El tráfico pega a la eficiencia laboral

En el Distrito Federal el viaje al trabajo dura en promedio 45 minutos sólo de ida, asegura Regus; los malos conductores y la agresividad es lo que más molesta al mexicano en su traslado.
Trafico  (Foto: AP)

Quedarse atrapado en un embotellamiento camino al trabajo o de regreso a casa no es una novedad en el Distrito Federal; alrededor de 403,000  automovilistas quedan inmovilizados diariamente debido a las obras viales y de transporte que se realizan en la ciudad, de acuerdo con estimaciones de la firma Regus.

En cuestión de salud, algunos estudios señalan que exponerse a largas horas de tráfico tiene sus consecuencias. Una investigación del Hospital de Harvard Medical School refiere que las partículas contaminantes pueden llegar a provocar un infarto en las personas más propensas a este problema, por estar agravados con otras dificultades de salud.

Los investigadores estudiaron durante dos años y medio a 691 personas que habían sobrevivido como mínimo 24 horas después de sufrir el ataque y reunieron información sobre sus actividades antes del infarto. El 8% de ellos habían pasado muchas horas en el tráfico unos días antes.

En México el 28% de los trabajadores del Distrito Federal tiene que viajar más de 45 minutos sólo de ida al trabajo, precisa Regus.

Los habitantes del DF, al igual que los de Nairobi, Johannesburgo, Beijing y Moscú pasan la mayor cantidad de tiempo en el coche para trasladarse a su empleo (más de 36 minutos), indica la encuesta Malestar de Traslado Global 2011, de IBM, y que mide la actitud de la gente en relación con las complicaciones de transporte.

Para ello se usa el índice Commuter Pain Index, el cual determina el malestar de las personas en categorías como: tiempo de transportación, tiempo que el usuario se queda en el tráfico, gasto en gasolina, estrés al manejar y el impacto en el desempeño laboral.

"Los problemas visibles son estrés, obesidad y ansiedad. La gente manifiesta cansancio y enojo cuando llega al trabajo, recién iniciando su jornada laboral", dice el médico por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, Fernando González.

La Ciudad de México es un escenario propicio para los workilómeters, es decir, personas que tardan en trasladarse a su trabajo hasta tres horas y media, según cifras de la agencia De la Riva Investigación Estratégica.

Una encuesta reciente de Regus reveló los siete peores inconvenientes que sufren los trabajadores mexicanos al cruzar la ciudad para transportarse de la casa al trabajo. El primer lugar de la lista lo ocupan los conductores "malos y peligrosos". Otros factores referidos fueron la agresividad que se genera entre los automovilistas al manejar en carretera; las conversaciones en voz alta de los usuarios de celulares y la descortesía al abordar el metro, metrobús, microbús o al pasar de un carril a otro.

En México, el promedio del viaje de desplazamiento al lugar de trabajo de ida es de 33 minutos. El tiempo que se emplea para llegar al lugar de trabajo no es tan problemático como la experiencia del viaje en sí misma, indica Regus.

"Aunado a todas las problemáticas viales actuales, construcciones, lluvias, etcétera, la agresividad en el traslado y el manejo de manera irresponsable constituyen preocupaciones reales tanto para los conductores como para los peatones", dice Mónica Cerda, Directora de Regus México comenta.

Otros factores que limitan la posibilidad de tener una jornada de trabajo productiva es no tener información sobre la interrupción de los servicios y sufrir embotellamientos viales.

El informe de IBM ubica al Distrito Federal con el mayor índice de malestar en relación al tráfico, seguida por Shenzen, una de las ciudades con más densidad poblacional en China.

La pérdida de tiempo que representa el traslado para muchos empleados ha hecho que las empresas opten por esquemas flexibles. "Lla productividad de un trabajador molesto y cansado por el tráfico pega a la productividad", afirma Fernando González.

En México, empresas como Unilever ya manejan un esquema flexible. La propuesta Agile Working consiste en que sus empleados pueden trabajar desde diferentes puntos, siempre y cuando cubran las necesidades de la empresa. El esquema "no es obligatorio, es una decisión personal que te permite ser dueño de tu tiempo, mejorar tu productividad y resultados", informa la firma.

Parte fundamental de este esquema, que se ha implementado en siete países donde la compañía tiene presencia, es que el desempeño del empleado se mide por resultados y cumplimiento de objetivos, no por el tiempo y asistencia a la oficina.

Este modelo de trabajo incluye diferentes opciones, una de ellas es resident, que permite al empleado trabajar desde diferentes ubicaciones de forma digital. 70% de los empleados en Unilever opera bajo este esquema.

El otro modelo que promueven es offsite, dirigido al personal que por sus funciones no necesita estar físicamente en la oficina, sólo van a las instalaciones tres o cuatro veces por mes.

En México, el cambio hacia el esquema flexible es lento, pues las empresas carecen de recursos, metodología y la cultura para implementarlo, asegura Fernando Noriega.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

Por el momento se puede recurrir a las aplicaciones (app) gratuitas para recibir información del tráfico, alertas de accidentes y embotellamiento, y mapas de gasolineras cercanas, entre otro tipo de información.

Fuente: Regus

Ahora ve
Esto es lo que deja el año 2017 en América Latina
No te pierdas
×