomar decisiones considerando al resto del equipo, lo que es necesario en una empresa. 

Además, te colocará en un nivel diferente. Piensa qué pasaría si en la empresa van a despedir a una persona, ¿a quién elegirían? ¿Al que se lleva bien con la mayoría, o al ermitaño que ni saluda? "Y esto nada tiene que ver con el talento para hacer las cosas, es pura empatía. Los jefes siempre tratan de evitar a los elementos problemáticos", refiere la psicóloga laboral. 

5. Rompe barreras. Para ello no hay mejor herramienta que convertirse en un buen comunicador. Quien tiene la capacidad de iniciar conversaciones con todo tipo de gente, de entender y hacerse entender, tiene garantizada su supervivencia en el trabajo. 

6. Sal de tu zona cómoda. El buscar mayores responsabilidades te obliga a desarrollar otras habilidades y permite entender el trabajo desde otras dimensiones.

Ahora bien, hay que ser claro en el tipo de tareas aceptadas, si apenas puedes con tus labores cotidianas, pero te gustaría formar parte de nuevos proyectos, analiza cómo distribuirás las funciones actuales y de qué manera lograrás que tu jefe te permita delegar ciertos aspectos. "Aquí lo importante es convertirse en un buen negociador y ser consciente que más responsabilidad es equivalente a más horas de trabajo. La zona de comodidad se pierde", puntualiza Noriega.

7. Piensa en cómo ser diferente. Ello no implica, necesariamente, que debas 'descubrir el hilo negro' en tu campo laboral; puedes enfocarte en ubicar soluciones alternativas a los problemas cotidianos, y eso te dará una ventaja competitiva frente a tus compañeros. 

Otra cualidad vital en tu stock de herramientas para conservar un puesto es saber manejar la frustración. Irritarse y ‘explotar' por cualquier detalle te coloca como un elemento conflictivo para la organización.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

Además, "es importante que el trabajador sea un profesional proactivo en vez de reactivo, que busque oportunidades y los recursos necesarios para lograr sus metas. Esto debe verse reflejado en el trabajo siendo una persona responsable, que se adelanta a los conflictos y es perseverante", puntualiza Margarita Chico, directora general de Trabajando.com.

 

Ahora ve
La Ciudad de México recibirá la visita de Godzilla
No te pierdas
×