7 preguntas de ‘miedo’ en una entrevista

Estar listo para un empleo implica prepararse para responder cuestionamientos inesperados; prepárate para responder preguntas como ¿qué libro lees? o ¿fuiste a algún concierto últimamente?
entrevista  (Foto: Thinkstock)
Ivonne Vargas Hernández
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Ponerse nervioso en una entrevista laboral es normal, hasta cierto punto, porque es el momento donde se promociona tu talento y debes mostrarte como la mejor alternativa para el puesto. "Los reclutadores tienen 10 minutos para saber si se trata de un prospecto interesante. Si en ese tiempo, el candidato no impresiona, no hay por qué continuar. La persona debe evitar el error de pensar que si no empieza bien tendrá tiempo para reponerse a lo largo de la charla", afirma la psicóloga y orientadora vocacional por la UNAM, Leticia Pérez Hernández.

Una premisa crucial en las entrevistas es "permanecer al pendiente de lo inesperado". Hay que tener una respuesta real para cuestiones, como ¿qué libro estás leyendo actualmente o cuál es el tipo de película que te agrada? Con esas preguntas, los entrevistadores no buscan información correcta o equivocada, sino conocer la personalidad del candidato y medir su creatividad, menciona un estudio de la firma de Recursos Humanos, Robert Half International.

"La última vez que pedí trabajo, quien sería mi jefe me cuestionó: ‘¿qué música estás escuchando?, ¿fuiste a algún concierto últimamente?' Al ser contratado le pregunté porque quería saber eso, y me dijo que con esa respuesta muchos jefes identifican la personalidad del empleado y evalúan si tendrán buena relación con él o ella", platica Adolfo Mendoza, diseñador gráfico.

La situación económica y del mercado laboral no están para descuidarse en la preparación de un encuentro laboral, y una parte importante de esta actividad es saber qué te pueden preguntar. "Una contestación insegura o una mentira que el entrevistador perciba acaba, en ese momento, con la oportunidad de contratación", explica Pérez Hernández.

Cuestionamientos, como ¿háblame de ti?, ¿por qué dejas tu trabajo?, ¿cuáles son tus fortalezas?, y ¿por qué deberíamos elegirte?, quizá, ya los conoces. Aquí te presentamos otras preguntas que pueden hacerte, de acuerdo con información de la empresa de reclutamiento Kelly Services y Robert Half International:

1. En esta empresa nos gusta la gente que toma la iniciativa, háblame de una situación donde hayas hecho esto.

Sugerencia. Al empleado proactivo, orientado a resultados, no es necesario decirle lo que debe hacer. Eso es lo que buscan las organizaciones, quien resuelva conflictos, "tape bomberazos y saque adelante el área", explica Leticia Pérez. Para convencer al entrevistador que posees este rasgo, prepara algunos ejemplos breves que demuestran esta característica en ti. Extiéndete en explicar uno de ellos, describiendo tu esfuerzo, ética de trabajo y creatividad.

2. En el área siempre se trabaja con fechas límite, algunas veces las personas y las situaciones se tornan difíciles o burocráticas ¿cómo manejas esta cuestión?

Sugerencia. La mayoría de las empresas enfrentan estos problemas diario, y aunque cambies de empleo una y otra vez, encontrarás ese escenario. Prepara una respuesta en la que demuestres tu capacidad de cooperar. Exprésate sobre la forma en qué vences obstáculos, y en ese discurso utiliza palabras clave como diplomacia, perseverancia, buscar empatía y, al final: "luchar por sacar el trabajo según los objetivos planteados".

3. ¿Estás satisfecho con tu carrera hasta el momento?, ¿qué cambiarías si pudieras?

Sugerencia. Sé honesto (a), porque el entrevistador se dará cuenta si tu grado de motivación es suficiente para seguir creciendo en esa área y desempeñarte en cierto puesto, o si tu deseo real es abrir un negocio pero quieres contratarte por temor a empezar ese nuevo proyecto. La preparación a esta pregunta te llevará, previamente, a analizar ¿por qué quieres ese puesto?, ¿qué te empuja a estar ahí? , y ¿qué esperas lograr con tu incorporación a ese trabajo?

