7 propósitos laborales para 2012

Hacer un plan de carrera y ganarse la confianza de los jefes es el punto de partida en la lista; recuerda que los directivos se fijan, 80% de las veces, en actitud más que en conocimiento.
meta laboral  (Foto: Thinkstock)
Ivonne Vargas Hernández
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

En enero, la gente suele empezar el año con una lista de propósitos que incluye mejorar la vida en el trabajo. En el cumplimiento de esas metas, sin embargo, intervienen factores sobre los cuales no se tiene control, como la condición en la que se encuentra el mercado laboral. Para el siguiente año, el 51% de las empresas en México estima que el volumen de sus inversiones será mayor que en el 2011; el 37% se mantendrá igual, y un 12% destinará menos que el año pasado. El capital se enfocará -principalmente- a mejorar infraestructura técnica, adquisición de sistemas, expansión geográfica y aumento de producción, de acuerdo con una encuesta elaborada en América Latina por la firma de reclutamiento Michael Page.

El sondeo -en el que participaron más de 500 directivos- registró que el 56% de las empresas planea aumentar su plantilla laboral, enfocando el 32 % a ventas, 27% a operaciones y el 11 % al área de Mercadotecnia.

"En un menor porcentaje, las organizaciones también planean incrementar su personal en áreas como tecnología, logística, finanzas y contaduría", dice Rémy de Cazalet, director de Grupo Michael Page México.

Sea que el profesionista se desempeñe en alguna de las áreas mencionadas (o cualquier otra) encontrar una nueva oportunidad o tener mejores resultados en el trabajo actual depende, en gran medida, de acciones individuales, no exclusivamente de factores externos. A continuación, siete ‘deseos' laborales que podrían estar en tu lista de objetivos para ser un trabajador más competitivo.

1. Invierte en ti. Esto no sólo implica comprar una nueva prenda o pagar el seguro de vida; eso es importante, aunque también es necesario tomar el control de tu desarrollo profesional. "A veces la carga de trabajo no deja tiempo para aprender cosas nuevas, pero hay que hacerlo si no quieres encasillarte en lo mismo. ¿Cómo obtener resultados diferentes si no aprendes algo distinto?", cuestiona Maria del Pilar Costal, profesora de la carrera de Administración y Mercadotecnia de la Universidad Panamericana (UP).

"Las empresas, a veces por cumplir con la ley, dan algo que no es lo indicado (para el empleado)". Así que no esperes a que tu empresa planee tu capacitación, busca un curso vinculado al puesto, o uno que aporte valor al desempeño laboral y en el ámbito personal, como Administración del tiempo.

2. Anota logros y errores. De acuerdo con la académica, el inicio de año es propicio para hacer un análisis tipo Foda (SWOT: Strengths, Weakneses, Oportunities, Threatens, por sus siglas en inglés). Este tipo de evaluación se divide en dos: por un lado tienes que valorar una perspectiva interna (fuerzas y debilidades) y, por otro, colocar los factores externos que visualices (oportunidades y riesgos).

"Lo importante es ver qué hicimos bien, dónde podemos mejorar, e incluso, cómo me perciben los demás". Puede ayudar hablar con el jefe para obtener una retroalimentación, y "hay que perder el miedo a que nos vayan a decir algo desagradable", expresa la representante de la UP.

3. Ahora, el plan de carrera. Una vez que identifiques tus fortalezas y debilidades en el trabajo, puntualiza cuáles son los retos en lo profesional para este año, o más. Analiza cómo te ves en unos tres años, por ejemplo, y qué hace falta para llegar a ese status: ¿tener mejor relación con el jefe, aprender a ‘vender' los logros, mejorar el dominio de habilidades?

Maria del Pilar Costal sugiere poner fechas a cada objetivo y hacer una evaluación del plan cada medio año.

