Superdólar y supereuro, enemigos de los estudiantes

Conacyt no contempla recortes a las becas de posgrados en 2016, pues abrirá 2,000 al extranjero; aún así, la volatilidad de las divisas afecta a los mexicanos que van a estudiar fuera de México.
estudiante maestria extranjero  (Foto: Reuters)
Carmen Murillo
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Laura Soto no podía creer que había ganado una beca para estudiar la maestría de Negocios y Diseño en la Escuela de Diseño y Artes de la Universidad de Gotemburgo, en Suecia. “Elegí Suecia por las facilidades para encontrar una beca”, explica Soto, que solía trabajar como editora de Arte en la revista Elle México.

Para evitar pedir una beca en México, Soto encontró el sitio web studyinsweden.se. “Lamentablemente esa beca no abrió convocatoria para el otoño de 2015, y decidí aventurarme a aplicar (...) ¡Y lo logré! Aún sigo sin creerlo”.

La diseñadora, de 30 años, consiguió una beca doble, una del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y otra del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca). La primera la recibe en euros y la segunda en pesos.

Con la volatilidad de las divisas extranjeras, a Soto le preocupa el dinero que tendrá disponible para su manutención y gastos. “La beca del Fonca es de 100,000 pesos anuales, y ahí sí creo que el cambio de moneda afecta mucho”.

En México, el Conacyt tiene 6,000 becarios en el extranjero, mientras que el Fonca tiene 50 beneficiarios.

Según datos del Conacyt, los mexicanos beneficiarios de sus programas de becas están en Estados Unidos, Inglaterra y España, principalmente.

A ambas dependencias les afecta la volatilidad de las divisas extranjeras. Sin embargo, planean mantener el mismo número de beneficiarios e incluso aumentarlo.

“A pesar del desliz del peso mexicano en el tipo de cambio frente al dólar y el euro, no se redujeron ni se reducirán las becas al extranjero otorgadas en el año 2015”, explicó la Coordinación de Proyectos Comunicación e Información Estratégica del Conacyt, en un correo electrónico.

De hecho, en la propuesta de Presupuesto de Egresos de la Federación 2016, entregado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) a la Cámara de Diputados el 8 de septiembre, se propone que el número de becas otorgado por Conacyt en 2015 —que son cerca de 56,000 distribuidos en 50,000 becas en México y 6,000 en el extranjero—, aumente en 22,000 becas más para 2016, de las nuevas becas propuestas 20,000 serían en México y 2,000 nuevas en el extranjero.

Sin embargo, en el mismo documento, el Conacyt explica que para blindarse contra la volatilidad, ahorra en áreas administrativas que identificó en ejercicios como el diseño de una propuesta de Presupuesto Base Cero.

Marco Núñez, candidato a la maestría en Relaciones Públicas y Comunicación Corporativa en la Universidad de Nueva York no corrió con la misma suerte, que Soto. “Yo no soy candidato a ninguna beca de gobierno porque soy mayor de 40 años”, explicó.

Núñez decidió buscar una maestría en abril, cuando el dólar estaba en 15 pesos. “En lo que empecé a ver opciones, el precio del dólar fue creciendo”.

El publirrelacionista decidió pedir un préstamo a particulares por 150,000 dólares, su maestría costará 126,000 dólares. Cuando realizó el acuerdo, sus acreedores le advirtieron: “Nosotros te prestaremos dólares, entonces nos devuelves dólares”.

Si Núñez hubiese tenido el dinero para pagar en efectivo su deuda, hace apenas cinco meses, el monto habría ascendido a casi 2.3 millones de pesos, según se calculó en la página del Banco de México. Sin embargo, al tipo de cambio antes del 15 de septiembre, Núñez ya debe poco más de 2.5 millones de pesos, casi 12% más.

A Núñez no le preocupa pagar la maestría, sino sus gastos de alimentación, vivienda y transporte. “Yo tenía destinado gastar unos 40 dólares al día, con la volatilidad calculo que tendré sólo 30”, dijo. “Debo vivir en Manhattan, porque de lo contrario los costos de transporte y alimentación aumentarían bastante”.

Núñez aseguró que si la situación empeora, estaría dispuesto a tomar cualquier tipo de empleo de medio tiempo.

“He sido lo más ordenada que he podido. Por el momento mantengo mis dos cuentas mexicanas activas, una con mis ahorros, y la otra donde me depositarán la beca del Fonca”, dice Soto.

Julio César Sánchez Onofre, de 27 años, tampoco se postuló a una beca para estudiar la maestría en Periodismo Político Internacional en la Universidad Pompeu Fabra, de Barcelona.

Los costos de la maestría de Sánchez aumentaron igual que los de Soto y Núñez. “Al realizar el pago de la reserva, el tipo de cambio era 17.75 pesos por euro. Al liquidar la totalidad del programa, ascendió a 19.65 pesos, lo que significa que mi matriculación incrementó su costo en pesos un 10.7% en sólo unos meses”.

Sánchez también ha hecho ajustes para sus gastos de manutención. Hace unos meses contemplaba destinar entre 350 y 380 euros para la renta. “Pero dada la volatilidad y la incertidumbre, he decidido reducirlo a un rango de 300 a 320 euros al mes y evitar sorpresas financieras”.

A diferencia de Núñez, Sánchez no pidió un crédito en la moneda del país al que iría a estudiar. “Tuve que buscar financiamiento a través de créditos en pesos, eso sí, con tasas de interés fijas, y préstamos familiares”, explica. “Supongo que (el dinero) rendirá menos al gastar en euros”.

Sánchez aún no decide si moverá su dinero a una cuenta en el extranjero, pues está considerando otras opciones como utilizar Paypal o incluso Bitcoins para evitar comisiones o tipos de cambio demasiado elevados.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

Sobre buscar un trabajo, dice que le gustaría algo relacionado con el periodismo. “Aunque uno nunca sabe y voy con la mente abierta”.

 

Ahora ve
El primer robot de videojuegos del mundo tiene forma de araña
No te pierdas
×