Rock ‘n’ Roll, nueva tendencia ejecutiva

CEOs y directivos acuden a un nuevo tipo de retiros en forma de campamentos musicales; mientras tocan en bandas y componen canciones, adquieren nuevas habilidades de gestión.
rock ceo  (Foto: Cortesía Fortune)
Pete Gerstenzang

Si has visto alguno de los recargados y muy editados episodios de Rock 'N' Roll Fantasy Camp de VH1, en realidad no estás captando la imagen completa. Podrías imaginar que el campamento está principalmente poblado por tipos rudos de cabello largo y cadenas en sus carteras, que parece que deberían estar abriendo conciertos de la gira de los Allman Brothers.

Y no hay nada malo en ello. Sin embargo, estos programas de campamento de cinco días realizados en varios lugares en todo Estados Unidos -donde 'civiles' logran tocar con sus ídolos del rock- ahora están llenos de presidentes ejecutivos, directores de mercadotecnia y ejecutivos de todos los ramos.

Olvida Maui. Cuando la alta dirección quiere relajarse, algunos de ellos se dirigen a este campamento de bandas, donde forman grupos y montan actos con artistas como el guitarrista de Ozzy (sí, Osbourne). Y, quizás sorprendentemente, regresan a sus empresas con nuevos conocimientos de gestión.

"He sido abogado durante 30 años y ahora tengo mi propia empresa", dice Frank Pawlak, de 58 años. "He estado involucrado en una amplia variedad de casos judiciales, como discriminación ilegal y compensación salarial de los empleados. Es un trabajo maravilloso, pero estresante. Ir al Rock 'N' Roll Fantasy Camp es el mejor remedio que conozco".

Pawlak, quien ha asistido al campamento dos veces, dice que no está seguro de qué es lo más impresionante acerca de estos retiros: el modo en que te convierten en un mejor músico o cómo agudizan tus habilidades para que puedas convertirte en un gerente más intuitivo.

Estas escapadas rockeras cuestan un promedio de 6,000 dólares por semana, o 8,000 dólares si eliges el paquete de estudio de grabación

"Ciertamente, al tocar con gente como Warren Haynes (de los Allmans Brothers), tu nivel de habilidad se eleva y te sientes más seguro en tu instrumento", dice Pawlak, quien toca la guitarra. "Quiero decir, intenta imaginar a los mejores profesores de guitarra del mundo enseñándote a tocar un riff que inventaron. Pero, si prestas atención a la interacción del grupo, también regresas del Fantasy Camp como un ejecutivo mejorado".

Aunque cada vez más asistentes al campamento son ejecutivos, tienen temperamentos diferentes y provienen de diferentes campos, dice Pawlak . Y llevarse bien unos con otros en un ambiente tan cerrado es imperativo, afirma.

"Cuando estás inmerso en una situación de banda con, digamos, un barón del petróleo y un presidente ejecutivo de software, tienes muchas personalidades dispares", dice Pawlak. "Todos tienen que averiguar rápidamente cómo trabajar bien juntos, para que su 'presentación' resulte sin problemas. Sé que nosotros lo hicimos. ¿Y después de tocar nuestro pequeño concierto de tres canciones en The Whiskey, al final del campamento? Simplemente digamos que tengo habilidades interactivas recién descubiertas. Y todavía están dando frutos en el modo en que manejo las cosas en mi vida ejecutiva".

Pete Krainik, de 54 años, fundador de The CMO Club, un programa que une a directores de mercadotecnia para que puedan "ser mejores en lo que hacen", dice que se sentía "emocionado, pero preocupado" por formar una banda y tocar en vivo, en su experiencia en el Rock 'N' Fantasy Camp en febrero pasado.

"Soy un tecladista, pero no había tocado en una banda en 30 años. Sin embargo, sabía que éste era el lugar para tocar. Sobre todo porque Teddy Zig Zag (quien ha tocado con Guns 'N' Roses) estaría allí. Si vas a poner al día tus habilidades, ése es el hombre de quien debes aprender".

Aunque Krainik dice que sus cumbres para directores de mercadotecnia, realizadas dos veces al mes, son muy emocionantes, es difícil superar esta experiencia. "Te sientes como un groupie durante unas horas cuando conoces a tus héroes", dice, "pero muy pronto, la novedad se desvanece y te pones a trabajar. Y aunque fue maravilloso trabajar en mi técnica de teclado, he aprendido mucho sobre cómo ser un mejor director de mercadotecnia. La semana se pagó por sí sola".

Para Krainik, el desglose que realizó el guitarrista Steve Stevens de White Wedding, la canción de Billy Idol en la que toca, dice mucho acerca de lo que aprendió en su estancia en el campamento de rock.

"Cada sección de la canción fue analizada para que todos pudiéramos comprender cómo hacer que la canción tuviera más impacto", dice Krainik. "Y a pesar de que yo estaba allí para aprender sobre rock, también comencé a pensar acerca de las marcas. Me preguntaba: '¿Con qué frecuencia desbaratamos la marca o campaña en la que estamos trabajando y desciframos la mejor manera de volver a montarla para que realmente podamos llegar a nuestros clientes? Ése fue un momento de iluminación para mí".

Andy Roberts, de 47 años, un gerente de proyecto senior de la firma de telecomunicaciones NTT America, afirma que posiblemente aprendió más sobre psicología humana durante su última semana en el campamento que en la universidad.

"Hay alrededor de 65 personas de diferentes edades y orígenes en el campamento", dice Roberts. "Debes aprender a ser razonable y considerado con todos ellos, pero sobre todo con las personas de tu banda. Mi grupo interpretó la canción Stillborn de Black Label Society, en nuestra última noche. Como puedes imaginar, todos tuvimos que ser muy pacientes entre nosotros cuando aprendíamos esa canción. Es bastante complicada".

David Fishof, el fundador de este campamento con temática rock está complacido, pero no sorprendido, cuando escucha tales elogios. Y el campamento también está llegando a las oficinas.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

"No hay duda de que estamos viendo más ejecutivos en estos campamentos", dice Fishof. "Pero también estamos haciendo campamentos corporativos de un día, donde voy a, por ejemplo, GE, con una estrella de rock como Lita Ford o Mark Hudson. 'Interrumpimos' una reunión de ventas con Mark y les decimos a todos: "Bueno, aquí está el tipo que escribió la letra de Livin' On The Edge. Y hacemos que la gente de GE reescriba la letra para describir lo que es trabajar en GE. Hacemos que alguien haga la coreografía. Y hacemos que interpreten la canción esa noche".

El Rock 'N' Roll Fantasy Camp no sólo es bueno para la visión de negocios de estos ejecutivos", sino que también puede, al parecer, aliviar el alma. Fishof relata una historia en la que un miembro de personal de Morgan Stanley fue enviado de vuelta al campamento por su terapeuta para tocar un poco de rock 'n' roll. "'Hágase un favor'", el terapeuta habría dicho al ejecutivo. "'Deje de venir aquí. Vaya a rockear'".

Ahora ve
Barack Obama sorprende a niños con una bolsa gigante de regalos
No te pierdas
×