4. Busca la empatía. Ser ‘visible' en una empresa para crecer en la carrera profesional va unido a cómo te perciben los jefes. Así que la meta en este 2012 puede enfocarse a cómo ser dignos de confianza, y eso no se relaciona con conocimientos, sino con actitudes. Tomar decisiones adecuadas, sean del área o no; ayudar -incluso- en tareas ajenasy y demostrar que se está en ese lugar por convicción y no sólo ‘porque me pagan', son ejemplos de las decisiones que gustan a los superiores, refiere Costal.

5. ¿Cambio de trabajo? ¡Planéalo! El aspecto económico predomina en las búsquedas de empleo: un 50% de los colaboradores en México refiere que se iría por mejores compensaciones, indica una encuesta del portal Trabajando.com entre 3,000 profesionistas.

Ese indicador es importante, pero no es lo único si se trata de garantizar permanencia laboral. Por ello, si piensas en ‘moverte', previo a dar el paso pregúntate: ¿lo que hago en la actualidad le saca partido a mis capacidades? ¿Lo disfruto? ¿Me dedico a una actividad por la que siento pasión? Si la respuesta es un "no" rotundo, piensa en la empresa y tipo de proyecto en el que te sentirías más entregado, menciona en una publicación corporativa, Stephen Gatlin, director de Gatlin Education Services, empresa que otorga certificaciones académicas.

La constante al hacer un cambio es recordar que resulta "difícil ser exitoso en un negocio que no nos gusta y donde no tenemos la aptitud para estar", expresa Costal.

6. Adminístrate mejor. Un análisis realizado por las consultoras de recursos humanos Factor Intelectual y AON Intergamma, encontró que un empleado destina -en promedio- 16 horas a actividades no productivas, sin mencionar las famosas juntas. Piensa en las acciones que te restan tiempo, quizá sea demasiado tiempo en Internet o en salir por café. No se trata de eliminarlas por completo, pero sí de controlarlas. Si el problema es que efectúas trabajos que no te corresponden, piensa cómo plantear a tu jefe una nueva distribución de tareas.

7. Divide y vencerás. Maria del Pilar Costal asegura que en la planeación laboral hay que pensar en tres esferas: conocimientos, actitud y habilidades. En esos tres puntos debes ubicar tus propósitos el siguiente año.

En el primer indicador, piensa en la información que necesitas para hacer mejor tu trabajo y de la cual careces. En el segundo caso, concentra la prioridad en factores como el ‘dominio emocional', pues la diferencia entre ser elegido o no para un proyecto podría ser la manera en que reaccionas ante un problema. En ese mismo rubro, piensa qué estás haciendo por compartir los valores de la empresa; ¿cómo te alineas con lo qué es importante para los jefes?

"Si pretendo seguir en una oficina y hacer carrera ahí me tengo que parecer a la organización", dice la académica de la UP, quien destaca que en una contratación o movimiento laboral pesa en un 80% las actitudes del profesionista, no sus conocimientos, pues éstos últimos se aprenden más rápido. En cambio, dominar una reacción de enojo ante una situación en la oficina -por ejemplo- implica entrenamiento.

En el caso de las habilidades, agrega, es importante enfocarse en las que tienen mayor demanda en el mercado, como dominio de idiomas, programas tecnológicos, manejo de equipos, entre otras.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

La firma de reclutamiento Michael Page también preguntó a los directores cómo pronostican el comportamiento de ciertos indicadores macroeconómicos en 2012, para el buen funcionamiento de los negocios. En México, un 39% señaló que el Índice de Desempleo se mantendrá al mismo nivel y un 38% que aumentará en relación al año anterior.

Por su parte, el 45% mencionó que el Producto Interno Bruto (PIB) se mantendrá al mismo nivel y el 32% que aumentará. Finalmente, un 45% estima que la cotización del dólar aumentará con relación al año pasado y un 40% que permanecerá en el mismo nivel.

Ahora ve
Plan de reforma fiscal de EU podría violar las leyes de comercio internacional
No te pierdas
×