Despidos, ¿el riesgo del cobro de ISR?

Las empresas podrían aplicar medidas extremas para reducir el costo de nómina con la reforma fiscal; una opción menos agresiva sería trabajar un sistema de remuneración inteligente, dicen analistas.
empleados oficinas  (Foto: Getty)
Ivonne Vargas
Ciudad de México (CNNExpansión) -

El incremento promedio del 8% en el costo de la nómina de las empresas que se generaría con la aprobación de la reforma hacendaria puede provocar recortes de personal como una medida para controlar gastos, advirtió el presidente de la Asociación Mexicana de Actuarios Consultores (AMAC), Jorge Servín. "Los costos en los que incurrirá la compañía por otorgar beneficios a los trabajadores aumentarán, así que algunas empresas podrían llegar a medidas extremas como disminuir las plazas. Tomar esta decisión dependerá del peso que la compañía otorgue al tema fiscal", detalló.

La iniciativa de reforma a la ley de ISR, propuesta por el Ejecutivo y modificada por los diputados, contempla imponer un tope de 47% a la deducibilidad de las aportaciones a fondos de pensión y jubilaciones, y de 41% a la deducción de prestaciones como previsión social, cajas y fondos de ahorro, pagos por separación, gratificación anual, horas extras, prima vacacional y dominical, participación de los trabajadores en las utilidades (PTU) de las empresas, entre otros

Actualmente las organizaciones pueden deducir al 100% ambos conceptos. Si se establece el tope a fondos de pensiones, no sólo se afectará a más de 1 millón y medio de trabajadores, sino que tampoco habrá incentivos para crear nuevos planes de pensión privado, consideró el presidente de AMAC.

La preocupación de las empresas se centra en cómo lidiar con el incremento en el costo de su nómina o bien cómo disminuir los efectos negativos que podría tener.

Los empleadores ya diagnostican en qué rubros su organización es ‘obesa' y cómo puede ser más eficientes en el uso de recursos, y el recorte de empleos entra en esta categoría, dijo Servín. Pero también analizan otras opciones.

Trabajar un sistema de remuneración inteligente, donde las compañías clasifiquen a los colaboradores por grupo de población y se otorguen prestaciones según los objetivos y necesidades de cada conjunto de empleados es una opción, agregó el socio de la práctica de Talento, Desempeño y Remuneración en Deloitte Jorge Ponga.

El presidente de la AMAC reconoció que realizar una redistribución de las prestaciones es una alternativa, pero incorporarla sería complejo porque pocas empresas cuentan con una adecuada clasificación de sus empleados por grupo de edad, lo que dificulta elegir qué recortar.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

Las firmas deberán decidir entre dejar de otorgar algunas prestaciones o disminuir los montos, así como los beneficios de sus esquemas de previsión social, sugirieron representantes de la Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos (AMEDIRH).

El empleador también podría optar por monetizar lo que no pueda deducir, dijo Servín de la AMAC.  Eso significa incorporar el monto de la prestación al salario del trabajador que continuaría siendo deducible para la organización. Si bien esa medida incrementaría las percepciones del trabajador, de la misma forma aumentarían los impuestos que debería pagar el empleado. Sería de las opciones "más riesgosas", aclaró el actuario.

Ahora ve
La lista de políticos estadounidenses acusados de acoso sexual sigue creciendo
No te pierdas
×