Utiliza el aumento al salario a tu favor

El empleado puede sacar ventaja del incremento de 4.2% usándolo como un elemento para negociar; aunque para pedir un incremento en tu trabajo debes estar actualizado, advierten expertos.
hombre con cartera vacia.jpg  (Foto: ThinkStock)
Ivonne Vargas Hernández
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El 2012 arrancará con un incremento del 4.2% a los salarios mínimos generales, lo que se traduce en un aumento de dos pesos con 63 centavos.

Representantes de los trabajadores, empleadores y del Gobierno llegaron a este acuerdo, establecido por la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami) con base en la inflación, que se prevé oscile entre el 3%. Para los trabajadores, ¿cómo puede interpretarse esta medida?

Lo que sucede con los sueldos es que éstos "buscan reponer el índice inflacionario, nunca prever el incremento de precios" que impacta a las personas y donde hay un rezago, menciona Raymundo Tenorio Aguilar, director de la carrera de Economía en el Tecnológico de Monterrey, campus Santa Fe.

El 4.2% de aumento al salario, indica, estará ligeramente arriba del promedio del incremento de precios en 2012, que será del 3.8% aproximadamente. Sin embargo, hay un rezago del 23% en esa relación desde hace dos décadas.

Al no ser un aumento realmente significativo, Tenorio menciona que el empleado puede sacar ventaja utilizando esa cifra como un indicador para negociar. Si el casero quiere subir la renta del alquiler, el inquilino puede solicitar que el incremento sea por 4.2%. Lo mismo, dice, puede aplicar a otras áreas, como pago de servicios domésticos o transporte.

Los salarios reales en México, en términos de evolución, están por debajo de lo que registran otras naciones, como Brasil y Costa Rica, según un análisis de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). Para este organismo, el estrecho vínculo financiero con Estados Unidos provoca que el país tarde más en recuperarse de una crisis, lo que impacta en las remuneraciones.

Contar con un incremento, dice el director, también depende de la industria donde se labore, pues lo que limita el aumento de sueldo es la productividad que haya en determinado sector.

Hay ámbitos -como el textil- donde la producción es muy baja respecto a lo que hacen los chinos y los indios. Esa baja productividad, que no tiene relación con la calidad de mano de obra, impacta en el margen que puede aumentar la percepción salarial, explica el académico.

Adicional al aumento del 4.2% aprobado, la Conasami acordó suprimir de la lista de profesiones las de Oficial horneo fundidor de metales y Talabartero en la manufactura y reparación de artículos de piel; oficios y trabajos especiales a los que se les fija un salario mínimo.

A decir de Tenorio, el sector en el que se puede ‘negociar' con mayores posibilidades un aumento es la manufactura, en áreas como metal-mecánica, químico- farmacéutica, electrónica y la industria agroalimentaria, en todo lo relacionado con agregar valor a bienes en fresco. 

En áreas donde existe una saturación de profesionistas el aumento viene ligado, en particular, al concepto de trabajo especializado. Un contador que carece de certificaciones o un médico sin especialidad no puede tener las mismas aspiraciones de salario. La realidad del mercado laboral es la actualización, menciona Tenorio Aguilar. 

En México, el sistema universitario ofrece más de 8,000 carreras, pero sólo 41 agrupan poco más de la mitad de la matricula nacional, como Derecho y Administración, de acuerdo con estudios de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES). 

¡Quiero más!

Tenorio dice que, tras dos o tres años en un puesto sin un aumento de sueldo, el empleado debe cuestionarse si es momento de hacer un cambio laboral. El primer paso es analizar por qué no se ha dado el incremento, "quizás el puesto no es (de nivel) especializado, la actualización no se ha dado, o la propia empresa no está en posición de crecer", explica.

Una negociación individual involucra la actualización en el área de conocimientos, así que el primer paso para generar un aumento es buscar programas de capacitación dentro y/o fuera de la oficina. Bajo esa perspectiva, estas tres reglas te ayudarán en la negociación:

1. Vende lo que sabes. Adquirir expertise, detalla el académico, no está relacionado sólo con posgrados. Tener una maestría o una certificación ayuda a que el mercado pague mejor, pero también influye lo que haces -como empleado- todos los días para lograr mayor productividad.

Ejemplo: generar ideas para ofrecer un producto en una forma más atractiva o disminuir el tiempo en las entregas.

2. Prepara argumentos. Para la reunión con el jefe, Tenorio sugiere preparar números y casos concretos de cómo ayuda tu contribución a la empresa. Hay una pregunta clave para responder, y que puedes adaptar a tu oficio: ¿Cómo ayudé a (incrementar clientes, retener los que ya tengo, reducir costos e impactar en innovación)?

3. Monitorea la industria. Cuando presentes la propuesta de aumento, sé consciente de cómo se cotiza tu puesto en el mercado laboral, y los aumentos logrados por otros profesionistas con funciones similares a las tuyas. Eso ayuda a tener más argumentos sólidos para respaldar la solicitud.

Si el análisis que hagas para buscar un incremento arroja que la organización lleva años en una situación económica difícil, tal vez la opción es buscar otra oferta laboral. Fuera de ese elemento, conseguir un aumento depende de cómo te desenvuelvas como colaborador. 

Ahora ve
¿Qué pasaría si detectáramos las señales de alerta temprana sobre un tiroteo?
No te pierdas
×