¿Has pensado en cambiar de profesión?

En México, 5 de cada 10 empleados consideran cambiar de carrera, decisión que no es sencilla; especialistas sugieren cuestionar las razones del cambio y lo necesario para iniciar otra actividad.
plan de carrera  (Foto: Thinkstock)
Ivonne Vargas Hernández
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

La situación de inestabilidad que vive el mercado laboral en el país no ocurrió de un día para otro. El salario, por ejemplo, es un elemento que se ha precarizado desde hace 25 años; en el último cuarto de siglo, el poder adquisitivo del salario mínimo perdió 76.3%, de acuerdo con un estudio del Centro de Análisis Multidisciplinario (CAM) de la Facultad de Economía de la UNAM. Hace tres años, Juan Carlos Sotelo, decidió empezar un negocio de comida. Además de dar un giro a su dinámica de vida, había otro reto: él estudió diseño; aunque la cocina le gusta, no conocía lo que implica tener, como pilar económico y emocional, otra actividad para la cual no se entrenó. Aún con ese reto comenzó sus clases de cocina práctica y luego un pequeño restaurante.

"Hice lo que no recomiendan los expertos, aventarme sin saber, porque quería transformar mi vida personal y porque encontré más posibilidad de ingreso. Con unos cursos cubría lo que recibía por hacer un proyecto de diseño, que me llevaba más tiempo", platica.

La situación de Sotelo es cada vez más común entre los mexicanos. De acuerdo con una encuesta realizada por Monster.com, 5 de cada 10 empleados, en promedio, están considerando cambiar su carrera como respuesta a los problemas económicos.

El portal laboral preguntó a 4,607 participantes de Europa, Norteamérica y Asia: ¿los actuales problemas económicos nacionales o globales han ocasionado que consideres un cambio? El 30% estaría dispuesto a hacerlo si se tratará de una mejor opción laboral. Sólo el 15% respondió que su carrera no se vio afectada por problemas financieros.

Las regiones de América del Norte incluyeron Estados Unidos (56%), Canadá (55%) y México (51%). Es en el Reino Unido donde la mayoría de los encuestados está contemplando un cambio en su profesión, casi dos tercios (el 62%) tienen en mente esta alternativa. Algunos entrevistados no tomarán esa decisión actualmente, pero la contemplan a futuro, es el caso de Francia, con 31%. Estados Unidos, 30%; y México, 27%. Únicamente el 9% de los trabajadores en el Reino Unido respondió que su actividad laboral no se ha perjudicado con el declive económico, en comparación con 15% de los franceses y 21% de los mexicanos.

Sotelo transformó sus actividades laborales hace tres años y, anualmente, los trabajadores en México se están moviendo a otros sectores laborales por necesidad económica y falta de oportunidades. Al cuarto trimestre de 2011, los datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), del INEGI, mostraron que de un universo superior a 659,000 contadores, casi 32% no ejerce en el área que estudió o algo afín. La cifra cambia para los 652,100 ocupados en ciencias administrativas, aquí el porcentaje se eleva a 59.3%. En Derecho, de 629,900 egresados, la cantidad cambia a 37.4%.

Las cifras anteriores son sólo un ejemplo, pero según la ENOE hay otros sectores que muestran un menor número de ocupados en las áreas estudiadas, es el caso de humanidades, artes y ciencias físico-matemáticas.

El elevado índice de desempleo y la crisis que crea un panorama de incertidumbre, están detrás de la determinación de poner en marcha un giro laboral. En opinión de Carlos Purdy, experto en carrera de Monster.com, hay muchos tipos de cambio, algunos optan por entrar en un nuevo tipo de rol dentro de la industria en la que laboran, mientras que otros eligen una transformación más radical.

Cual sea el caso, el primer paso es hacer una investigación exhaustiva, dice. Como profesional es indispensable partir de una expectativa realista y un plan concreto para colocarse en los mercados y actividades que tengan más y mejor contratación. Hay que acercarse a las redes de contactos para investigar sobre el tema.

Éstas son otras acciones a considerar si estás interesado (a) en desempeñarte en otro terreno:

1. Sé lo más específico (a) posible. Un cosa es ser bueno para dar consejos y otra, muy distinta, es pasar de ser un "buen escucha" a un psicólogo. Este giro no sólo es difícil, sino que podría traducirse en un fracaso si el cambio no lo respaldas con alguna capacidad o experiencia. ¿Qué fin tiene este ejemplo? Subrayar que un cambio de carrera no se da la noche a la mañana y hay que ser realista.

Empieza por cuestionarte intereses, habilidades y experiencia en el nuevo giro donde deseas estar. El emprendimiento personal, por ejemplo, puede ser (y es) un camino que muchos desean seguir, pero no significa que poner un negocio les funcione a todos. En el libro What Color is Your Parachute, de Richard Nelson Bolles, se cita esta fórmula: A-B= C, siendo A las capacidades y habilidades necesarias para emprender. B, tus propias habilidades, mientras que C son las competencias que debes adquirir o perfeccionar para lograr el emprendimiento. Haz éste o algún otro ejercicio y ubica qué herramientas tienes para empezar en la (no sencilla) tarea de comenzar un negocio.

2. Más allá del dinero. Sí, cambiar de carrera para ganar más es uno de los factores de peso, pero no puede (o debe) ser la única motivación. Por eso, hay que hacer un "inventario" de qué encontrarás en la otra profesión: ¿autonomía, prestigio, seguridad, horario de trabajo más flexible, mejores ingresos, más satisfacción?, apunta la planificadora de carrera, Dawn Rosenberg, también autora del libro The Everything Practice Interview Book.

Hay varias herramientas que pueden ayudar en esa autoevaluación. Sólo por citar una, hay test como el Myers-Briggs Type Indicator (MBTI), que sirve para identificar las preferencias personales más importantes. La evaluación está en línea (www.discoveryourpersonality.com/), aunque lo más inmediato es que la persona tome papel y lápiz y empiece escribiendo sus preferencias y necesidades, dice la psicóloga con experiencia en el ámbito laboral, Patricia Noriega.

3. Profundiza en tus opciones. Una vez que hayas definido por qué y qué esperas del giro laboral, recopila información de la carrera (s) en la que tengas tu nueva apuesta. Busca estadísticas de perspectivas de empleo en esa área, saturación de mercado, entrenamiento básico (e indispensable) que necesitas, oportunidad de ascenso y salario, entre otros datos, sugiere Dawn Rosenberg.

Hacer esta renovación por ti mismo o con ayuda de otros depende de tus necesidades y la inversión que sea viable para el tema. De entrada, en línea es posible encontrar algunas herramientas para hacer planes de acción. Un caso es Stickk (http://www.stickk.com/), un sitio que incluye una lista de categorías, en la que está "trabajo", en las que se puede planificar nuevos objetivos. El portal está diseñado para que cada cierto tiempo (una semana, por ejemplo) se actualicen los avances realizados y se puede invitar a conocidos para que evalúen las acciones llevadas a cabo.

Ahora ve
México, EU y Colombia dialogan para combatir en conjunto el consumo de drogas
No te pierdas
×