Usa la mercadotecnia para contratarte

Un 70% de la oportunidad de convencer a un reclutador se pierde por descuidar tu 'branding'; las claves de una marca poderosa son imagen profesional y estrategia para buscar empleo.
desempleo  (Foto: Getty)
Ivonne Vargas
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Tener un discurso listo es importante, pero si la imagen personal y las expresiones corporales del candidato son deficientes disminuye 70% la oportunidad de convencer a un reclutador en una entrevista de trabajo, según informe de la Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos.  

El saludo inicial y la postura durante la entrevista, las palabras utilizadas para vender, la experiencia y  apariencia, son algunos elementos que forman la marca personal (branding). Es un concepto al que se resta importancia por enfocarse sólo en responder ‘bien’ las preguntas del entrevistador, menciona la firma Imagen Excellence, en el estudio de branding que realizó con Amedirh.

La imagen proyectada importa pero para tener un branding de impacto el candidato debe tener una estrategia para acercarse al empleo y este es el aspecto que menos se atiende, indicó Fernando Calderón, director de mercadotecnia y relaciones públicas de la bolsa de empleo OCC Mundial.

Actualmente 45% de los profesionistas no trabaja en una actividad que corresponda a lo que estudió, “la persona suele tener problemas para identificar qué quiere en términos laborales, qué le gusta, dónde desarrollarse más. Faltan los principios básicos para crear una marca”, precisó el director.

Artículo relacionado: Errores que pueden ahuyentar un empleo

Bajo el principio de las 4 p de la mercadotecnia, el candidato debe comenzar por percibirse como “producto”, respondiendo la pregunta ¿quién soy?. Las siguientes preguntas ayudan a generar información para responder a las otras p’s: precio, plaza, promoción.

Esos datos sirven como principio para crear una estrategia de búsqueda de trabajo, basada en lo que mejor se pueda vender como candidato, explicó Fernando Calderón:

 1.Producto ¿Quién soy? Para escribir los atributos del candidato debe empezar por un ejercicio de auto conocimiento o introspección. Tiene que enlistar los principales activos, habilidades y fortalezas que al no dominar pueden restar puntos frente a otros candidatos.

Estas preguntas ayudan a identificar las cualidades como producto: ¿de qué manera sobresaliste en la escuela u otros trabajos?; ¿qué te hace diferente de otros compañeros?, por ejemplo, reconocimientos recibidos, bonos, certificaciones, propuestas hechas y  retomadas por jefes.

Existen evaluaciones que ayudan a definir el perfil del candidato, como los psicométricos, pero un punto de partida es definir desde lo personal, o a través de comentarios de amigos, cuál es el tipo de imagen profesional.

2. Plaza. El candidato debe tener claro en qué quiere destacar en lo profesional, en qué áreas considera que puede desarrollarse con mayor destreza y desarrollar su potencial. Ayuda escribir las competencias en las cuales destaca para hacer ciertas tareas profesionales, y a partir de eso fijar la industria, sector y organización donde buscará  empleo.

Una competencia implica cuatro ejes: conocimientos, habilidades, experiencia y actitud. En eso se fijan los reclutadores, independientemente de la carrera, especialización o área en que se desarrolle el candidato,

El aspecto más importante a cuidar en toda la búsqueda, incluyendo la entrevista es la actitud. “De nada sirve tanto conocimiento y experiencia, si al empleador no le demuestras que puedes encajar en la cultura de su organización”, comentó Calderón.

3. Precio. ¿Cuánto quieres ganar? Para este ejercicio “es importante tomarse una pastillita de ubicatex”. Fernando Calderón explicó que es importante ser realista respecto a la experiencia con que se cuenta, salarios en la industria y sector anhelado, tipo de conocimientos y habilidades diferenciales desarrolladas con el tiempo y, a partir de ello, definir cuánto se puedo solicitar.

“No es lo mismo un coche de cuatro cilindros que uno de seis o de ocho. Si demandas más, hay que aprender a dar un extra, por eso es importante seguir desarrollando destrezas, e identificar cómo vender cada atributo nuevo desarrollado”, mencionó.

4. Promoción. Finalmente hay que definir cómo se va a “cacarear” el perfil profesional; es decir, cuáles son los resultados que interesa dar a conocer entre los diversos empleadores, bajo qué medios, y qué personas o qué plataformas ayudarán a difundir esos logros. Un ejemplo son las redes sociales, es necesario crearse una reputación en línea para que reclutadores, así como otros profesionales, ubiquen al candidato bajo el área de expertise de su interés, y se convierta en un punto de referencia por lo que hace.

Ahora ve
El 40% de los bitcoins disponibles está en manos de 1,000 personas
No te pierdas
×