Retina, vehículo para detectar diabetes

La UNAM creó un sistema basado en el examen de vasos sanguíneos de bebés prematuros; parte del proceso incluye la dilatación la pupila y fotografías tomadas con una cámara de fondo.
bebes  (Foto: Thinkstock)
Ivonne Vargas Hernández
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Los bebés prematuros tienen un 1% más de riesgo de ser diabéticos de acuerdo a un estudio de la Universidad de Stanford. El análisis, presentado en la publicación Diabetes Care, encontró que 15 de cada 1,000 bebés prematuros tenían diabetes a los 20 y 30 años, a diferencia de 12 de cada 1,000 que nacieron tras el proceso de gestación de nueve meses.  

A través del estudio de los vasos sanguíneos que nutren a la retina, se puede detectar la presencia de enfermedades como hipertensión, diabetes y retinopatía en los recién nacidos.

Bajo ese concepto, se desarrolló en el Instituto de Investigaciones en Matemáticas Aplicadas y en Sistemas (IIMAS) de la UNAM un sistema para la detección temprana de esos padecimientos en bebés prematuros.

El sistema llamado Retinal Image multi-Scale Analysis (RISA), "es una aportación importante porque no existía un (equipo) computacional que extrajera e hiciera esta mediciones, con la capacidad de separar las arterias de las venas, para analizarlas por separado", explica María Elena Martínez Pérez, responsable del proyecto.

La investigadora del IIMAS menciona que la retina está integrada por células visuales que permiten reconocer luz y colores. Los vasos sanguíneos que la nutren sirven para explorar el sistema circulatorio humano, y éstos pueden ser analizados a través de imágenes digitales. El proceso para hacerlo consiste en aplicar gotas al ojo del recién nacido para dilatar la pupila y con una cámara de fondo se toman las fotografías.

El sistema RISA reconstruye los vasos sanguíneos a través de técnicas de visión computacional, con el objetivo de obtener imágenes menos deformadas que las analizadas con tecnología 2D.

Las técnicas de procesamiento que utiliza ese equipo permiten segmentar los vasos para medir cambios en su geometría (longitud y diámetro).

Lo que se obtiene es una imagen conocida como "árbol sanguíneo" que muestra si hay anormalidades y su evolución, comenta Martínez Pérez.

El análisis de la imagen se hace, por ejemplo, a través de aproximaciones numéricas, que funcionan como medidas para calcular y describir la forma de los vasos sanguíneos.

En el caso de la hipertensión disminuye el diámetro de las arterias en la retina, se vuelven más largas. En la retinopatía (desarrollo anormal de vasos sanguíneos) del prematuro, éstas crecen de manera descontrolada, en lugares en donde no deberían hacerlo, e incrementan su diámetro.

La idea es descubrir de manera temprana esos cambios para que el médico diagnostique el padecimiento y se trate a tiempo, puntualizó la investigadora de la UNAM.

Con RISA, los expertos, además de detectar la anormalidad, podrán reunir información que sirva para analizar lo que sucede antes y después de los tratamientos suministrados a los bebés.

 Hasta el momento "el sistema no es utilizado en clínica, sólo en investigación básica en medicina. La idea es entender la naturaleza de las enfermedades y realizar seguimiento del tratamiento a pacientes", subrayó Martínez.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

El trabajo con este sistema comenzó en el hospital St. Mary de Londres, Inglaterra, donde aún se utiliza para el estudio de hipertensión y diabetes. En Estados Unidos, Martínez Pérez colaboró con el Hospital Infantil de la escuela de medicina de Harvard, en Boston, y en el Colegio de Cirujanos de la Universidad de Columbia, en Nueva York.

En el país, la científica trabaja en analizar la retinopatía del bebé prematuro en el Hospital Infantil de México, Federico Gómez, y Consuelo Zepeda, del Hospital Civil de Guadalajara.

Ahora ve
Te decimos qué es la neutralidad en la red y por qué debe importarte
No te pierdas
×