Ser brutalmente honesto le da un empleo

Matt Ross envió una sincera carta de presentación a un banco de inversión y tuvo éxito; en ella decía que no adornaría su CV y que estaba dispuesto a lustrar zapatos si era necesario.
Matt Ross  (Foto: toamda de CNNMoney.com)
Jesse Solomon
NUEVA YORK -

Para los graduados universitarios de aspecto novato que buscan conseguir su primer trabajo, destacar entre la multitud nunca es fácil.

Pero Matthew Ross hizo justo eso.

En enero de 2013 envió una ahora famosa carta de presentación a través del correo electrónico a un director gerente de la firma Duff and Phelps de Wall Street pidiendo un periodo de prácticas. En ella, dijo “no perderé el tiempo inflando mis credenciales, arrojando títulos de trabajos exagerados, o haciéndole leer algunas líneas de basura sobre mis experiencias pasadas y el conjunto de habilidades que se alinean perfectamente con una pasantía de banca de inversión”.

Ross también afirmó que “no tendría ningún escrúpulo en ir a buscar el café, lustrar zapatos, o recoger la ropa de la tintorería”.

Lee la carta de presentación completa (en inglés) aquí.

El correo electrónico rápidamente se abrió camino a través de mesas de operaciones desde Nueva York hasta Londres, y en menos de media hora Ross estaba recibiendo llamadas de periodistas y de varios empleadores que lo buscaban para entrevistarlo.

Viajemos en el tiempo un año y medio y veremos que Ross tiene el trabajo que quería. Es un analista de banca de inversiones de Duff & Phelps en Los Ángeles. CNNMoney habló con él y con algunos de sus jefes para ver cómo su actitud disparatada resultó fructífera.

Entérate:Diferénciate, haz un video currículum.

Una gran apuesta: Cuando él se sentó a escribir esa carta de presentación, Ross anhelaba una ventaja. Estaba a punto de graduarse de la Universidad Estatal de San Diego. Es una buena escuela, pero carece del prestigio de algunas otras en California, como Cal-Berkeley, Stanford, UCLA y USC.

“Estaba leyendo algunas cartas de presentación, y todas eran paja para mí, todos estaban adornándose y mintiendo”, dijo Ross. “Yo quería tomar un nuevo enfoque, decir la verdad, y ser brutalmente honesto”.

Funcionó. El director gerente de Duff & Phelps a quien envió el correo electrónico rápidamente le consiguió una entrevista en la oficina de Los Ángeles de la empresa. “Me quedé muy sorprendido. Cuando hice clic en enviar, me pareció que había una probabilidad del 50% que él respondiera”, dijo Ross.

Con un pie dentro: Con un promedio 3.9 en contabilidad, Ross era obviamente un candidato fuerte. Pero su currículum no era muy diferente del de los otros cientos de personas que Duff & Phelps recibe para oportunidades de prácticas, de acuerdo con Sherry Cefali, quien dirige la oficina de Los Ángeles de la empresa.

Cuando Ross vino a entrevista, Cefali y los otros directores de Recursos Humanos quedaron extremadamente impresionados. Él era elocuente y tenía buenas respuestas a las tediosas preguntas técnicas de la empresa.

“La carta de presentación le abrió la puerta, pero él realmente consiguió el trabajo por su cuenta”, dijo Cefali.

Ver:Errores que asustan a los reclutadores.

Tratado como cualquier otra persona: Una vez Ross que llegó a Duff & Phelps, fue colocado justo en la parte más baja de la escalera corporativa y no recibió atención especial. Aún así, a él le encantó el trabajo.

"Estaba bastante comprometido”, dijo Ross. “Traté de ser disciplinado, trabajar duro, hacer lo que se me pedía sin plantear preguntas o provocar ninguna alerta”.

Esa estrategia dio sus frutos rápidamente. Después de sólo dos meses de prácticas, a Ross se le ofreció un trabajo a tiempo completo en el grupo de fusiones y adquisiciones. Trabaja principalmente en acuerdos que afectan a los sectores de consumo, alimentos y minoristas. El horario es agotador, pero Ross disfruta el sentimiento gratificante de concluir un gran acuerdo. Sus superiores han tomado nota.

“Matt siempre es el tipo que levanta la mano”, dijo Jordan Lampos, vicepresidente de Duff & Phelps. “Uno sabe que su nivel de trabajo va a ser bueno y que tendrá un alto nivel de rendición de cuentas”.

Consejos para los demás: Lampos piensa que el hecho de que Ross no proviniera de una universidad de élite puede haber ayudado a motivarlo para tener éxito.

Dijo que los nuevos empleados que se gradúan de las mejores universidades a menudo tienen a los bancos de inversión adulándolos, lo cual a veces puede dar lugar a un sentido de un derecho. “Ellos no se lo toman tan en serio o no son tan agradecidos por ello”, opina.

En cuanto a Ross, él dice a los aspirantes a la banca de inversión que se mantengan flexibles en su búsqueda de empleo. Aunque admite que “probablemente tuvo suerte en que la carta de presentación explotara del modo en que lo hizo”, está haciendo lo que puede para ayudar a otros a destacar.

Cuando los estudiantes de SDSU se acercaron a él en busca de consejo, él recomendó sus currículums al departamento de Recursos Humanos de Duff & Phelps.

“Esperemos que obtengan una entrevista o la oportunidad de tener un pie dentro”, dijo. “Todo dependerá de ellos en ese momento”.

Ahora ve
México, EU y Colombia dialogan para combatir en conjunto el consumo de drogas
No te pierdas
×