Mexicanos ‘huyen’ tras un mejor salario

50% de los trabajadores consigue otra plaza para mejorar sus ingresos, dicen expertos en empleo; pero existen otros factores, como la ubicación de la oficina y la mala relación con los compañeros.
renuncia  (Foto: Photos to Go)
Ivonne Vargas Hernández
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Varias son las razones que pueden orillar a un trabajador a pensar en otro empleo: ambiente laboral, desarrollo profesional, salario o mayor flexibilidad de horarios.

En el caso de los mexicanos, la parte económica predomina en esa decisión. Así lo señala una encuesta del portal laboral Trabajando.com México, en la que 50% asegura haber realizado el cambio por mejorar su compensación salarial. Un 30% argumenta insatisfacción en la empresa; 12% lo hizo por la ubicación del lugar de trabajo, y 8% por incompatibilidad con su equipo.

Los porcentajes de las razones por las que han buscando otro espacio laboral esos profesionistas son similares a las cifras que surgieron al preguntar la razón por la que buscarían, nuevamente, otro trabajo. De un universo de 3,000 entrevistados, el 79% dice que lo haría por aumentar sus ingresos, 10% por insatisfacción general, 6% por la localización de su oficina, y 5% por no llevarse bien con los compañeros.

"Para muchas personas el salario es uno de los temas más sensibles al evaluar un empleo, pero hoy es recomendable valorar otros aspectos, como el desarrollo profesional", eso es un mayor beneficio a futuro, dice Margarita Chico, directora general de Trabajando.com México.

Mudarse de trabajo o, incluso, tener varios cambios laborales es necesario y hasta recomendable en la actualidad, porque eso aporta experiencias que, a largo plazo, te cotizan mejor frente a un empleador, dice Berenice Espinoza, psicóloga por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El problema con los cambios profesionales surge al no tener organizado ese movimiento. Una herramienta para saber que el siguiente empleo dará una mejor aportación es hacer mapas de trayectoria profesional, saber a dónde quieres dirigirte y por qué, menciona Ivette Calvet, consultora de la compañía de Atracción de Talentos.

"Cada búsqueda de trabajo debe empezar por identificar lo que realmente se disfruta y luego averiguar en qué lugar desarrollar ese aspecto", sugiere Richard Bolles en el libro What Color Is Your Parachute (¿De qué color es tu paracaídas?).

Pareciera que ese ejercicio de entender para qué eres bueno es obvio y trillado. Todo lo contrario, esta pregunta no pierde vigencia porque es común ver a profesionistas frustrados al no saber cómo resolver su inconformidad con el trabajo. Eso significa que en su elección hubo inercia y no convencimiento de saber qué era lo mejor, agrega Espinoza.

¿Por qué es necesario conocerse a sí mismo antes de detectar otro empleo? La respuesta es que dejar al azar o al salario esa decisión podría convertirte "en el típico profesionista que dura meses en un empleo y luego renuncia, al ver que no era lo esperado". Eso, a largo plazo genera duda entre los reclutadores sobre la capacidad de compromiso de un candidato, detalla Berenice Espinoza.

Tomar la decisión de un cambio laboral con base en la recomendación de un tercero, los amigos -por ejemplo- también es poco recomendable. Cuántas veces no has recibido la llamada de un conocido asegurando que en su empresa tienen una plaza para ti, "mucho más estable y mejor de lo que tienes en tu empleo actual", ejemplifica la psicóloga por la UNAM.

El problema de esas recomendaciones es que "cada quien piensa como le fue en la feria y a partir de eso toman sus decisiones". Entonces, elegir con base en lo que te gusta, para lo que eres bueno y qué puedes vender como con un marketing personal, garantiza mejores resultados y marca la diferencia entre un profesionista exitoso y quién no lo es, entendiendo ese concepto como sentirse pleno con lo realizado, dice Regina Barbero, investigadora de la Escuela de Pedagogía de la Universidad Panamericana.

En lo económico, aspirar a un mejor ingreso también es importante, en especial considerando que las empresas están limitando sus incrementos sólo a unos cuantos elementos en los equipos de trabajo. Aquí el tema es entender si el salario es un factor de peso suficiente como para tener la energía diaria para dedicarse a ese trabajo de lleno, hasta fines de semana y horas extra, apunta Espinoza.

A propósito de incentivos para buscar otro trabajo, un estudio realizado por la consultora de recursos humanos española Grupo Fittest encontró que la valoración de un puesto laboral que hacen los titulados universitarios es distinta a quienes no tienen esa formación. Las diferencias se concentran en dos aspectos, principalmente: salario y trabajo "motivador".

El no titulado valora más el sueldo que el universitario, mientras que éste último prefiere sentirse incentivado por su actividad y está dispuesto a anteponer la satisfacción que le produce el puesto a un extra de retribución, menciona el análisis.

En opinión de Espinoza, hay que tener cautela con esos resultados, pues las diferencias salariales y contextos de ambos grupos pueden ser muy variables, hecho que es determinante en la elección de un empleo. Lo que no conoce contrastes son siete indicadores que debes plantearte antes de 'empujar' el cambio de trabajo.

1. ¿Cuáles son las razones principales por las que quieres salir de la empresa actual? ¿Has intentando cambiar alguna de ellas antes de tomar la decisión de renunciar?

2. ¿Por qué dejaste tu último trabajo?

3. ¿Qué interés o necesidad cubrirás con ese nuevo puesto y empresa?

4. En ese lugar ¿tendrás proyección a largo plazo, o sólo es un mejor salario?

5. ¿La plaza facilita asumir mayores responsabilidades? ¿Qué otras compensaciones da?

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

6. El tamaño de la empresa ¿permite el desarrollo de carrera como pretendes?

7. ¿Cómo es la rotación profesional en el nuevo lugar al que vas?

Ahora ve
Así fue el inicio de las precampañas de Anaya, López Obrador y Meade
No te pierdas
×