7 historias felices de desempleo

Frustrados con su búsqueda de empleo, estos trabajadores decidieron crear su propio camino laboral; lanzaron negocios, buscaron puestos alternativos o se retiraron, y además mejoraron su ánimo.
oficina desempleo  (Foto: Getty)
Jennifer Liberto

Tras enviar 999 CV, creó su propio trabajo

Nombre: Allen Hardester Edad: 66

Industria: Banca

Allen Hardester fue despedido de su empleo en un banco en 2006. Era expresidente del banco, tenía un MBA de la elitista Wharton School de la Universidad de Pennsylvania. Vivió de sus ahorros, el sueldo de su esposa y sus ingresos de seguridad social, mientras trataba de conseguir un trabajo de tiempo completo. Después de responder a 999 anuncios de trabajo, se detuvo. Por último, se le ocurrió una idea para vender préstamos para mejoras del hogar a propietarios de viviendas con mal historial crediticio que buscaban financiar cosas como centros de reparaciones de la cocina. Dos años después, dice que ahora gana seis cifras y trabaja cuando quiere. “Creé mi propio trabajo”, como un corredor de préstamos independientes.

Lanzó un negocio de asesoría

Nombre: Renato Amarena Edad: 54

Industria: Capacitación

Renato Amarena ha estado desempleado durante cinco largos años, después de perder su empleo como capacitador de profesionales de bienes raíces. Los empleadores parecían enfocarse en lo que él no tenía, dijo. Amarena trató de ganarse la vida con empleos de tiempo parcial con cursos sobre comunicación oral en pequeñas universidades locales. Dejó de buscar trabajo de tiempo completo después de un par de años de perder su trabajo y lanzó su propio negocio de capacitación y asesoría Success Factor, que ofrece talleres y clases personalizadas para hablar en público para ayudar a dueños de negocios a ganar más clientes. Ha tenido que utilizar sus ahorros para echarlo a andar. Aún no es un trabajo a tiempo completo, pero tiene un nuevo comienzo y se siente con esperanzas en lugar de desanimado.

Intentar algo nuevo

Nombre: Karen Willmus Edad: 52

Industria: Enseñanza

Al igual que muchos agentes de bienes raíces, Karen Willmus se quedó sin trabajo durante la recesión. Entonces, regresó a una carrera que tenía años atrás: la enseñanza. A Willmus le gustaba su trabajo como profesora de noveno grado. Pero después de cuatro años, quería ahorrar más para su jubilación. En mayo se asoció con su hija para iniciar un nuevo negocio: publicar versiones simplificadas de grandes obras de literatura para los hablantes no nativos del inglés. Intenta vender alguna propiedad para conseguir algo de dinero para lanzar la empresa. Y está emocionada. “Si empiezo mi propio negocio y me mato trabajando, puedo ganar más”. 

Saborear la vida, pero buscar ingresos

Nombre: K.K. Kua Edad: 40

Industria: Publicidad

K.K. Kua perdió su trabajo en una empresa de publicidad en diciembre de 2012 y aprovechó su paquete de liquidación de dos meses y medio y el tiempo libre para ayudar a un amigo que luchaba contra el cáncer en Malasia. Cuando murió en septiembre pasado, Kua decidió que tenía que experimentar algunas aventuras en la vida. Eligió un trabajo de publicidad como freelance a tiempo parcial para tener la flexibilidad para hacer cosas como conseguir una licencia de motocicleta y viajar por el mundo, lo cual incluyó asistir a los principales torneos major de tenis como el U.S. Open y Wimbledon en lo que él llamó su “Tour de Amor al Tenis a los 40”. “No estoy listo para retirarme por completo, y mi lista de deseos está casi vacía, así que tengo que pensar en mi siguiente paso (...) probablemente algo en los medios de comunicación o en la publicidad con ingresos más predecibles”.

Feliz de dejar un trabajo alternativo

Nombre: Jean Walker Edad: 65

Industria: Aeroespacial

Jean Walker perdió su trabajo hace tres años como analista financiero de United Technologies en Florida y se apresuró a encontrar algo. Dijo que buscar trabajo a los 62 era increíblemente desmoralizador. “Te estás entrevistando con gente de 30 años y puedes ver que están pensando: 'Usted podría ser mi madre y yo no quiero que mi madre trabaje para mí'”. Ella se postuló a 25 puestos de trabajo y tomó la primera oferta por parte de un jardín botánico sin fines de lucro por un sueldo de 27,000 dólares al año, sólo un tercio de su salario anterior. Se retiró cuando cumplió 65 años y pudo entrar a Medicare, después de que su empleador se rehusara a darle un aumento de sueldo.

Jubilación anticipada frente a la playa

Nombre: Jeff Wadley Edad: 51

Industria: Tecnologías de la Información

Jeff Wadley se vio obligado a retirarse de IBM en 2012, después de 26 años en el trabajo. Después de años de estrés laboral y un divorcio, decidió que “la única manera en que vería los 60” era abandonando la fuerza laboral y viviendo de sus 250,000 dólares en ahorros de jubilación. Su único pesar es que su casa de Nueva Jersey fue una de las damnificadas por el huracán Sandy en octubre de 2012. Los bancos titubean para darle un préstamo para reconstruir, por lo que podría tener que echar mano de sus ahorros para el retiro. Por ahora, renta un departamento cerca de la costa de Nueva Jersey y no se arrepiente de retirarse. No vive a lo grande, y está agradecido por lo que tiene. “No estoy sufriendo”.

Adiós, fuerza de trabajo; gracias, Obamacare

Nombre: Michael Wall Edad: 59

Industria: Aerolíneas

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

Michael Wall pasó 40 años manejando pasajeros y carga en los aviones de Delta Air Lines a horas intempestivas de la mañana. Se retiró de la fuerza laboral a los 57 años, cuando Delta le ofreció un paquete de 100,000 dólares para ayudar con los gastos médicos. Se inscribió en Obamacare y no se ha arrepentido de abandonar la población activa. “Ésta era mi oportunidad para liberar mi vida sin preocuparme de lo que yo haría respecto al cuidado de la salud”.

 

Ahora ve
Policía investiga explosión cerca de terminal de autobuses de Manhattan
No te pierdas
×