4 pasos para aumentar tu productividad

Dirigir tu carrera como si se tratara de una empresa te ayudará a aprovechar tu talento; identifica tus fortalezas y crea un plan para lograr tus objetivos laborales.
empleado  (Foto: Thinkstock)
Ivonne Vargas Hernández
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El comienzo de una empresa no es sencillo. En México, 7 de cada 10 pymes cierra sus puertas antes de los tres años de operación, según estimaciones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). Además de dificultades económicas, la falta de una gestión acertada puede propiciar su cierre.  Esa misma situación se da a nivel profesional. Una carrera necesita planificarse con el mismo cuidado que un director organiza la vida de su negocio. Sin importar el puesto, hay que ver el desarrollo laboral como si fueras el encargado del éxito o fracaso del mismo, no delegar esa tarea a otros, asegura la psicóloga por la UNAM y orientadora vocacional, Leticia Pérez Rodríguez.

El portal Salary.com, realizó una encuesta, entre más de 10,000 empleados, en la que 75% afirmó tener planes de buscar un nuevo empleo en los tres meses siguientes, y la remuneración inadecuada es la principal razón. Incorporación de nuevos conocimientos y búsqueda de más ingresos, es la realidad que viven los empleados todos los días. Para que cada cambio laboral y negociación salarial sean más provechosos, hay que ver el trabajo como una empresa a la cual debes llevar a su mejor posición todos los días, afirma Pérez.

Louis Barajas, autor del libro Agotado, Agobiado y Mal Pagado señala tres puntos para hacer de la profesión una "compañía" más rentable. El primero es tener un plan de negocios (que el autor llama "Tú, S.A.") que permite convertir la pasión laboral en algo práctico. El segundo es identificar tus habilidades máximas y eliminar o reducir las áreas de tu vida laboral en que no eres fuerte. Finalmente, hay que aprender a utilizar los aspectos en que destacas para ganar más ingresos. En seguida, algunos pasos para desarrollar esos puntos:

1. Manos a la obra. Cualquier negocio comienza con una visión, esto es, su identidad, lo que hace, quiénes son sus clientes, las metas de ingreso para cada año y se planea cómo crecer dentro de su propio mercado, explica Barajas.

Regla. Redacta una visión de cómo quieres que sea tu vida laboral, partiendo de los mismos elementos que una empresa, sugiere Pérez. Debes saber responder quién eres desde el punto de vista profesional, qué haces, a quién le interesa tu trabajo, quién paga por lo que haces, por ayudar a resolver los problemas diarios en la oficina. Anota el tipo de plus que das en tu trabajo.

Jim Collins, autor de Empresas que sobresalen: Por qué unas sí pueden mejorar la rentabilidad y otras no, opina que los negocios pasan de ser buenos a excelentes cuando se enfocan a tres puntos: hacer lo que les encanta; desempeñar las tareas en forma ‘suprema', es decir, lo mejor posible y con constancia; y hacer cosas que generen ganancias. El reto de esta regla es identificar lo que te apasiona, así puedes dedicar más tiempo y energía a ello, y por tanto tienes más armas para vender mejor tus servicios.

Hacer las tareas por rutina, tedio, porque fue lo que estudiaste, o alguien dijo que eres brillante en ese puesto, deja al empleado en calidad de "trabajador sólo bueno, no excelente", menciona Pérez.

2. Las metas de tu carrera. Al igual que en el negocio se define qué hacer cada año y cuánto ingresos se obtendrán, haz una lista de retos profesionales y financieros para "Tu carrera S.A".

Regla. Escribe qué quieres lograr este 2012 con tu desempeño y por qué es relevante ese punto; ¿para cambiar de trabajo?, ¿hacer una diferencia en tu vida laboral?, ¿sobresalir para lograr otro puesto? Después puedes extender el plan a cinco años.

En lo financiero, coloca el ingreso anual de tu último año y al lado cuánto quisieras mejorar, y si existen las condiciones o no para cumplir esa meta (por ejemplo, panorama financiero de la empresa). En otro apartado, coloca cuánto te gustaría ganar en cinco años y anota las razones para luchar por ese aumento: ¿quieres comprar un departamento?; ¿vivir un tiempo fuera del país?; ¿cambiar de coche?; ¿hacer un ahorro más fuerte?

Pérez explica que aunque la situación económica de las empresas o el país suele ser es el primer "limitante" que frena un aumento de ingresos, cuando se tiene bien definido para que eres excelente y estás dispuesto a ser más incisivo en la meta de vender mejor tus valores diferenciales, tarde o temprano, transmites esa seguridad a los empleadores, lo cual se traduce en un mejor salario.

3. Añade una hoja de balance. Toda compañía lleva una relación con sus bienes y responsabilidades. Como profesionistas también debes saber cuál es tu ‘arsenal' para lograr un buen desempeño y qué necesitas eliminar, o manejar mejor, para no desviarte de la meta de ser un empleado más productivo, enfocado a tus intereses y mayor cotizado.

Regla. Escribe las habilidades, conocimientos, hábitos, competencias y experiencia con que ya cuentas y pueden ayudar en el desarrollo de carrera que tienes en mente. Título, cursos, diplomados, manejo de idiomas, paquetería y tiempo dedicado a hacerte más experto en el rubro donde estás se incluye en este apartado.

Vale la pena, explica Pérez Rodríguez, hacer una columna de "recursos emocionales". A esto "a veces no se le presta atención", pero es importante que la gente tenga claro cualidades de su personalidad que ayudará a lograr las metas profesionales, y qué rasgos debe cambiar. Por ejemplo, si el empleado ‘odia' socializar y las reuniones extra oficina las califica de pérdida de tiempo, "¿cómo lograr establecer una relación con las personas que pudieran ayudar o impulsar su crecimiento profesional?", plantea la psicóloga laboral

En otra hoja pon tus responsabilidades, es decir, qué te falta hoy o debes eliminar para llegar a tus objetivos. Sé descriptivo en cuanto a conocimientos, habilidades o nuevas competencias que debas incorporar o modificar. Un ejemplo concreto: si quieres abrir tu propio negocio, pero tienes las tarjetas de crédito saturadas, debes cambiar tus hábitos financieros de inmediato.

En esta sección de tu vida laboral, es importante recordar el principio de 80/20: destina la mayoría de tus esfuerzos en el 20% que producirá tus mejores resultados (aprender a trabajar desde tus puntos fuertes), en lugar de hacerlo desde el 80%, es decir, las debilidades, aquello que, tal vez, te represente ingreso pero te cuesta mucho o detestas hacer.

4. Transforma tus pasivos. Una vez que tengas bien identificado para dónde quieres ir en lo laboral, por qué, con qué herramientas cuentas, cuáles son tus fortalezas y debilidades actuales, es necesario identificar cómo transformar lo que eres hoy.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

Regla. Establece qué herramientas necesitas incorporar para llegar a tus propósitos y describe cómo accederás a esto. Si el nuevo puesto que buscas pide certificaciones encuentra los recursos y el tiempo para cubrir ese requisito. Si eres indisciplinado para ahorrar, pero quieres lanzarte como emprendedor, enfócate en terminar deudas y buscar socios.

Una persona promedio tendrá más de tres carreras a lo largo de su vida profesional, es decir, deberá estar en ramos para los que no estudió, o consideró, originalmente en su formación, apunta Barajas. Así, por qué no empezar por esclarecer qué pasos debes dar para llegar al nivel profesional deseado.

Ahora ve
El papel que juega Corea del Sur en la histeria actual por el bitcoin
No te pierdas
×