5 pasatiempos que ayudan a Wall Street a desestresarse

Para los banqueros, la presión de la sede bursátil sería insoportable sin ciertas distracciones; algunos ejecutivos hacen ejercicio, pero otros tienen ‘hobbies’ como el canto o la astronomía.
yoga 1  (Foto: ThinkStock)
Jesse Solomon

Gestor de riesgo astronómico

Para Damian Handzy, la ciencia es la reina. “Creo fuertemente en la noción de que el pensamiento científico es en gran parte lo que ha llevado a la humanidad a lo que es hoy desde la Edad Media”, dijo Handzy, presidente y presidente ejecutivo de Investor Analytics, una firma de gestión de riesgos.

El físico nuclear convertido en gurú de mitigación de riesgo de Wall Street pasa sus horas libres enseñando astrofísica a estudiantes y exploradores, una actividad que encuentra a la vez gratificante y liberadora de estrés.

“Me apasiona, y logro enseñar algo a los niños. Eso se siente muy bien”. Afirma que sus conferencias son cualquier cosa menos aburridas, y que a menudo realiza sesiones tipo Reddit de 'Ask Me Anything' (Pregúntame cualquier cosa') donde los estudiantes pueden preguntar acerca de cualquier tema de astronomía.

“Los niños realmente se interesan. Quieren entender estas cosas. Hacen algunas preguntas muy profundas”, dijo.

Soprano financiero

Vocalista no es una profesión que muchos profesionales de las finanzas tengan en sus currículums, pero Anna Rathbun tiene precisamente esa. La asesora de inversiones para el retiro en CBIZ tomó un descanso de nueve años de la industria de los servicios financieros para estudiar y trabajar como cantante profesional.

Ahora, ella canta con mucha menos frecuencia y casi siempre en eventos de caridad. “Como una persona de finanzas, eso me pone los pies en la tierra”, dijo Rathbun nacida en Corea del Sur. “Puedo redescubrir quién soy. No importa lo que haya pasado durante el día o lo que hizo el mercado”.

En cuanto a los paralelismos entre ser una soprano y una geek de los números, sorprendentemente hay muchos, insiste Rathbun: “La música realmente puede ser increíblemente cuantitativa y analítica”, dijo, y agregó que el canto y las finanzas van de la mano en lo que respecta al producto final exitoso.

“Hay una mentalidad de que el show debe continuar... no importa lo que suceda tras bambalinas”.

Banquero ciclista

Cuando se trata de salir a la carretera en bicicleta, Mitch Jacaruso no sólo lo hace por diversión. A pesar de sus largos horarios en un importante banco de inversión, el vendedor de bonos y ciclista competitivo monta entre cuatro y siete días a la semana, y a menudo se despierta a las 4:30 am para participar en carreras y paseos largos. “Es muy catártico. Le permite a tu mente a relajarse y realmente liberar el estrés”, dijo.

Pero el ciclismo es más que sólo un buen ejercicio para Jacaruso. También hay un fuerte elemento social, y su club ciclista incluye a médicos, artistas y a otras personas que trabajan en campos externos a las finanzas.

“Al vivir en una gran ciudad como Nueva York, tiendes a perder parte de la perspectiva comunitaria de las cosas. Con el ciclismo, esto tiende a convertirse en una pequeña ciudad”, explicó.

Eso no quiere decir que Wall Street no tenga influencia en el mundo de la bicicleta. La mayoría de sus clientes están metidos en el ciclismo, y Jacaruso pasea con ellos con frecuencia.

“Desde que la recesión sucedió, el golf ha sido menos popular. Creo que los deportes de ejercicio se han vuelto más populares”, dijo.

Yogui corporativa

En los oscuros días de 2008, cuando su alguna vez reconocido empleador Bear Stearns estaba colapsando, Liz Maloy tenía dos opciones: ahogar sus penas en el bar local o ponerse en forma.

“Necesitaba una salida”, dijo Maloy, quien ha trabajado en mercadotecnia en Wall Street desde hace más de 10 años. “No quería hacer lo que todo el mundo estaba haciendo, que era ir a la barra y llorar sobre su cerveza”.

Inicialmente comenzó a correr, pero poco después añadió el yoga a su rutina. Ha sido una herramienta fenomenal profesionalmente hablando. “Mi estándar es probablemente muy hiperactivo y el yoga me calma en el trabajo”, dijo.

No está sola. En un retiro de yoga al que asistió en Colombia el año pasado, Maloy dijo que prácticamente todos los participantes trabajaban en Wall Street.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

Pero no son un grupo de hippies, afirma Maloy, y añadió que la cultura del yoga en Nueva York no es barata cuando se consideran las diversas clases y la ropa.

“Es una gran parte de mi presupuesto, y gustosamente (la pago)”, dijo.

Ahora ve
Los hechos económicos que marcaron a México durante el 2017
No te pierdas
×