¿Cuándo te capacitaste por última vez?

Las empresas se interesan por trabajadores que se responsabilizan de su desarrollo y no lo delegan; esto forma parte de una nueva etapa laboral: el ‘talentismo’, refiere la firma Manpower.
capacitación  (Foto: Thinkstock)
Ivonne Vargas Hernández
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

En México, sólo en agosto de este año se crearon más de 66,000 puestos de trabajo, de acuerdo con cifras del Instituto Mexicano del Seguro Social. Ese esfuerzo no ha sido suficiente para frenar el aumento del desempleo, que ese mismo mes alcanzó 5.79% del total de la Población Económicamente Activa, señalan datos de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin). El desempleo es alto, pero la escasez de profesionales no se queda atrás. Según el estudio ‘Human Age: Talento (R) evolucionando el Mundo en México y Centroamérica', elaborado por la firma de soluciones de capital humano Manpower, cada vez hay más candidatos en el mercado, pero esa cantidad no corresponde con un incremento del talento disponible. El indicador más evidente es que el número de posiciones clave crece, pero no hay gente al interior de la organización para ocupar esas vacantes.

"La gerencia media, por ejemplo, es el área donde existen mayores necesidades de talento y menos oportunidad de encontrar", señala José Raúl Guerrero, director de la firma Korn Ferry México.

El volumen, dice el ejecutivo, no es sinónimo de mejor talento. La pregunta es ¿qué están buscando las firmas para cubrir sus plazas? El estudio de Manpower refiere que las organizaciones se están basando en un nuevo concepto: el ‘talentismo'.

Este aspecto "se fundamenta en el individuo y parte de la premisa de que la persona debe responsabilizarse de su propio desarrollo profesional", no se delega a un tercero, expresa Mónica Flores Barragán, directora general de Manpower México y Centroamérica (MeCA).

El talentismo cambia la visión tradicional del recurso humano por la de ‘talentos', y aunque este modelo pone énfasis en que las compañías presten mayor atención en la adquisición de su personal, las firmas siguen enfrentando graves errores en este proceso. El primero, según el análisis de Manpower, es integrar a alguien que, se cree, "sabe, quiere y puede generar los resultados que busca la organización, cuando en realidad no es así". El segundo es rechazar el talento adecuado o potencial por errores en el proceso de evaluación.

Una falla vinculada a ese tipo de contratación, cita el estudio, es que existe un desajuste entre la organización y la persona porque no se realiza un análisis acertado entre las habilidades, conocimientos y competencias que requiere un puesto, y los valores y aspiraciones del profesionista. En la era del talentismo invertir en la reducción de esos errores es la mejor inversión que una organización puede hacer, menciona Barragán.

Lo contradictorio es que, a pesar de que la escasez de talento es un tema latente en las organizaciones, sólo el 17% de los empleadores realiza actividades para identificar líderes potenciales en su organización, y 20% trabaja específicamente en su desarrollo. De un universo de 1,300 encuestados por Manpower, sólo la tercera parte de las firmas cuenta con un programa de plan de carrera para sus directivos, gerentes y coordinadores.

La cifra es más reducida si se piensa en las organizaciones que cuentan con un plan de carrera para sus becarios (15%). El resultado es que los jóvenes, en concreto, "no saben lo que tienen que saber", y la brecha entre academia y empresa se hace muy grande, cita el estudio.

El análisis también confirma que un 12% de los empleados en esas regiones afirma no contar con ninguna práctica de capacitación; un 69% participa en programas de actualización específicos para mantener vigente sus conocimientos, y sólo el 4% de los empleadores posee una estrategia de competencias, con un mapa completo de la organización que permita identificar habilidades y competencias que puedan enseñar.

En opinión de Guerrero, en tanto las empresas establecen mecanismos para atraer a la persona indicada a los puestos, el reto para los profesionistas es no delegar su desarrollo a los superiores, sino ellos mismos mejorar sus habilidades y así lograr una mejor ‘venta' de sus capacidades laborales y personales.

A su vez, para saber si estás inmerso en la era del ‘talentismo', habría que preguntarse lo siguiente, de acuerdo con el análisis de Manpower:

- ¿Cómo capitalizo el conocimiento que he adquirido?

- ¿Qué necesito aprender y qué habilidades y competencias debo desarrollar?

- ¿Cómo me hago y mantengo atractivo ante el mercado laboral?

- ¿Cómo armonizo mi plan de vida con mi plan de carrera?

- ¿Cómo elijo la mejor organización o el mejor trabajo para mi?

- ¿Qué oportunidades de crecimiento y desarrollo puedo potenciar en mi y en otros?

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

- ¿Cómo puedo incrementar el impacto de mi trabajo y sus beneficios?

Este tipo de preguntas, puntualiza el directivo de Korn Ferry, detonan la capacidad de autoconocimiento, que es un elemento vital en el profesionista actual, así como otras habilidades, entre las que destacan su capacidad y voluntad para reinventarse. 

Ahora ve
Pese a Trump, las personas transgénero podrán enlistarse en el ejército de EU
No te pierdas
×