Usa el empleo eventual como trampolín

El trabajo temporal sirve para ganar experiencia y hacer contactos para lograr la contratación fija; aunque sean pocas semanas, el empleado debe dar una buena impresión para conseguir más.
visión  (Foto: Thinkstock)
Ivonne Vargas Hernández
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

En la temporada de fin de año, las contrataciones temporales en el país aumentan hasta un 15%, de acuerdo con cifras de la consultora Manpower. La época decembrina, sin embargo, no es el único factor que impulsa la temporalidad en los empleos. En México, este modelo laboral creció un 20% en 2010, como respuesta a la escasez de plazas formales derivada de la crisis económica. Datos de la Asociación Mexicana de Empresas de Capital Humano (AMECH) refieren que, de 2009 al 2010, el número de empleos temporales incrementó de 88,093 a 110,756.

En Estados Unidos, el año pasado se crearon alrededor de 431,000 puestos de trabajo, de los cuales 411,000 correspondieron a contrataciones temporales, según estimaciones de la Oficina de Estadísticas de Trabajo de ese país.

Un estudio de la firma de reclutamiento estadounidense Employco Group señala que este modelo de atraer profesionales va en aumento porque permite a las empresas bajar costos, al no tener que brindar seguridad social, vacaciones, ahorros para retiro, entre otras prestaciones. Además, permite a las organizaciones responder a las altas y bajas que viven los mercados económicos. La temporalidad podría generar una cuarta parte de la fuerza laboral en los próximos años, menciona la consultora.

"El modelo eventual ayuda a encontrar talentos específicos. Eso es lo que debe vender un trabajador independiente, su capacidad de aportar habilidad y expertise a un proyecto por determinado tiempo", menciona Elsa Noriega, psicóloga laboral y especialista en Recursos Humanos y reclutamiento.

En México, empresas de todos los giros están optando por este modelo para realizar proyectos por áreas, cubrir incapacidades o mejorar algún proceso, entre otros motivos. Los sectores activos en el tema son ventas, sistemas, turismo y mercadotecnia, refiere Rosa Iliana Flores, catedrática de la Universidad del Valle de México y especialista en Dirección de Factor Humano.

Este modelo podría permitir a los colaboradores contratarse con diferentes clientes; el problema, dice Flores, es que en el país no existe un salario competitivo para quien opta por esta dinámica laboral. De ahí que sea un modelo más recomendable para personas que están en sus primeros trabajos y desean adquirir cierta experiencia, o bien para quienes ya cuentan con un historial profesional fuerte, añade Noriega.

Si el objetivo como profesionista es contratarse por proyecto, lo importante es hacer notar al empleador que se tiene la destreza para dar solución a situaciones que requieren adaptabilidad a cualquier escenario, como una fecha de entrega próxima. Lo recomendable para conseguir sueldos más competitivos es negociar percepción salarial a cambio de rapidez y dedicación. Incluso, el profesionista puede promover su CV en las firmas que reclutan empleados temporales para proyectos ubicados en mandos medios a gerencias junior, refiere Noriega.

Pasar de un trabajo temporal a uno fijo -sobre todo los que se abren en temporada- puede ser difícil pero no imposible. El primer paso, dice Magaña del Río, es que el empleado muestre interés y compromiso. Sin embargo, el mayor problema en estas contrataciones es que la persona piensa "sólo es un proyecto, ¿para qué tanto esfuerzo si en un tiempo ya no estaré aquí?".

El colaborador debe organizarse para que en las tareas que le asignen muestre al empleador sus competencias laborales más destacadas. Pero cuidado, "en ocasiones el empleado es tan proactivo y trata de agradar tanto, que molesta a los demás empleados y jefes; hay que buscar un equilibrio", agrega la representante de la UVM.

Un empleado temporal, de acuerdo con la académica, tiene que ser más rápido y eficiente para identificarse con la cultura organizacional, saber cómo es el ambiente en esa oficina y buscar resultados -en poco tiempo- con base en lo que es más importante para la compañía.

Aunque sea por unos meses, el colaborador temporal es evaluado, por lo que asumir la actitud de "no importa cómo sea, sólo será unas semanas", acaba con cualquier oportunidad de ser considerado para una contratación fija, asegura Elsa Noriega.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

Leticia Magaña puntualiza que este esquema de empleo, además de ayudar a adquirir experiencia -en el caso de los jóvenes- o incrementar el valor curricular -para los empleados más maduros- es una oportunidad para hacer contactos que pudieran traducirse en la futura contratación.

 

Ahora ve
Ricardo Anaya busca la candidatura presidencial de Por México al Frente
No te pierdas
×