¿Quieres un empleo?, trabaja gratis

Algunas empresas piden a los candidatos realizar tareas sin paga para demostrar sus capacidades; aunque creas que te están usando, estas pruebas aumentan tus posibilidades de ser contratado.
trabajo personas  (Foto: Thinkstock)
Jennifer Alsever

Desde hace décadas, George McAfee, experto en ventas y desarrollo de negocios en la industria de la tecnología, sólo debía marcarle a un compañero cuando estaba listo para un nuevo trabajo. Así que el ejecutivo de 66 años de edad se llevó una gran sorpresa hace un par de meses, cuando estaba buscando su próximo empleo.

McAfee se encontró a sí mismo haciendo presentaciones, realizando investigaciones, y dando pláticas a ejecutivos acerca de todo, desde canales de distribución desde Asia hasta estructuración de salarios; todo como parte de los procesos de selección para cuatro puestos distintos. Cada proyecto le tomó cerca de tres días de trabajo.

Para McAfee, el trabajo gratuito ha dado frutos. Consiguió un trabajo como vicepresidente de Desarrollo de Negocios de una empresa de mercadotecnia en Sacramento, en enero pasado. Sin embargo, admite que a veces sentía como si los empleadores "lo estuvieran usando de a gratis". "Simplemente tienes que aceptar eso y no sentirte ofendido", dice.

En el competitivo mercado laboral de hoy, los empleadores están pidiendo con mayor frecuencia a los candidatos que demuestren -y no sólo digan- lo que pueden hacer. A los mejores candidatos se les pide que resuelvan problemas sobre la marcha, que den retroalimentación sobre los productos e investiguen nuevos mercados.

"Las empresas piden lo que quieren, y la gente lo hace", dice Cynthia Shapiro, una estratega de carrera asentada en Los Ángeles. Uno de los clientes de Shapiro creó 10 tarjetas de felicitación en 24 horas para ganar un empleo de diseñador gráfico, mientras que otro cliente hizo una investigación de mercado y realizó una presentación formal ante altos ejecutivos; sólo para escuchar que la empresa ya no cubriría ese puesto.

Estas entrevistas/casos de estudio, también conocidas como situacionales, escenario, o entrevistas de comportamiento, han sido comunes en la banca de inversión y en las firmas de consultoría, pero ahora están permeando a todos los sectores. Los expertos en carrera dicen que las técnicas son relevantes incluso entre los niveles ejecutivos más altos, aquellos acostumbrados a ser cortejados por los empleadores.

SHL, el mayor proveedor mundial de evaluación de empleo, registró un salto de 65% el año pasado en el número de empleadores que utilizan estas técnicas para elegir candidatos.

Los empleadores son muy exigentes por una buena razón. Las malas contrataciones pueden causar la pérdida de productividad y, a veces, incluso demandas judiciales, y también pueden dañar la moral.

Sustituir a una persona puede llegar a costar de dos a tres veces el salario de una persona. Y con presupuestos ajustados, hay poco dinero para la capacitación. "Los empleadores quieren gente que esté lista para funcionar", dice Colleen Aylward, presidenta de la firma de búsqueda ejecutiva James Devon.

Eso es exactamente la razón por la cual Smashburger, una cadena de hamburguesas de rápido crecimiento en Denver que abrirá 60 nuevos restaurantes este año, pide a sus solicitantes de empleo de nivel ejecutivo dar presentaciones sobre cualquier cosa, desde cómo vender en Canadá hasta la creación de una marca interna.

Incluso los potenciales gerentes de restaurantes deben pasar pruebas en las que interpretan roles, en las cuales los entrevistadores se comportan como un cliente difícil. El enfoque, dice el presidente ejecutivo de Smashburger, Dave Prokupek, ha dado a la compañía de 10 a 15 nuevas ideas, incluyendo cómo seguir las mejores tendencias en las franquicias y a qué ferias comerciales asistir.

Smashburger descalificó a una de los candidatas para vicepresidenta cuando ella admitió que pagó a una agencia de publicidad para escribir su presentación. Cuando llegó el momento de contratar a un presidente, Prokupek preguntó a los mejores candidatos qué harían en las áreas de operaciones, marca, y estrategia de bienes raíces. Dos de ellos se negaron a hacer el trabajo. Un tercero, Scott Crane, entrevistó a la competencia, se entrevistó con los equipos del restaurante, y dejó temprano su cena de Navidad para pulir su presentación. Él obtuvo el trabajo.

Domina las entrevistas

Piensa del modo en que ellos piensan. Antes de la entrevista, piensa en cuáles problemas de la compañía se te podría pedir resolver. Escribe 10 preguntas que le harías a un candidato. "Redáctalas en cuestionamientos de tipo situacional como: "¿Cuánto tiempo le darías a un nuevo vicepresidente de ventas para lograr las cuotas en un nuevo mercado?", dice Colleen Aylward, presidenta de la firma de reclutamiento James Devon. Luego, construye tus propias respuestas.

Haz tu investigación. Descubre cómo la compañía está estructurada y financiada, los antecedentes de su gestión e información sobre los competidores. Sitios como Zoominfo, Hoover, y Glassdoor.com pueden ofrecer ideas, al igual que las entrevistas publicadas en YouTube. Aprovechar las conexiones de LinkedIn cercanas a la empresa puede informarte sobre la gente que vas a conocer.

Preséntate con historias. Una vez que conozcas los problemas potenciales de la empresa, piensa e anécdotas relevantes sobre lo que hiciste en otra empresa. De esta manera, es menos probable que seas sorprendido con la guardia baja.

Convierte las preguntas en conversaciones. Mantente informado sobre los acontecimientos mundiales de actualidad, las noticias y legislación del sector, y alístate para relacionar esos temas se refieren a la empresa. Si te preguntan, por ejemplo, cómo reorganizarías una división para impulsar la productividad, puedes hacer preguntas para crear una conversación más cómoda.

Aylward dice: "Podrías decir educadamente: '¿Te importa si le hago algunas preguntas acerca de esta división? Me di cuenta de que tenían una planta en Irlanda. ¿Está afectado su negocio por la inestabilidad política?'" Esa conversación de igual a igual le dice al entrevistador que estás pensando más allá del empleo.

Haz la tarea. Nunca rechaces cualquier asignación para realizar en casa, y no escatimes acerca del tiempo que te tomará; aunque sientas que la empresa se está aprovechando de tu labor. Podrían estar poniéndote a prueba para saber cuánto deseas el trabajo. La buena noticia: Las asignaciones suelen ser reservadas para los mejores tres a seis candidatos.

Este artículo es de la edición del 19 de marzo de 2012 de Fortune.

Ahora ve
Blue Origin, de Jeff Bezos, prueba con éxito una nave para el turismo espacial
No te pierdas
×