Acciones o fondos: ¿qué te conviene más?

Decidirse entre un portafolio de acciones individuales y un fondo mutuo es complicado; antes de invertir tu dinero toma en cuenta estos consejos.
Fondos_inversion  (Foto: Archivo)
Walter Updegrave
NUEVA YORK -

Para los inversionistas individuales siempre ha sido un problema decidirse entre acciones o fondos. La duda de invertir por tu cuenta o darle tu dinero a un fondo de inversión para que alguien lo administre por ti es más crítica hoy en día, sobre todo porque la economía incierta y el mercado volátil actual hacen que los factores de éxito y el costo del fracaso sean mucho mayores.

La respuesta varía de persona a persona, dependiendo del dinero que quieras invertir, qué tanto sabes de los mercados financieros y cuánto tiempo y esfuerzo quieres dedicarle a tus finanzas.

También queda claro que cada enfoque tienen sus ventajas y desventajas; los fondos de inversión son muy convenientes, hay un portafolio diversificado y tienes la seguridad de saber que cuentas con un seleccionador de acciones que trabaja de tiempo completo para tu beneficio.

Por otro lado, tienes menos control sobre tus inversiones, no sólo en cuáles escoger sino también en cuándo reconocer las ganancias. Esto puede ser un problema tratándose de impuestos. Si el administrador del fondo vende suficientes acciones para obtener tales ganancias que aumenten el capital durante cierto año, tendrás que pagar impuestos en las acciones de esas ganancias aunque no hayas vendido acciones del fondo (suponiendo que para ti, el fondo es deducible).

Si decides comprar acciones por tu cuenta, definitivamente tendrás más control de lo que vendes y de lo que es tuyo, pero también deberás estar dispuesto a dedicarle más tiempo y atención a tus inversiones.

Desde mi punto de vista, la decisión de optar por las acciones o por los fondos debe partir de una evaluación realista de qué tanto quieres decidir sobre tus alternativas de inversión y de tu habilidad para manejar esta responsabilidad. Debes hacerte las siguientes preguntas para tomar una buena decisión:

¿Puedes y quieres analizar los prospectos de las compañías? No se necesita una maestría en finanzas para reconocer las acciones prometedoras, pero sí deberías saber evaluar las finanzas de una compañía, es decir, saber qué crecimiento puede lograr, conocer el valor de sus activos, reconocer si es vulnerable por sus deudas o por la debilidad de sus productos, etc.

Aún así, esto no es suficiente. También debes saber evaluar si estás vendiendo a un precio atractivo. Si una compañía tiene ganancias sólidas y una contabilidad impecable pero es tan popular que mueve sus acciones a precios exorbitantes, comprarlas puede implicar rendimientos bajos.

Hay muchas formas de desarrollar habilidades para elegir acciones. La sección Dinero inteligente de CNNExpansión.com tiene lecciones fáciles de leer desde cómo evaluar acciones a cómo armar un portafolio. La Asociación Americana de Inversionistas Individuales también ofrece amplia información sobre inversiones de acciones dirigida a principiantes, al igual que la sección Learn del sitio relativamente nuevo llamado WeSeed.

Pero hasta que no te familiarices con los aspectos básicos de la inversión de acciones, quédate con los fondos (o al menos invierte una pequeña porción de tu dinero ahí).

¿Estás listo para dedicarle tiempo y esfuerzo al monitoreo de tus participaciones? La experiencia indica que el mundo de las inversiones puede cambiar dramáticamente. Esto no quiere decir que necesites comprar o vender acciones cada vez que cambie el rumbo de la economía o la fortuna de las empresas de las que tienes acciones, pero habrá momentos en los que tendrás que actuar. 

Si el potencial de una compañía se debilita, tal vez querrás vender algunas o todas sus acciones y reinvertir en una empresa con un futuro más prometedor. Por otro lado, si algunas de tus acciones han generado tales ganancias que ahora representan un enorme porcentaje de tu portafolio, tal vez podrías considerar vender algunas para evitar que todo el riesgo caiga sobre esas acciones.

También habrá momentos en los que puedas usar el sistema fiscal a tu favor, por ejemplo, al venderlas por menos de lo que pagaste por ellas y después emplear la pérdida para adornar tu declaración.

Vigilar tu portafolio y hacerle ajustes no es un trabajo de tiempo completo, pero debes estar preparado para dedicarle algunas horas a tus participaciones; si no estás dispuesto a dedicarle ese tiempo (o más en época de agitación) entonces tal vez te convenga invertir en fondos, pues generalmente requieren menos atención.

¿Tienes suficiente dinero para que valga la pena elegir tus propias acciones? Aquí hay una clara ventaja de los fondos para la mayoría de los inversionistas: usando una herramienta como Morningstar's Fund Screener puedes encontrar fácilmente fondos que te permitan hacer una inversión inicial mínima, como de 500 dólares o incluso menos en algunos casos. Muchos de los fondos recomendados también requieren un mínimo de 1,000 dólares o menos. Una vez que estés ahí, puedes hacerle incrementos de 50 a 250 dólares a tu cuenta. Para conocer más sobre fondos de inversión puedes consultar la herramienta especializada de CNNExpansión.com.

Por otro lado, si quieres un portafolio de acciones diversificadas razonable, estás hablando de una inversión mayor. No tienes que comprar grupos de 100 acciones como solía hacerse antes, pero al mismo tiempo no quieres comisiones de corretaje que absorban tu rendimiento. Aún si quieres pagarle a tu corredor 10% por cuota de transacción, querrás invertir un mínimo de 1,000 dólares por acción para prevenir que tus costos excedan el 1% del total de tu inversión. Recuerda que también tienes que pagar una cuota al vender. Suponiendo que necesitas por lo menos veinte acciones para crear un portafolio balanceado, estás invirtiendo 20,000 a 25,000 dólares por lo menos.

Siempre puedes invertir en cantidades menores, ya sea al principio o al sumar acciones, pero mientras menos inviertas, más porcentaje de tu rendimiento se irá a pagar las cuotas de tus corredores.

Consejo final: si vas a confiar en los columnistas de la sección de finanzas o expertos en acciones de la televisión, entonces yo creo que, para empezar, no deberías involucrarte en el mundo de las acciones.

El punto de comprar acciones individuales es que piensas que traerá algo a la mesa que le añade valor y puede aumentar el rendimiento de tus investigaciones meticulosas, de experiencia al evaluar tus valores, y a la disciplina que desarrolles para no vender o comprar con base en tus emociones.

Si lo que vas a hacer es comprar según lo que te digan los demás (es decir, sustituyendo tus juicios con los de los demás), te ahorrarás mucho tiempo, energía y dinero si te das cuenta de que te convienen los fondos.

Ahora ve
Con su música, estas monjas rockeras quieren inspirar al mundo
No te pierdas
×