4. ¿Por qué quieres estar con nosotros, qué te llama la atención de este lugar?

Sugerencia. Ésta es la herramienta que utilizan los reclutadores para saber si hiciste tu tarea. Es decir, qué tanto sabes de la compañía, su filosofía, misión y visión, y cómo encajas en ellas. "El peor error es no reunir, previo a la charla, información sobre la empresa, su mercado, ventas e intereses. Aunque se quiera disimular, el entrevistador sabe cuando no estás preparado, asegura la orientadora vocacional y psicóloga por la UNAM.

Si recopilaste información y pediste a tus conocidos comentarios sobre esa organización, esta pregunta te da la oportunidad de demostrar que coincides con sus necesidades.

Ejemplos de contestación. "Cuando leí acerca de lo que deseaban cumplir con tal objetivo o acción, me sentí muy interesado en colaborar con ustedes. Quedé impresionado (a) con lo que han logrado (dar números si es posible) en los últimos años. Creo que sería gratificante ser parte de una empresa que es un líder en su industria".

5. ¿Por qué has tenido tantos empleos?

Sugerencia. Da razones aceptables sin exceder en tiempo para esta respuesta. Puedes mencionar que hiciste cambios porque se trataba de un ascenso laboral (no económico, exclusivamente, sino todo un paso para tu crecimiento profesional). Si eres un profesionista experimentado puedes argumentar que decidiste conocer diversos mercados, hasta encontrar el más adecuado para tu desarrollo a largo plazo, y lo has encontrado en esta empresa.

Lo importante es enfocarte en que estás listo (a) para una posición permanente, eso es lo que inquieta a los entrevistadores.

Ejemplo de ‘mala' respuesta. "Soy una persona de retos y si no avanzo o me motivan me aburro fácilmente'.

6. ¿Cuáles son tus expectativas de salario?

Sugerencia. "Aunque pareciera una pregunta obvia, muchos entrevistados se quedan ‘serios' al escucharla o mencionan que ese tema no es importante por el momento", aclara Leticia Pérez. 

Esta información siempre será ‘delicada' de manejar, en especial si se carece de experiencia laboral, por lo que previo a la entrevista investiga el rango de salario en tu campo para tener una idea de cuánto pedir. La clave para este tema es evitar mencionarlo antes de recibir una oferta formal de trabajo. Hay que dejar que el entrevistador dé la pauta para hablar sobre ello. Una vez que llegue el momento ten a la mano una respuesta concreta y muéstrate con cierta posibilidad a negociar, con base en cómo se cotiza tu puesto.

7. ¿Cuál tu mayor debilidad?

Sugerencia. Admite un defecto ‘menor' y explica qué estás haciendo para solucionarlo.

Ejemplo. "A veces me siento impaciente con los compañeros que no trabajan tan rápido como yo. Sin embargo, he estado leyendo libros sobre trabajo en equipo y estoy aprendiendo sobre las ventajas de integrar estilos diferentes. Me gusta pensar en cosas para fomentar, por ejemplo, la lluvia de ideas".

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

Mala respuesta. "Mentiría si digo que no tengo defectos: me cuesta llegar a tiempo, pero es porque vivo lejos. Tampoco soy bueno en los detalles, estoy siendo honesto porque creo que es importante comentarlo".

Leticia Pérez Hernández menciona que los candidatos deben cuidar los mensajes inconscientes que envían a los reclutadores, y les puede costar el puesto. "Muchas personas hablan en la entrevista de la confianza y lo importante que es para ellos este indicador, sin embargo, son incapaces de mantener la mirada con el entrevistador. ¿Qué le estás diciendo a la empresa con esa actitud?", subraya.

Ahora ve
México, EU y Colombia dialogan para combatir en conjunto el consumo de drogas
No te pierdas
×