Empresas escatiman planes contra sismos

El 56% de las compañías en México no anticipa la recuperación de desastres, de acuerdo con Regus; son pasos clave la identificación de riesgos a los que se expone un edificio y creación de comités.
preparacion  (Foto: Notimex)
Ivonne Vargas Hernández
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

En México, donde la actividad sísmica es recurrente, podría pensarse que las oficinas están preparadas para enfrentar sucesos de este tipo, pero no es así: 56% de las empresas carece de un plan de recuperación ante desastres en el lugar de trabajo. A esa conclusión llegó un estudio elaborado por el proveedor internacional de espacios de trabajo, Regus, donde se recopiló la opinión de más de 12,000 empresarios de 85 países.

Según el sondo, en México 51% de las empresas, en comparación con 45% del resto del mundo, no ha implementado un plan de recuperación para TI (tecnologías de información) ante desastres.

La encuesta arrojó que 45% de los corporativos en el país percibe el costo de un plan de recuperación anti-desastres, como algo "prohibitivo".

Más de dos tercios de los mexicanos entrevistados (67%) declararon que invertiría en este tipo de programa si el servicio tuviera un precio adecuado, en comparación con 55% a nivel mundial.

La Ley General de Protección Civil prevé la ejecución de simulacros en los lugares de mayor afluencia, como oficinas públicas, escuelas, edificios privados e instalaciones industriales, comerciales y de servicios.

Se habla mucho sobre la importancia de estar preparados, pero 52% de las mayores corporaciones en México permanece, por ejemplo, sin una política aplicada a desastres, y la situación es peor en las pequeñas y medianas empresas (Pymes), indica el sondeo de Regus. 

En la Unidad de Protección Civil (UPC) dentro de una empresa se requiere de cuatro brigadas ‘básicas': evacuación de inmueble; primeros auxilios; prevención y combate de incendios, así como búsqueda y rescate.

Además  debe haber un brigadista por cada 10 usuarios, indica Enrique Andrés Fuertes, gerente de seguridad de Casa Pedro Domecq, empresa afiliada del grupo Pernod Ricard.

El entrevistado explica que para conformar estos grupos se debe valorar características del personal.

"Buscas gente que sepa trabajar bajo presión, con capacidad de convocatoria, que el tema de rangos lo haga a un lado", en general, "personas con mucho liderazgo".

Formar parte de la Unidad de Protección debe verse como una inversión.

"Es parte de tu preparación, lo puedes colocar en tu currículo laboral y aplicar esos conocimientos en casa", detalla el gerente de seguridad en Domecq, empresa que cuenta con 24 brigadistas y donde se coordinan tres simulacros al año para que las personas practiquen los conocimientos adquiridos.

Fuertes explica que próximamente se planea llegar a 30 brigadistas y siempre es importante visualizar quién puede participar en esta actividad previniendo situaciones, como incapacidades y ausencias.

En el caso de esta compañía, cada integrante de la UPC debe tomar tres capacitaciones al año, para lo cual se cuenta con el apoyo de la Cruz Roja Mexicana.

El entrenamiento va por niveles. Un caso concreto, "en primeros auxilios aprendes desde cómo poner una curita, hasta inmovilizar a una persona", comenta Fuertes.

Para las capacitaciones con la Cruz Roja la inversión por persona oscila en 800 pesos, lo que incluye alimentos, uso de equipo e instructores. 

El gerente de seguridad indica que cuando un profesionista ingresa a la empresa recibe un proceso de inducción, ahí se destina un espacio para hablar sobre medidas de protección civil en la compañía.

"(Actualmente) hay una toma de conciencia sobre esto, y debe haberla porque cuando se presenta el evento, en la realidad, hay cosas que no salen como las planeas", manifestó.

En el sismo ocurrido el 20 marzo "nos tomó una réplica en las escaleras y eso generó un poco de caos". Por ello, hay que estar muy preparados, puntualiza Enrique Fuertes.

"La gente debe tomar conciencia de los simulacros por que muchas veces no lo toman en serio", indica Silvestre Rodríguez, director de finanzas de Cassidian Systems, fabricante de sistemas aéreos militares y tecnologías de radar avanzadas.

En esa empresa se cuenta con un comité en el que participa el director general de la compañía y el gerente de seguridad, y en cual se aborda todo lo relacionado con la seguridad de la firma.

En su caso, el plan de protección con que cuentan incluye entrenamiento de personal para crisis y realizaciones de simulacro, entre otras iniciativas. Tienen en total 12 brigadistas distribuidos en cuatro pisos de operaciones.

En Cassidian se capacita a los integrantes del comité una vez al año a través de una firma privada y una vez a la semana se reúnen para informar qué actividades están en desarrollo en materia de seguridad de la información, oficinas y equipos de la empresa.

El aspecto de brigadistas "hasta ahora lo hemos hecho voluntario, pero estamos considerando colocar a algunas personas que hemos visto cómo actúan en crisis reales, que tienen mucho liderazgo y capacidad de reacción", detalla Silvestre.

El director de finanzas de Cassidian menciona que la preparación para estas eventualidades es crucial no sólo para la seguridad de su personal, sino para saber cómo reaccionar en una situación concreta, como laborar en un edificio que alberga varias compañías, como es su caso. Si un inquilino no quiere participar, en el momento del sismo esa empresa podría entorpecer el desalojo del inmueble.

En opinión de Cati Cerda, directora de Regus en México, un alto porcentaje de empresas en el país estarían dispuestas a pagar un cargo mensual para acceder a una instalación de recuperación ante desastres en el lugar de trabajo.

"Esta es una señal importante de que su mentalidad está cambiando", indica.

Algunos de los principios ‘clave' en una empresa que está conformando su comité o unidad de protección civil son identificar los riesgos internos y externos a los que está expuesto el inmueble y, por ende, el personal.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

Otros son la ubicación de los recursos humanos con que se cuenta para enfrentar una emergencia, fomentar la participación de los trabajadores para simulacros, y realizar campañas de difusión interna sobre el tema.

Lo mínimo que debe tener la empresa para enfrentar una situación que ponga en riesgo su seguridad, como un sismo o incendio, son extintores, cascos de seguridad, ropa protectora, lámparas, alarmas y herramienta, señala la Guía Práctica de Protección Civil, proporcionada por Pedro Domecq.

Ahora ve
¿La ciencia puede responder si la homosexualidad tiene razones biológicas?
No te pierdas
×