Cuida tu ‘boquita’ en el trabajo

La manera en que te expresas puede influir en la imagen profesional que proyectas en tu empleo; comunicarte de forma incorrecta afectará tus posibilidades de crecer en tu carrera, según expertos.
mujeres hablando  (Foto: Photos to Go)
Anne Fisher

Cuando la manera en que un profesionista habla o se expresa es incorrecta, puede afectar la percepción que otros colegas tienen de él y sus posibilidades de avanzar en su carrera profesional.

"Hablar de manera incorrecta es el equivalente verbal de ir a trabajar con el aspecto de que te acabas de levantar de la cama", dice la asesora de discursos ejecutivos Christine K. Jahnke. "Es torpe y, peor aún, distrae la atención de la gente acerca de tus ideas y tu rendimiento. También puede arruinar tus posibilidades de alguna vez ser seleccionado para un trabajo en el que estarías 'allá afuera', lidiando con los clientes".

Jahnke es la presidenta de la firma de asesoría Positive Communications, con sede en Washington, y ha asesorado a Michelle Obama y a seis gobernadores estatales de Estados Unidos, así como a ejecutivos de empresas tan diversas como National Geographic Channel y la NASCAR. Además, acaba de sacar un nuevo libro: Well-Spoken Woman: Your Guide to Looking and Sounding Your Best.

Un inconveniente de hablar de manera informal es que a menudo se terminan las oraciones con un punto de inflexión hacia arriba, como si fueran preguntas, lo cual "suena como si estuvieras buscando aprobación en lugar de hacer una declaración", dice Jahnke. "Hace parecer que careces de confianza en lo que estás diciendo".

Otra mala costumbre verbal: hablar salpicando tu discurso con frases repetitivas como 'este' y '¿sabes?'. La presidenta de Positive Communications cree que la candidatura al Senado de Carolyn Kennedy en 2008 fracasó en parte debido a sus apariciones públicas en las que, recuerda Jahnke, Kennedy "parecía incapaz de articular un pensamiento completo sin decir '¿sabes?'. Los expertos también criticaron la voz de 'muñeca' de Kennedy y su tendencia a divagar", dice Jahnke.

Por supuesto, la mayoría de nosotros (por suerte) nunca seremos el centro de tanta atención pública como los candidatos que compiten por un cargo público, pero un estilo de hablar no muy pulido puede arruinar las perspectivas laborales de cualquiera, dice la consultora, y se convierte en un punto más difícil a medida que subes de posición. "Al ascender en la escalera laboral, se espera que cada aspecto del lenguaje de tu persona sea sometido a un escrutinio más intenso". Gulp.

Entonces, ¿qué puedes hacer para cambiar los patrones del habla que quizá se han arraigado durante muchos años? "La mayoría de la gente realmente no necesita una reforma total", dice Jahnke. "Lo único que necesitan es corregir una o dos cosas".

Ella sugiere los siguientes cuatro pasos hacia una forma de comunicarse más profesional:

1. Busca una retroalimentación honesta. Al igual que tratar de cambiar el comportamiento, el primer paso es tomar conciencia de ello. En sus sesiones de entrenamiento, Jahnke por lo general comienza por grabar en video a un cliente mientras habla y revisa la cinta con él. "La gente se sorprende cuando se ven y se escuchan a sí mismos", dice. "La mayoría de nosotros no sabemos qué impresión damos a los demás".

Un amigo de confianza o compañero de trabajo puede ser capaz de ofrecer sugerencias, o el departamento de recursos humanos de tu empresa incluso podría proporcionarte algunas sesiones de entrenamiento profesional; especialmente para las personas con alto potencial.

2. Únete a Toastmasters Internacional . Con 13,000 capítulos en 16 países, la organización mundial de comunicación y liderazgo Toastmasters probablemente tiene un club cerca de ti. "Es una gran organización, llena de gente que está tratando seriamente de mejorar sus habilidades de discurso en un ambiente agradable", dice la CEO de la firma de asesoría. "Y es gratuito".

3. Estudia los estilos de habla de las personas exitosas. "Las mujeres tienen muchos más modelos que nunca antes, así que es fácil encontrar ejecutivas cuyos estilos de habla las han ayudado a llegar a donde están hoy en día", señala Jahnke. Se recomienda consultar TED.com, que ofrece miles de conversaciones de 20 minutos de gente interesante.

"Puedes buscar a Sheryl Sandberg en Facebook, o a Melinda Gates", sugiere la consultora. "O encuentra vídeos en YouTube de (la presidenta ejecutiva de Pepsico) Indra Nooyi. Nota cómo llevan el ritmo de su discurso, y cómo utilizan las pausas. Con un poco de esfuerzo y práctica, estas son cosas que cualquiera puede aprender".

4. Analiza cómo tus superiores en la empresa expresan sus ideas. Naturalmente, los estilos de comunicación varían ligeramente de una cultura empresarial a otra, así que tiene sentido prestar atención a cómo se expresan tus jefes. "Si hay alguien que sea particularmente eficaz para expresar sus ideas, puedes emular la forma en que lo hace", dice Jahnke.

"La idea no es repetir como un loro la forma de hablar de otro, sino adoptar los elementos de su estilo que puedas aprender a utilizar de manera cómoda", añade. "Al final, se trata de expresarte a tí mismo y tus ideas únicas; pero mediante la mejor versión de ti, presentada de una forma que hará que los demás te escuchen".

¿Estás de acuerdo en que la manera en que alguien habla puede beneficiar o perjudicar su carrera? ¿Qué hábitos del habla consideras que distraen o son poco profesionales? Deja tus comentarios en nuestra página de Facebook y Twitter.

Ahora ve
El papel que juega Corea del Sur en la histeria actual por el bitcoin
No te pierdas
×