Mujeres evitan hablar de la familia en el trabajo

Estudio expone que aún existen prejuicios sobre el género en el mundo tecnológico; 40% de las mujeres encuestadas habla poco sobre su familia con el fin de que las tomen más en serio
chica  (Foto: Getty)
Sara Ashley O'Brien
NUEVA YORK (CNNMoney) -

¿Qué significa ser mujer y trabajar en el sector de la tecnología? Como periodista que cubre las start-ups del sector, he hablado con muchas mujeres sobre sus experiencias.

Una de ellas, que fundó su empresa, me contó que se debatía en determinar si era una acción inapropiada o accidental que un inversionista tocara su pecho. Otra fundadora sentía que la única manera de dejar fuera su vida personal era declararse lesbiana.

Una nueva encuesta aplicada a 200 mujeres en la industria tecnológica, un sondeo bautizado como 'Elephant in the Valley' ('Elefante en el Valle, en alusión a un problema del que nadie habla), ha llevado historias como estas al plano de la estadística.

El estudio revela que el acoso laboral está vivo y coleando: 60% de las 200 mujeres encuestadas dijo haberlo experimentado. El prejuicio inconsciente también era muy común para las mujeres encuestadas: 88% dijo haber sido ignorada en las reuniones debido a su género.

Pero un hallazgo del sondeo bastante sorpresivo tiene que ver con la vida familiar: 75% de las mujeres encuestadas dijo que durante la entrevista de trabajo se le preguntó sobre su familia, su estado civil y si tenía hijos, una zona gris en términos legales.

Por otra parte, 40% dijo que hablaba poco sobre su familia con el fin de que las tomaran más en serio, incluso hacían cosas como evitar colocar fotos familiares en sus escritorios.

"El estudio no me sorprendió en absoluto", dijo en cambio Susan Johnson, fundadora y CEO de Women.com.

Johnson, de 35 años, es madre de dos hijas. La primera la tuvo mientras trabajaba en Facebook en Los Ángeles. La segunda nació justo antes de que fuera aceptada en la aceleradora Y Combinator. Y Combinator requiere que los participantes se muden a Mountain View para asistir al programa de tres meses. Para la mayoría, eso no supone un problema.

"Yo sabía que no podía quedarme allí permanentemente", dijo Johnson a CNNMoney. Así que decidió volar hasta Mountain View cada lunes con sus dos niñas pequeñas y volver a casa cada fin de semana. Viajaba en la línea Southwest Airlines "con mi chal de lactancia y un montón de hombres de negocios como vecinos".

Johnson explica que fue una decisión costosa, estima que gastó 15,000 dólares en vuelos y alojamiento en Airbnb. Muchos de los otros empresarios en el programa “no tenían ni idea de que era una madre.”

Muchas mujeres, al igual que Johnson, han tomado la decisión de no hablar de la familia en el trabajo por miedo de ser juzgadas de manera diferente.

Durante su tiempo en Facebook, Johnson dijo que estaba "totalmente resuelta" a no faltar al trabajo debido a las náuseas matutinas o las citas del doctor por su embarazo: "Yo conocía la óptica y cómo me veía la gente."

La encuesta 'Elephant in the Valley' incluyó además anécdotas anónimas. A una de las mujeres le dijeron que tener un segundo hijo era un "movimiento que limitaría su carrera". A otra le preguntaron en una entrevista si trabajaría tan duro como los demás socios, teniendo en cuenta "que es madre con un niño pequeño".

Los líderes de Silicon Valley también juegan un papel en la eliminación del estigma asociado con la maternidad o la paternidad. Mark Zuckerberg tomó una licencia de paternidad de dos meses, lo que muchos interpretaron como una señal positiva para otros padres. En contrapartida, las dos semanas de baja por maternidad que se tomó Marissa Mayer pueden haber ocasionado que algunas mujeres sintieran que deben acortar las suyas (y, de hecho, el 52% de las mujeres encuestadas acortó su permiso de maternidad).

"Es una tendencia no manifiesta", señaló Johnson, quien agregó que ella no acostumbra "ofrecer" información sobre su estado civil o sus hijas.

¿Quieres más noticias como esta?
Obtén los mejores consejos laborales y de management.

El debate en torno a los prejuicios o sesgos de género alcanzó un punto álgido el año pasado cuando Ellen Pao demandó a la firma Kleiner Perkins Caufield & Byers por discriminación. Ese juicio fue el que originó la idea de elaborar la encuesta.

"Nos dimos cuenta de que aunque muchas mujeres experimentaban historias parecidas en su trabajo, la mayoría de los hombres simplemente no tenían conocimiento de los problemas que enfrentan las mujeres en el lugar de trabajo", escribieron las coautoras del estudio. "En un esfuerzo por corregir la enorme disparidad de información, decidimos recabar los datos y las historias".

Ahora ve
Familiares de tripulantes de submarino argentino están sumidos en dolor y rabia
No te pierdas
×