Aprende a superar los errores en el trabajo

La mayor parte de las personas reaccionan emocionalmente frente a sus equivocaciones laborales; ante un error, los expertos recomiendan aceptarlo y buscar sus causas.
jefa regañona  (Foto: Photos to Go)
Ivonne Vargas
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Equivocarse es de humanos, pero el problema no es fallar sino la forma de reaccionar. Y según expertos la mayoría de las veces las personas se hunden, en lugar de ver un fallo como un antecedente para actuar en forma diferente.

“Si sucede algo malo, las personas reaccionan en vez de responder”, afirmó Estanislao Bachrach, especialista en biología y neurociencia. Reaccionar es un acto automático ligado al miedo, mientras que responder tiene que ver con la creatividad para enfrentar el hecho.

Detrás de la vergüenza por fallar al jefe, a la empresa o a los colegas hay muchos años de entrenamiento emocional mal entendido, lo que impacta en el área laboral, indicó Vanesa Echandi, coordinadora general del Centro de Especialización en Estudios de la Infancia (CEEPI)  .

El miedo a cometer un error surge desde la infancia de un modelo de educación en el que los padres generan expectativas muy altas hacia sus hijos. Eso produce en ellos la sensación de siempre querer estar “a la altura” de algo: familiares, parejas, jefes o retos laborales, menciona la coordinadora.

En particular la dificultad para lidiar con las fallas en el trabajo viene desde los seis años, edad en la cual la persona empieza a luchar con otros niños de su edad por ganar la atención de un maestro, precisó Isabel Gutiérrez Peláez, coordinadora de la Escuela de Psicología de la Universidad Panamericana.

ABC ante el error

Si tu emoción influye ante la reacción que tendrás en una equivocación, más vale reorientar esos sentimientos para sacar provecho a las equivocaciones. Los especialistas sugieren:

1. Empieza por aceptar. Poner excusas o callar ante una equivocación es no saber manejar el ego personal. Esta acción es el punto de partida para entender que un error no te hace menos capaz y que, por el contrario, es momento de buscar por qué se produce esa falla. “Hay que identificar la gota que derramó el vaso. Qué estoy haciendo para fallar continuamente”, indicó Vanesa Echandi.

2. Evalúate. Si ésta no es la primera vez que te equivocas, para qué esperar situaciones mayores. Pregúntate si tienes las habilidades para cumplir con lo solicitado, si te gusta lo que haces, por qué te afecta en extremo quedar mal y cómo manejas el rechazo. A veces, las oportunidades que parecen más brillantes se presentan en un entorno donde la persona no siente afinidad y eso incrementa la posibilidad del error, dijo Echandi.

3. Acércate a otros. Si no hallas explicación para algún fracaso, es buen momento para pedir la ayuda de un terapeuta, por ejemplo. También puede contarse el asunto con un colega para evaluar por qué sucedieron las cosas. La clave es detectar el origen de las equivocaciones, su frecuencia, y no victimizarse, porque a partir de eso buscas soluciones y el miedo o vergüenza disminuye, añade Echandi.

4. ¿Y la empresa? Los jefes juegan un rol importante en cómo se enfrentan las equivocaciones en la empresa. Hay superiores que cubren el error o quieren sacar ventaja por mantener su imagen y eso no ayuda al ambiente en la empresa.

Una persona tarda entre seis y nueve meses en desempeñar bien una actividad, pero para ello es necesario invertir desde el inicio en una inducción al puesto, precisó Isabel Gutiérrez. Pero en México suelen omitirse esas capacitaciones y no personalizar los entrenamientos, por eso al equivocarse la reacción es culpar sin analizar cuánto corresponde a una mala inducción.

5. Reuniones semanales. Hay que capacitar, pero también evaluar las herramientas con las que se miden los resultados de los empleados, asegura Gutiérrez. Esto debe hacerse cada año y semanalmente habría que realizar una junta, “que no juntitis”, para platicar con el empleado dudas respecto a las tareas que debe entregar y cómo avanza.

Ahora ve
A cien años del nacimiento del ‘ídolo de Guamuchil’, Pedro Infante
No te pierdas
×