Los errores que manchan tu CV

Además de la ortografía, debes cuidar los datos que destacas y el valor que le das a tu perfil; cuatro de cada 10 currículos tienen faltas de ortografía y de redacción.
CV  (Foto: Archivo)
Ivonne Vargas Hernández
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

En un currículo no hay excepciones: debe estar perfectamente redactado, sin faltas ortográficas. Aunque esto es una regla básica, cuatro de cada 10 reclutadores aseguran que reciben documentos con errores, "lo que molesta y desconcierta al empleador", según una encuesta de la asociación English Spelling Society entre 2,000 reclutadores.

Aunque en México no existe una cifra específica, es una regla universal: los errores de ortografía causan una mala impresión del candidato porque denotan descuido.

"Antes de verte, quienes reclutan para un puesto tienen el currículo y para ellos ese papel eres tú. Debes tener una ortografía impecable, que hable de ti como una persona que conoce estas reglas y se preocupa por aplicarlas", advierte el portal Trabajando.com.

Cuidar la ortografía es sinónimo de calidad. Es parte "del repertorio de habilidades que debes incluir en tu día a día", sin embargo, es común incurrir en el error de fiarse en los correctores ortográficos de la computadora que no son 100% efectivos, añade el sitio.

Las reglas ortográficas "no son cosa de científicos ni superdotados, éstas se encuentran a la mano en bibliotecas, en libros e Internet", indica Trabajando.com, por eso no es perdonable mandar un CV con fallas de gramática u ortografía.

Además de la ortografía, existen otros aspectos que pueden enviar "a la pila del montón" tu CV:

1. Redactar a la ligera.

Los tradicionales "dedazos" dan como resultado invertir u omitir vocales o sílabas, que reflejan descuido en el documento.

Cuando el currículo se presenta de esa forma, los reclutadores leerán "entre líneas" y llegarán a conclusiones poco halagadoras, como que el candidato "no sabe ni escribir" o "no le importa enviar bien su CV", asegura el portal Monster.com.

2. Confusión en su estructura.

Es importante que dediques tiempo a leer en voz alta el documento una vez que lo hayas finalizado. Si la redacción no suena bien, ten por seguro que también los reclutadores se confundirán y lo harán a un lado, dice la firma CV Writing Service, especialista en redacción de currículos en el Reino Unido.

3. Poca selectividad en los datos.

Un empleador necesita saber en poco tiempo en qué lugares has trabajado y los logros conseguidos. Mira esta forma de redactar:

- Trabajé tres años en relaciones públicas de Avon, o...

- Trabajé en relaciones públicas de Avon. Tuve a mi cargo a cinco empleados en esta área, que logró superar el impacto en medios de comunicación.

Ambos párrafos hacen referencia a la misma persona, pero al incluir detalles específicos llamas la atención del reclutador, indica Monster.com. Busca los números que pueden causar más impacto en el empleador.

4. Generalizar la información.

Ante la inquietud de tener un currículo rápido y fácil, puedes caer en la tentación de generar una sola versión que llevarás a todas las entrevistas. Especialistas de Monster aseveran que si decides mandar el mismo documento a diversas organizaciones, lo más seguro es que lo "boten".

Hay que preparar un CV para cada oferta laboral y destacar cómo tus conocimientos y competencias encajan con la vacante y la organización. El acercamiento con un empleado se asemeja a las ventas: hay que llegar con un discurso diferente, según el producto o servicio. Aplicado al trabajo, debes tener currículo y comentarios afines a la compañía que te entreviste.

5. Hacer menos tus resultados.

Una forma rápida de "librar" la batalla de redactar un CV es citar las obligaciones. Es un camino fácil, pero no el indicado. A la compañía le interesan los "datos duros", no sólo tus responsabilidades.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

Por ejemplo: "Diseñé e implementé planes de auditoría para Santander, Pfizer y Telcel".
Esta oración queda más completa si agregas en qué porcentaje se disminuyeron los costos y qué porcentaje de rentabilidad se obtuvo, entre otras cifras.

Margarita Chico sugiere revisar una, dos o hasta tres veces este documento para asegurarse que todo esté bien escrito, y la ayuda de un tercero para visualizar los errores que tú pasaste por alto.

Ahora ve
Los hombres tienen más riesgo que las mujeres de morir de sida
No te pierdas
×