El fin de vacaciones deprime a mexicanos

El 50% de los empleados sufre ansiedad al regresar a trabajar después de un descanso, según el IMSS; destinar tiempo a actividades personales o un periodo de prueba permite aminorar el problema.
cansada  (Foto: Getty)
Ivonne Vargas Hernández
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Cinco de cada 10 trabajadores mexicanos presentan en algún momento el síndrome postvacacional, es decir un cuadro de ansiedad y depresión por regresar a la oficina después de un descanso, según datos del Hospital de Especialidades del Centro Médico Nacional Siglo XXI del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Estos trabajadores muestran ansiedad, estrés y otros problemas físicos al retornar a sus actividades tras un periodo vacacional, comenta el médico general por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), Fernando Noriega, aunque aclaró que este síndrome no es considerado una enfermedad.

En Estados Unidos cerca del 30% de la población padece este fenómeno, mientras que en Europa la cifra se eleva a 35%, según datos del Instituto Nacional de la Salud Mental (NIMH, por sus siglas en inglés) y del Instituto Superior de Estudios Psicológicos (ISEP) de España, respectivamente.

"Es un problema que predomina en personas de entre 25 y 45 años y puede ser producto de la mala relación del empleado con su trabajo. Al idealizar el periodo de vacaciones como el único espacio para tener bienestar personal, el regreso a la actividad cotidiana detona ansiedad", explicó Noriega.  

Tener unas vacaciones agotadoras y escasa motivación laboral son otras causantes de la depresión postvacacional, menciona el ISEP en un informe sobre problemas que impactan el rendimiento de los colaboradores.

Al igual que el estrés, este síndrome no está tipificado como una enfermedad, pero su presencia va en aumento entre los trabajadores. Más allá de una dificultad para readaptarse a la rutina diaria, refleja la condición de agotamiento que se vive a nivel laboral.

"En muchas empresas es mal visto pedir vacaciones o para tomar cinco días de descanso necesitas adelantar un mes de trabajo. Eso empuja al empleado a un nivel de apatía que puede terminar en burnout (síndrome del quemado)", subrayó el especialista.

Cansancio, falta de apetito y de concentración, somnolencia, dolores musculares, molestias en el estómago y problemas en la piel (tipo dermatitis) son algunos de los síntomas físicos asociados al síndrome postvacacional. El médico de la BUAP agregó otros signos emocionales como irritabilidad, indiferencia a las funciones realizadas y tristeza.

¡Recargar energía!

Las vacaciones otorgan una libertad de acción que no se tiene de manera regular cuando se cumple con un horario y dinámica de oficina como, por ejemplo, levantarse más tarde. Por eso es importante tomar dos días antes de incorporarse al trabajo, para usar como un periodo de adaptación, sugieren especialistas del Instituto Superior de Estudios Psicológicos.

La primera semana debe ocuparse para priorizar pendientes y enfocarse en realizar esas actividades. Llevarse trabajo a casa al regresar de vacaciones se considera a veces una alternativa para ponerse al día, aunque en realidad eleva el nivel de ansiedad, comentó el médico.

A largo plazo debe evitarse centrar la motivación sólo en el periodo vacacional. Si el colaborador piensa de esa forma necesita replantear su relación con el trabajo y con los incentivos que encuentra en este, puntualizó Noriega.

Ahora ve
Gracias a la inteligencia artificial, la NASA descubre sistema de ocho planetas
No te pierdas
×