¿No puedes con las matemáticas? Intenta bailarlas

Un programa de asesoría del MIT utiliza la danza para reforzar conceptos matemáticos en las chicas; mediante el ‘aprendizaje kinestésico’, SHINE ha mejorado en 300% las calificaciones de las alumnas.
numeros, grafica, economia,  (Foto: Thinkstock)
Katie Walmsley
NUEVA YORK -

Fueron muchas las razones por las que renuncié a las matemáticas a los 16 años. Eran difíciles -número uno-, un gran punto en contra de las matemáticas. Eran un poco aburridas, y sin duda no se me daban naturalmente. O eso pensé.
El estímulo parental: “Puede ser difícil ahora, pero me lo agradecerás cuando dirijas un banco / construyas una ciudad / cures el cáncer / vayas al espacio”, cayó en oídos sordos. Cuando tienes 16 años, te imaginas que serás un gran éxito con o sin geometría. O, sin esforzarte tanto en general. Y que serás rico y famoso, y te casarás con una estrella de cine.
Oh, tener 16 otra vez...
Un estudio de 2011 del Departamento de Comercio de Estados Unidos encontró que sólo el 24% de los que persiguen una carrera en Ciencia, Tecnología, Ingeniería o Matemáticas (con frecuencia conocidas como 'STEM', por sus siglas en inglés) eran mujeres. Una gran oportunidad perdida para nosotras, las damas, sobre todo al considerar que de acuerdo con el mismo informe, las mujeres en carreras de STEM ganaban en promedio 33% más que en otros campos.
Una relación problemática entre las niñas y las matemáticas, que constituye la piedra angular de las STEM, fue evidente para la graduada del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) Kirin Sinha desde una edad temprana.
“En la escuela secundaria, yo estaba en una clase de cálculo, donde era una de las únicas chicas”, recuerda. “Incluso en el MIT donde todo el mundo en algún nivel está involucrado en las STEM, me di cuenta de que era la única chica en muchas de mis clases de matemáticas. Eso es algo que siempre me ha molestado”.
Numerosos estudios se han realizado para tratar de identificar por qué las niñas tienen dificultades con las matemáticas, a partir de la escuela secundaria. Hay varias teorías, incluyendo la disminución de la confianza en esa edad, los estereotipos de género que sugieren que las matemáticas son “para niños”, y una diferencia en cómo los niños y las niñas reaccionan a los métodos de enseñanza.
Sinha formó sus propias opiniones.
“Cuando yo estaba asesorando a chicos y chicas, la gran diferencia es que veía que los chicos decían: 'No entiendo la geometría, no entiendo las fracciones' y las niñas decían 'No puedo entender esto'”.
Además del problema de la autopercepción, Sinha sospecha que también es debido a la baja autoconfianza entre las chicas que desean desesperadamente “encajar”.
Al luchar por entender por qué se sentía cómoda en las matemáticas mientras que otras chicas no, Sinha identificó un factor destacado: su amor por la danza, una actividad en la que ha participado desde una edad temprana.
“Muchas veces en las aulas de matemáticas no quieres ser la chica que destaca. (Pero) lo que aprendí de la danza fue la mentalidad opuesta exacta”, explica. “Quieres ser la chica bajo el reflector, deseas trabajar tan duro como sea posible y practicar tanto como puedas para ser notada”.
Sinha se dio cuenta de que la danza no sólo impulsaba su confianza, sino que el movimiento en general había sido parte integral de su capacidad de aprender.
Ese momento 'Eureka' se convirtió en el nacimiento de SHINE, un programa de tutoría que Sinha comenzó mientras que estaba en el MIT. Incorpora la danza, el movimiento y las matemáticas en un nuevo enfoque destinado a aumentar la confianza y el desempeño de las niñas.
La base de SHINE es el concepto de “aprendizaje kinestésico”, que esencialmente significa mover el cuerpo con el fin de retener mejor la información.
Las chicas de secundaria interesadas acuden al programa después de clases, y trabajan con mentores en actividades que ponen los conceptos matemáticos en acción. Por ejemplo, pueden darse la mano para crear la forma de una cuadrícula, luego moverse para reflejar la forma a través de un eje dibujado en el piso. Jugar usando esquinas e instrucciones ayuda a mostrar cómo funciona la probabilidad, y los movimientos de baile coreografiados ilustran los principios detrás de la trigonometría.
Más tarde, resuelven los problemas de matemáticas en el pizarrón con base en lo que han aprendido, y terminan frecuentemente con una sesión de baile break-out sólo por diversión. Cuando estuve allí, aprendieron una rutina de Shake It Off de Taylor Swift, y luego tuitearon un video con el resultado a la cantante.
Sinha dice que los resultados hablan por sí mismos.
“Vimos una mejora de casi 300% en sus calificaciones de matemáticas, vimos más de 100% de mejora en la confianza”, dice ella. De hecho, el programa es tan exitoso que se ha expandido más allá del área de Boston a Washington DC, con planes para sucursales en Florida y otras ciudades importantes.
Para Sinha, un objetivo clave es hacer que el programa esté disponible para los estudiantes de todos los orígenes; dando a las niñas de familias de bajos ingresos otra base en el camino hacia una carrera de STEM que potencialmente les pagará altos salarios.
Encontrar maneras de mantener a las chicas interesadas en matemáticas es algo en lo que la Casa Blanca está interesada también. Preocupado por rezagarse ante otros países como Rusia y China en tecnología e innovación, el gobierno de Obama ha invertido miles de millones de dólares para aumentar el número de estudiantes en STEM, con particular énfasis en las niñas, con su campaña 'Educar para Innovar'.
Sinha dice que no ha hablado con el presidente todavía, pero espera que él le haga una llamada.
Mientras tanto, para Sinha, los resultados positivos van más allá de las estadísticas.
“Si realmente hablas con estas chicas, verás lo mucho que han cambiado”, dice. “Veías a una chica que no decía nada al principio, que era muy tímida, muy reservada. Al final, (está) levantando su manos no sólo para hacer una pregunta, sino para hacer frente al grupo y asumir el liderazgo. Esos son los tipos de cambios que realmente van a cambiar la trayectoria de vida de alguien”.

Ahora ve
Los avances parecen aproximarnos a la revolución del reconocimiento facial
No te pierdas
×