El negocio del ‘fitness’... sin gimnasio

Un entrenador logra ingresos por hasta 500 dólares semanales por persona en Nueva York; las clases de acondicionamiento físico al aire libre cobran popularidad en Wall Street.
inicia ciclo escolar 2016-2017  Este ciclo escolar tendrá nueve puentes para alumnos de educación básica y media.  (Foto: iStock by Getty)
Emily Jane Fox
NUEVA YORK -

Nunca se es demasiado rico ni demasiado delgado, ¿cierto? Es por eso que Jimmy Minardi no se cansa de gritar órdenes a financieros y a sus cónyuges en la playa Main Beach de East Hampton desde 1998.

Su entrenamiento o rutina de ejercicio, una pista de obstáculos conjugada con una sesión infernal de intervalos que te hacen sudar, dura poco más de una hora y cuesta 110 dólares, lo que significa que los leales como Isabelle Fisher desembolsan más de 500 dólares por semana para hacer flexiones y ejercicios en una playa pública.

“Es el mismo precio que tener un entrenador personal y es sólo durante el verano, por eso justifico el costo”, dice Fisher. ¿Pero existe realmente una justificación para una clase grupal que cuesta tanto?

La popularidad de las costosas clases boutique de acondicionamiento físico sugiere que ella no es la única que elabora este tipo de justificaciones.

“Hay miles de personas asistiendo a este tipo de clases, y sé que muchos están gastando más en su entrenamiento que en su renta”, aseguró Gillian Casten, fundadora de Rate Your Burn, un sitio web que reseña a instructores grupales de fitness.

Y el ejercicio cuesta. Tomemos, por ejemplo, que 10,000 personas por día pagan 34 dólares por 45 minutos en una bicicleta de spinning en la meca del fitness SoulCycle. Sin incluir la suma adicional de 3 dólares para renta de calzado, 2 dólares por la botella de agua y la ropa de marca propia (48 dólares por una camiseta y105 dólares por unos pantalones deportivos).

Casten asegura que hay sinnúmero de personas que pagan más de 4,000 dólares cada mes en clases sueltas y membresías en gimnasios tradicionales que aún conservan “sólo por las duchas”. Aunque lo más común es ver gente que gasta alrededor de 500 dólares por mes.

¿Qué obtienes por ese dinero?

“Muchas de las clases de ejercicio en grupo son como producciones de Broadway. He visto máquinas de burbujas, percusión en vivo, esferas de discoteca”, contó Casten. “Una vez trajeron a una banda callejera que vieron en el metro”.

Mucho tiene que ver también con la comunidad que se forma. El ejercicio se da en modas pasajeras que luego desaparecen, pero Minardi mantiene los mismos clientes desde hace 15 años.

Dado que 90% de sus clientes trabajan en Wall Street, Minardi ha visto varios acuerdos concertarse en la playa. “Comparten lo que está pasando en el trabajo y terminan trabajando en proyectos juntos”, dijo.

Isabelle Fisher, alumna de Minardi, compró una casa en East Hampton a través de un agente inmobiliario con el que había ejercitado durante años en dicho grupo.

Incluso después de seis años de ejercitarse con Minardi, A.C. Morgan IV no recuerda los nombres reales de la mayoría de la gente con la que comparte entrenamiento cuando los ve en el cine o en la ciudad, porque todo el mundo se conoce por el apodo que les da Minardi (el suyo es "Ace").

Para A.C., que trabaja para UBS y ha sido dos veces Ironman, el entrenamiento es una cuestión de resultados. Se despierta a las 4 de la mañana cada día de la semana para entrenar, pero señala que es imposible replicar el entrenamiento de Minardi o exigirse a sí mismo tanto.

“Él logra que te muevas de una manera que es diferente a cualquier otra forma de ejercicio, y en el más hermoso gimnasio del mundo”, dijo refiriéndose a la playa.

Esa motivación es lo que atrae a Fisher (apodada "Izzy"), quien dijo que la gente regularmente conduce una hora para ir a entrenarse con Minardi. “Él tiene todas estas pequeñas frases que resuenan en mí”, dijo. “Me descubro repitiéndole a mi hija su frase: no importa lo que sucede, sino cómo le haces frente”.

Ahora ve
“Los países nos dan a las peores personas”, dice Donald Trump sobre migrantes
No te pierdas
×