Mujeres, más poderosas y estresadas

Las profesionistas entre 30 y 40 años padecen de nerviosismo, neurosis, colitis y gastritis; los múltiples roles que desempeñan afectan su estabilidad, aseguran expertos.
Estrés  (Foto: Jupiter Images)
Ivonne Vargas Hernández
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El control que las mujeres han alcanzado sobre las decisiones de gasto, además de su avance en el ámbito laboral, apunta a que están ‘empoderadas'. Ese poder, sin embargo, tiene sus altibajos: la presión por cumplir con múltiples tareas a la perfección está ocasionado en ellas mayores problemas de salud, señalan especialistas.

De acuerdo con un análisis de la consultora de negocios Crecimiento Sustentable, las latinoamericanas de entre 30 a 40 años que son madres y trabajan padecen el síndrome "Lady Di", caracterizado por nerviosismo, inestabilidad, neurosis, colitis, gastritis y estrés.

"Quienes se atreven a romper cánones preestablecidos, confrontar estereotipos y buscar una posición de liderazgo, se enfrentan a demandas que las sobrepasan y les generan un alto grado de estrés y, en algunos casos, alcoholismo", menciona el director de Crecimiento Sustentable, Alfonso Del Valle.

Un estudio de la consultora Nielsen, elaborado en 21 regiones, incluyendo México, arrojó que 7 de cada 10 mujeres en el país encuentran en la "administración de tiempo" una de las mayores causas del estrés.

Incluso, aunque los hombres son quienes -tradicionalmente- sufren más problemas del corazón, una investigación realizada por la Universidad de Copenhagen, en Dinamarca, reveló que las mujeres con actividades de mucha presión laboral son 25% más propensas a sufrir enfermedades del corazón.

Del Valle expresa que la multiplicidad de roles: profesionistas, madres, esposas, hijas, hermanas, puede resultar muy demandante, ¿la razón? las mujeres -a diferencia del varón- optan por involucrarse personalmente en cada uno de estos papeles y generan expectativas diferentes. Por ejemplo, laboralmente no sólo buscan remuneración, quieren reconocimiento e inclusión.

Cuando las compañías no están atentas a las necesidades del personal femenino, el primer síntoma visible en el clima laboral es una "guerra fría" o "ley del hielo", es decir, la persona no externa la molestia pero muestra apatía, señala Crecimiento Sustentable.

Las organizaciones donde predomina el sexo femenino presentan competencias muy fuertes de comunicación, empatía, solidaridad y trabajo en equipo. Eso puede traducirse en beneficios, pero también en retos. Si el equipo está compuesto en su mayoría por mujeres, en especial madres de familia, y no les dan opciones para combinar ese rol con el trabajo, puede disminuir su productividad. La empleada empieza a exigirse de más, lo que conlleva a otros problemas físicos y sociales, como abandono de pareja e hijos, o baja en el rendimiento laboral.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

Del Valle opina que las empresas están ante el reto de establecer sistemas de comunicación, planes de carrera y administración que satisfagan las expectativas de los colaboradores, por grupo y género. Aunque ese tipo de políticas no es el común entre los corporativos en el país, algunas empresas ya han incorporado esas herramientas. American Express, incluida la filial de México, es un caso. La compañía tiene la figura de Diversity Officer encargada, entre otras actividades, de identificar las necesidades y tendencias de sus empleados por grupos de edad. En el caso concreto de madres trabajadoras tienen, por ejemplo, sala de lactancia.

Con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y de la Organización Internacional del Trabajo, Del Valle estima que los síntomas que caracterizan al síndrome Lady Di los padece hasta el 30% de las profesionistas mexicanas. Según datos de la OMS, el 26% de las mujeres presentará un episodio depresivo mayor a lo largo de su vida, frente a un 12% de los hombres.

Ahora ve
Alcalde de NY confirma que la explosión fue un intento de ataque terrorista
No te pierdas
×