Empleados mexicanos entre los más tensos

4 de cada 10 ejecutivos en el país reconoce un aumento en su estrés laboral, según la firma IBR; los conflictos en la oficina y el acoso psicológico o sexual son las causas del padecimiento.
estrés  (Foto: Thinkstock)
Ivonne Vargas Hernández
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

México tiene el séptimo lugar a nivel mundial en estrés laboral. El año pasado los ejecutivos en el país situaron en 18% su grado de ansiedad en el trabajo, el mismo nivel que reportan profesionistas de Canadá, Reino Unido y Alemania.

Así lo confirma una investigación realizada por la firma Grant Thornton International Business Report (IBR) entre 6,000 empresas.

De acuerdo con el análisis, 4 de cada 10 ejecutivos en el país reportó un incremento de tensión laboral por causas como los conflictos internos en la oficina, las políticas de trabajo y tratar de alcanzar las metas de rendimiento.

En los países donde las empresas tienen el menor número de días festivos, también se presenta mayor aumento de estrés; así en México, uno de los países con menores días festivos, según el estudio, los trabajadores descansaron nueve días de asueto durante 2011, lo que sitúa al país entre las naciones con los primeros lugares de estrés, como Tailandia que tuvo ocho días de asueto y Japón que registró cinco días festivos al año.

Las regiones en las que este problema de salud se manifiesta más fuerte se ubican en Asía- Pacífico, con 44% de los directivos, cifra superior a lo que sucede en Europa, donde reside el foco de la turbulencia económica. Aquí el indicador "aumento de tensión" disminuyó de 40% a 22% en 2011.

En México el estrés o problemas como el síndrome de Burnout (quemado) no están incluidos en la Ley Federal del Trabajo, aunque eso no significa que no existan o impacten al empleado y las empresas.

El número de empleados con alteraciones físicas en la mano por escribir 10, 12 ó más horas en la computadora va en aumento, y el personal sufre diversos tipos de neurosis, además de otros padecimientos ligados directamente a la ansiedad, como dermatitis, explica el médico Fernando Martínez, de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.

En Estados Unidos ese síndrome genera pérdidas por 300,000 millones de dólares al año, de acuerdo con cifras del Instituto del Estrés de Estados Unidos (American Institute of Stress). En términos de ansiedad y estrés, alrededor del 10% de la Población Económicamente Activa, poco más de 49 millones de personas, sufre crisis de angustia, y en los últimos tres años este problema ha aumentado en el país, advierte la empresa de consultoría empresarial Crecimiento Sustentable.

"Gritos, maltratos, acoso psicológico y sexual son (situaciones) asociadas a trabajadores que reportan altos niveles de angustia", asegura Alfonso Del Valle Azcué, director de la firma. Los principales factores que influyen en la angustia laboral, dice, tienen que ver con casos de violencia dentro de la compañía.

Las empresas que presentan este problema dan ‘gran peso' a la comunicación informal, a través de fenómenos, como "teléfono descompuesto" o "radio-pasillo". Cuando la relación se da en esa forma, es claro que no existen políticas de comportamiento que reprueben maltrato y abuso en la organización.

Palpitaciones, elevación de la frecuencia cardiaca, sudoración, temblores, sensación de ahogo, malestar torácico, gastrointestinal y dolores frecuentes y prolongados de cabeza, son síntomas de la persona angustiada.

La empresa agobiada, por su parte, se enfoca en resolver la problemática del día a día y olvida la estrategia. "Se paraliza ante el cambio y posterga respuestas. Son compañías en las que continuamente se cambia de dirección y no se tienen políticas ni procesos claros. Su principal característica es la incertidumbre", explica Del Valle.

De acuerdo con Crecimiento Sustentable, las empresas gubernamentales destacaban entre las que más reflejan angustia, por cambios sexenales, pero al establecer políticas de carrera en la administración pública se ha minimizado la incertidumbre que ocurría en cada cambio, menciona el directivo.

Para Del Valle, entre las dinámicas que ayudan a disminuir el síndrome de angustia están las evaluaciones de 360 grados, prácticas para diagnosticar el desempeño del empleado desde diferentes ángulos, por ejemplo, jefes, compañeros, subordinados, clientes internos, entre otros, y a partir del resultado se determinan bonos y ascensos.

Cuando Grant Thornton preguntó a los empresarios qué dinámicas hacían para disminuir el estrés, el 62% de los encuestados dijo recurrir a cuestiones prácticas, como fomentar el ejercicio. Mantener un patrón regular de trabajo ocupó el 35% de en las respuestas de las empresas.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

Sin embargo, el IBR indica que sólo el 42% de los empresarios toman vacaciones para aliviar la ansiedad, mientras que 54% prefiere el ejercicio y el entretenimiento en el hogar.

 

Ahora ve
El 2017 comienza a despedirse con una lluvia de estrellas gemínidas
No te pierdas
×