Incentivos y castigos, medida contra obesidad en la oficina

Cada vez más empresas implementan programas de recompensas para que sus empleados bajen de peso; sin embargo, varios críticos ponen en duda la eficacia de este tipo de medidas.
obesidad  (Foto: Getty)
Tami Luhby
NUEVA YORK (CNNMoney) -

Tu mamá no es la única que quiere que comas bien y hagas ejercicio. Los empleadores están cada vez más interesados en que sus trabajadores pierdan peso y se pongan en forma.

Las empresas no se limitan a repartir podómetros y suscripciones a Weight Watchers, ahora miden la circunferencia de la cintura, registran los niveles de grasa corporal y penalizan a los que van por la vida con muchos kilos de más.

Los programas de bienestar han existido por años, pero están evolucionando. Las empresas ahora efectúan más exámenes biométricos, donde se miden parámetros como la circunferencia de cintura, el colesterol, la glucosa y la presión arterial, recurriendo a terceros independientes para proteger los datos confidenciales de los empleados.

La última tendencia es la de ofrecer recompensas -y sanciones- para los trabajadores en riesgo con el fin de que tomen medidas para mejorar su estado físico.

“La métrica más difícil de cambiar es el peso”, señaló LuAnn Heinen, vicepresidenta de National Business Group on Health, que encontró que entre las prioridades de los grandes empleadores en materia de salud para 2015 está el incrementar la actividad física de los empleados y controlar su peso.”Ellos están cambiando a incentivos más enfocados en la obtención de resultados y basados en objetivos”.

Los empleadores quieren trabajadores más esbeltos

El peso es la principal preocupación para muchos empleadores, pues muchos estadounidenses padecen sobrepeso. Casi siete de cada 10 adultos tienen sobrepeso, y más de un tercio son obesos, según estadísticas federales de salud. En México, 66% de los hombres mayores de 20 años sufren obesidad y sobrepeso, porcentaje que llega a 72% en el caso de las mujeres, según la Secretaría de Salud.

La obesidad es también un factor de riesgo para numerosas enfermedades costosas, como la diabetes y las enfermedades del corazón. Y a diferencia de colesterol alto y la presión arterial, es fácil de apreciar.

“Los empleadores saben... es algo que salta a la vista. No tienes que someter a tus trabajadores a exámenes, sólo tienes que mirarlos”, dijo Soeren Mattke, científico de la organización Rand, que el año pasado realizó un estudio sobre los programas de bienestar para empleados.

El número de empresas que utilizan medidas biométricas es relativamente pequeño, pero cada vez son más las que las adoptan, indicó Heinen. Esto es particularmente cierto entre las compañías más grandes.

Los premios de JetBlue

JetBlue Airways ha renovado su programa de bienestar en los últimos años, añadió el coaching individual y a partir de 2013 cuenta con enfermeras certificadas, este año implementó un programa piloto de medición biométrica.

Los empleados pueden ganar hasta 400 dólares de recompensa en una cuenta de ahorros para la salud si participan en ciertas actividades, como comprar o tener un aparato de ejercicio en casa, desempeñar un trabajo físicamente exigente y asistir en una clase de cocina saludable.

Inscribirse en este programa de salud le reporta al empleado 50 dólares, pero gana otros 200 más si lo termina. Los trabajadores en el programa piloto pueden ganar hasta 500 dólares si cada semana miden su peso, presión arterial y cintura y si su salud mejora con base en su lectura biométrica final.

Los programas son muy populares entre los empleados de la línea aérea. El 74% participa en el programa de recompensas y el 46% en la iniciativa de asesoría o coaching, explicó Kristen Brown, responsable de beneficios en la aerolínea. El 76% de las personas en el programa biométrico completó la prueba de seis meses, que también incluye asesoría. Los participantes en este grupo de prueba pudieron reducir sus factores de riesgo, celebró Brown.

Mientras que JetBlue usa el enfoque del premio, otros están empleando más el del castigo.

Las penalizaciones a los empleados que no participan

La proveedora de materiales de construcción Lafarge U.S. ofrece un programa voluntario de control de salud y asesoramiento. Los que participaron este año fueron recompensados, pero los que no lo hicieron tuvieron menos opciones a la hora de elegir planes de seguros médicos patrocinados por la compañía.

Los empleados de la empresa pueden obtener asesoramiento individual gratuito con especialistas de la Clínica Cleveland. Varias veces por semana ellos envían un email a su coach informándole lo que han comido y las distancias que han caminado, entre otras cosas.

Todo aquel que se someta a un examen de salud recibe una tarjeta de regalo de 75 dólares. Pero quienes tienen al menos tres factores de riesgo y no participan en la asesoría no pueden inscribirse en el plan de seguros “categoría oro” de la compañía, que no tiene deducible. Los trabajadores que no se evalúan en absoluto sólo pueden elegir un plan “bronce” que viene con un deducible de 2,750 dólares.

“Nuestra expectativa es que Lafarge y sus empleados y dependientes sean ambos responsables de la salud”, dijo Philia Swam, directora de salud, bienestar y beneficios de la compañía.

¿Funciona?

La eficacia de los programas de bienestar (tanto en términos de perder peso como en el ahorro monetario para las empresas) sigue siendo objeto de debate. Sólo el 10% de los empleados participaron en los programas de control de peso y 21% en los de acondicionamiento físico, reveló el estudio de Rand. Y solamente el 2% de los empleadores informó estimaciones reales de ahorro.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

En Lafarge, cerca del 97% de los trabajadores se sometió a exámenes médicos, pero sólo el 19% participó en el programa de orientación en salud, dijo Swam. Con todo, la compañía está viendo resultados. El número de hospitalizaciones de empleados ha disminuido, mientras que el número de consultas y exámenes preventivos, como mamografías y exámenes de detección de cáncer colorrectal, subió.

JetBlue, por su parte, pretende centrarse en los trabajadores que tienen factores de riesgo, pero aún no están enfermos, apuntó Brown.

Ahora ve
Los avances parecen aproximarnos a la revolución del reconocimiento facial
No te pierdas
×