Las enfermedades que trae el desempleo

En México la falta de trabajos genera problemas de vicios, angustia o insomnio, indica un estudio; convertir los problemas emocionales en físicos es más común de lo que se cree en los desempleados.
desempleo  (Foto: Getty)
Ivonne Vargas Hernández
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

El desempleo en México genera entre los profesionistas problemas emocionales, como estrés, angustia y desesperanza, asegura el director de Mercadotecnia y Relaciones Públicas de OCCMundial, Fernando Calderón.

La última encuesta de esta firma sobre los efectos del desempleo en los mexicanos reveló que el 84% de 3,200 profesionistas lleva menos de un año sin trabajo. El 59.7% de los entrevistados está desempleado actualmente, 25% es empleado de tiempo completo, 6.6% es empleado temporal y 4.7% freelance.

El 34% identifica como principales secuelas de estar inactivo al insomnio (34%), aumento de peso (16%) o pérdida del mismo (10%). Sólo el 5% refirió haber estado enfermo, y 1% recurrió al alcohol a causa del desempleo.

Aunque a estos males no se les considera como padecimientos delicados, carecer de un empleo impacta al bolsillo y a la salud. A la lista de trastornos referidos por la encuesta se añaden otros como problemas de dermatitis, malestares gastrointestinales, ansiedad que desemboca en sobrepeso e incluso palpitaciones, indica el médico general por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, Fernando Noriega.

La vida laboral tiene ‘gran peso' en la salud emocional, afecta la falta dinero para liquidar cuentas, pero también eres percibido como alguien ‘inferior, agrega Noriega. Esa situación genera el incremento de consultas por depresión, incluso muchos ex fumadores recaen en este vicio a causa del desempleo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce que a partir de la recesión económica del 2008, las redes de protección social empezaron a tener problemas. Los fondos de pensiones y el gasto en salud disminuyen, mientras que la ansiedad en la población y las enfermedades mentales aumentan.

"Algo de lo que no se habla con frecuencia es que la gente somatiza (transforma o convierte problemas emocionales en físicos) sus problemas en enfermedades. Es muy común que un estudiante tenga nauseas o dolor estomacal antes de un examen; algo similar sucede con un desempleado cuando se le cae el pelo, no duerme o tiene cansancio excesivo", expone Fernando Noriega.

El 69% de los entrevistados por OCCMundial afirma que la reducción de sus ingresos ha sido la principal consecuencia del desempleo, sólo un 20% asegura haber perdido sus entradas económicas por completo.

Otros impactos que le preocupan son la pérdida de seguro médico (29%); la restricción de relaciones interpersonales (20%); la pérdida de posición y estatus social (13%) y el cambio de lugar de residencia (6%).

Ante la pregunta de cómo ha afectado el desempleo su desarrollo profesional, cinco de cada 10 de los encuestados señala que vive "incertidumbre" sobre el futuro. Para otros ha tenido como consecuencia la reducción de metas y actividades (40%), redefinición de su carrera profesional (17%) y disminución de participación en la toma de decisiones (14%).

Brenda Morales Corona perdió su trabajo en un despacho de contabilidad hace tres meses y las ofertas que ha visto no son nada favorecedoras, dice. "Primero tuve insomnio, combinando con una sensación de no poder respirar adecuadamente", platica.

Brenda no tenía nada ahorrado y aunque su marido trabaja, se necesita del ingreso de ambos para sacar adelante los gastos en familia. Ella ha somatizado su falta de empleo en episodios de ansiedad.

Alejandra Apiquian Guitart, coordinadora del Área Organizacional de la Facultad de Psicología, de la Universidad Anáhuac México Norte, explica que cuando una persona es despedida, suele sentirse como que no "vale la pena", condición que afecta en mayor medida a quienes depositan todo su éxito en la vida laboral. Por ello, una tendencia frecuente en los despedidos es mentir, no saben cómo reconocer el hecho ante su familia y, en algunos casos, no saben cuánto durará este periodo.  

Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), la tasa de desempleo en México durante el mes de agosto fue de 5% de la fuerza laboral, cifra que se ubica por debajo de la tasa de desempleo de 7.9% del conjunto de países de la OCDE, y 11.4% de la eurozona.

La misma OCDE refirió en abril de este año que la tasa de desempleo de jóvenes en México (de 15 a 24 años) aumentó al 9.9%, desde el 9.5% en marzo.

José María López Landiribar, director de la Facultad de Psicología de la Universidad Anáhuac México Norte, explica que la noticia del despido debe darse de inmediato, para que la pareja y/o familia planee cómo se organizarán financieramente mientras se encuentra otra oferta laboral.

Ahora ve
Estos ‘huevos revueltos’ son preparados sin huevos
No te pierdas
×