Los retos que enfrentará el nuevo CEO de VW

La compañía se ha visto obligada a reservar 6,500 millones de euros para cubrir el escándalo; los conductores están furiosos, la empresa tiene al menos 34 demandas en su contra.
Volkswagen VW  (Foto: AP)
Mark Thompson y Chris Liakos
NUEVA YORK (CNNMoney) -

Este viernes, Matthias Müller, ex CEO de Porsche, fue nombrado como nuevo presidente ejecutivo de Volkswagen después del escándalo que protagonizó la armadora por la manipulación de emisiones de gases contaminantes en medio millón de vehículos diesel VW y Audi en Estados Unidos y 11 millones de vehículos en todo el mundo.

Volkswagen programó su software para que sus autos parecieran contaminar menos al momento de ser sometidos a las pruebas. Pero una vez en circulación, llegaban a emitir hasta 40 veces el nivel permitido de óxido de nitrógeno.

Martin Winterkorn, ex CEO de VW quien afirmó no saber nada del engaño, se disculpó dos veces y dijo que estaba impactado por la magnitud del fraude. La compañía se ha visto obligada a reservar 6,500 millones de euros (7,300 millones de dólares) para cubrir el costo del escándalo, pero la factura final podría ser muy superior.

Para Volkswagen, el nombramiento de un nuevo director general representará solo el primer paso en su intento de recuperarse.

Müller tiene un enorme desafío

La crisis ha fracturado la confianza de consumidores e inversores en uno de los iconos de la ingeniería alemana, que emplea a unas 600,000 personas a nivel mundial y representa aproximadamente uno de cada 10 vehículos vendidos en el mundo.

Una cuarta parte del valor de mercado de la empresa se evaporó la semana pasada, dejando grandes pérdidas a los accionistas de envergadura, como la familia Porsche, Qatar y el estado alemán de Baja Sajonia.

Las autoridades reguladoras de Estados Unidos podrían imponer multas por razón de miles de millones de dólares, y los fiscales en ambos lados del Atlántico están considerando abrir investigaciones penales. Un portavoz dijo que el Departamento de Justicia de Estados Unidos ha tomado “muy en serio” las acusaciones.

Los conductores de los modelos VW y Audi también están furiosos. Al menos 34 demandas ya han sido presentadas en Estados Unidos por personas que reclaman que sus coches han perdido valor por el escándalo. Los concesionarios también podrían demandar a la compañía en busca de una compensación.

Volkswagen está bajo enorme presión para explicar qué ocurrió en Europa, donde la mitad de todos los coches nuevos vendidos son diesel, e identificar a los responsables. La firma se comprometió a trabajar con los fiscales para asegurarse de que los responsables afronten todas las consecuencias de haberle causado un "daño inconmensurable" a la compañía.

Los reguladores alemanes, por su parte, están llevando a cabo controles aleatorios de vehículos diesel fabricados por Volkswagen y otras automotrices, y Gran Bretaña volverá a realizar pruebas de laboratorio y las comparará con "las emisiones en conducción real" para tratar de dimensionar la magnitud del problema.

El nuevo presidente de Volkswagen dijo este lunes que ve a la compañía "ante la mayor prueba en la historia del fabricante automovilístico, en vista del escándalo de manipulación de cifras de gases nocivos.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

Müller, ante algunos directivos del consorcio Volkswagen, afirmó que se "trata de volver a recuperar la confianza perdida" y subrayó que "para ello se necesita una explicación consecuente y sin miramientos".

"Bajo mi liderazgo, Volkswagen hará todo lo posible para desarrollar y poner en práctica los más estrictos estándares en nuestra industria. Si logramos alcanzarlo, el Grupo Volkswagen, con su capacidad de innovación, sus fuertes marcas y sobre todo su equipo competente y motivado tiene la oportunidad de salir de esta crisis más fuerte que antes", indicó el líder de Volkswagen hasta 2020.

Ahora ve
Nueva York recibió con protestas a Donald Trump
No te pierdas
×