Productos básicos aumentan, salario no

El salario mínimo en seis años creció 28.06% y la Canasta Alimenticia Recomendable 125.37%; la estabilidad macro económica no se refleja en empleos ni prestaciones, advierten especialistas.
compras, inflacion, precios, super,, alimentos  (Foto: Photos to go)
Ivonne Vargas Hernández
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El aumento de la productividad nacional en México no se refleja en los sueldos. Entre 2006 y 2012, el poder adquisitivo del salario mínimo cayó 43.1 %, para registrar una pérdida acumulada, en 25 años, del 79.11%, según estimaciones del Centro de Análisis Multidisciplinario (CAM) de la Facultad de Economía (FE) de la Universidad Nacional Autónoma de México, UNAM.

"El que haya estabilidad macroeconómica no implica que existe el crecimiento requerido para generar empleos, ni el desarrollo vigoroso y sostenido que se necesita, como país", aseguró José Luis de la Cruz, Director del Centro de Investigación en Economía y Negocios del Tecnológico de Monterrey, Estado de México.

Para que el poder adquisitivo del salario recupere su capacidad, tendrían que congelarse los precios de diversos productos durante 47 años. "Hasta 2059 los ingresos serían suficientes para cubrir las necesidades de los hogares mexicanos", advirtieron integrantes del CAM.

Si de lo que se trata es de tener mejores trabajos, para romper con un mercado laboral precario, el escenario es complejo. Es difícil "recomponer" la situación del empleo, cuando se tiene personas ganando tres salarios mínimos. "Hay 6.7 millones de mexicanos con un salario mínimo, más de 3 millones no reciben una compensación y 10 millones están en excesiva precariedad", de acuerdo con estimaciones del directivo del Tec.

A pesar de cierta ‘estabilidad' macro en el país, tasas de intereses más bajos y no contar con endeudamiento, la generación de riqueza no se distribuye vía empleos y prestaciones sociales, agrega el académico.

El deterioro del poder adquisitivo se observa en los alimentos. "Ahora es el huevo, antes fue el frijol y el arroz", hay un deterioro en el nivel adquisitivo del mexicano, menciona De la Cruz.

El reporte del CAM establece que en diciembre de 2006, con una percepción salarial mínima era posible adquirir 4.2 kilogramos de huevo. En agosto pasado, el volumen cayó a 1.69, es decir, 2.51 kilogramos menos, un desplome de más del 50%. En el caso de la tortilla, en el lapso referido se dejaron de comprar 2.17 kilogramos con el mismo ingreso; piezas de pan, 16 menos; frijol, tres kilogramos; de leche, 1.26 litros, y aceite, 940 mililitros.

Los especialistas de la FE de la UNAM utilizaron como referencia el salario mínimo diario en la zona geográfica A del país -equivalente, en agosto pasado, a 62 pesos con 33 centavos-, y los precios de la Canasta Alimenticia Recomendable (CAR),  conformada por artículos para el consumo diario de una familia mexicana conformada por cuatro personas.

El salario mínimo nominal en seis años aumentó 28.06%, mientras que el precio ponderado diario de la CAR lo hizo en 125.37%. Los incrementos a la percepción fueron insuficientes, al acumular en ese periodo 13 pesos con 66 centavos, mientras que el precio de la canasta avanzó 101 pesos con 34 centavos, señala el Centro de Análisis Multidisciplinario.

Para adquirir los alimentos que constituyen la CAR, el salario mínimo tendría que ser de 183.59 pesos, sin considerar gastos en vivienda, salud, transporte, educación, entre otros rubros, estima Luis Lozano Arredondo.

¿Cambio real?

José Luis de la Cruz afirma que es "complicado" mejorar la condición del mercado laboral, porque vive una crisis desde los años 80. "Los ajustes han sido a costa del empleo y las remuneraciones. Es un problema que tiene el propio modelo, la política económica, y para lograr una mejora necesitaría modificarse ese esquema", comentó en entrevista.

El académico advierte que la precariedad impacta en diferentes niveles, uno de ellos es el aumento de "micro negocios", ni siquiera pequeñas empresas. Los mexicanos están sacando recursos de unidades más diminutas, 20 millones están en ese modelo, apunta.

"Ante la falta de financiamiento y un entorno económico estable hay falta de visión para generar negocios de mayor valor agregado. Lo que se tiene es un sustento diario y precario. Durante los últimos 30 años, la propia gente se ha hecho cargo de su emprendimiento y eso, en el corto plazo, va a generar problemas", alerta el académico del Tec, Estado de México.

De acuerdo con el director del Centro de Investigación en Economía y Negocios del Tec, la Reforma Laboral no generaría cambios sustanciales a la precariedad que se vive. "Lo que se propone, en esencia es recortar prestaciones".

"Si despides a una persona y se va a juicio, los salarios caídos solo contemplarían un año, después de eso sólo se pagarán intereses". Además, se sugieren contratos por menores horas, pero "esa flexibilización ya existe", argumenta De la Cruz.

Es necesario remediar, expresa, situaciones como las de los 15 millones de personas sin contrato y 31 millones que carecen de prestaciones de seguridad social. Es probable, que la Reforma Laboral "pase, porque en el Congreso, el PRI y el PAN cuentan con la cantidad suficiente de diputados". Pero, si se quiere generar más empleos, el camino es más flexibilidad fiscal.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

"Hay que reconocer vía política fiscal que el sector privado genera el empleo (...) y ya no se puede sacrificar al mercado laboral, se ha hecho desde hace 30 años", puntualiza José Luis de la Cruz.

De acuerdo con datos del INEGI, publicados en Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo en 2011; 13 millones 210 mil mexicanos laboraron más de 48 horas a la semana, para percibir ingresos suficientes para vivir. En teoría, trabajaron seis días de la semana con jornadas laborales de ocho horas.

Ahora ve
Barack Obama sorprende a niños con una bolsa gigante de regalos
No te pierdas
×