Sobrevive a tu tarjeta de crédito

Deber más de lo que puedes pagar es una pesadilla, aprende a salir bien librado de este viacrucis; pagar más del mínimo, refinanciar tu deuda y tener un plan definido, las claves de la supervivencia.
tarjeta-de-credito  (Foto: Cortesía SXC)
*Luz María Silva

Deber más de lo que se puede pagar es una pesadilla. Muy cara si la deuda es de tarjetas de crédito. Interminable cuando sólo  alcanza para dar el mínimo, cuando usas el crédito para completar la quincena o pagas una tarjeta con otra, prácticas que sólo elevan la deuda y su costo (interés + comisión + IVA) multiplicados por el tiempo en que pagas.

Cuando estamos sobreendeudados nos sentimos en una situación sin control, que pone el dinero en el centro de la vida, impide pensar en otra cosa, nos hace trabajar mal, nos vuelve malhumorados e ineficientes.

Para no angustiarte, debes hacer dos cosas:
1. Pagar es la receta.
Pero ¿cómo?, ¿de qué sirve que digan que pague más del mínimo si apenas lo junto?

Aunque no lo creas, sí hay respuesta y yo la llamo ‘El plan Salvavidas’. Puedes obtener de tu banco un plan a la medida de tus posibilidades, que te permita pagar la deuda y no cubrir sólo intereses, comisiones e IVA.

¿Con un plan de pagos nos tardamos mucho, hasta 36 meses, en pagar? Sí, pero tres años es más rápido que nunca. ¿Por qué son tan confusos los anuncios de las tarjetas? Un amigo afirma que son como un letrero que dice “cuidado con la fauna marina” en vez de: “¡aguas con los tiburones!”.

2. Pensar en tus finanzas una vez al día. ¿Conocen el Museo Franz Mayer del DF? Está hecho con la enorme fortuna que acumuló ese personaje, que heredó íntegra a México. Cuentan que cuando ya estaba retirado de los negocios y se dedicaba a la fotografía y a sus colecciones, telefoneaba diario para preguntar por sus acciones de la Bolsa y luego se olvidaba del tema.

Las personas normales podemos también ocuparnos un rato de nuestras finanzas y punto si, como el Sr. Mayer, definimos lo que debemos cuidar.

Para darte cuenta qué tanto te fijas en el dinero, piensa en la última vez que tuviste un aumento de sueldo ¿Sabes cuánto fue y en qué lo usaste? Si haces un cheque o un retiro de la tarjeta ¿lo apuntas?, ¿lo restas del saldo? Si no es así ¿cómo sabes cuánto dinero tienes?, ¿qué haces cuando ‘se acaba’?, ¿alguien ‘llena’ la cuenta como si fuera  jarra de agua, o usas la tarjeta para acabar la quincena?

Las tarjetas no son buenas ni malas. Somos nosotros quienes hacemos un uso correcto o incorrecto de ellas. Fueron creadas como medio de pago, no como motor de la economía. La meta es pagarlas y luego volvernos ‘totaleros’, es decir, liquidar todo el saldo.

*La autora escribió el libro ¡Auxilio! ¿Qué hago con mi tarjeta de crédito? Lo vende en www.librositio.com/esp/sist/index.php

SÁLVATE DE LA DEUDA

Si ya te atrapó la tarjeta de crédito, aún tienes salvación. Hay tres opciones.
1) Que otro banco te ayude. Algunos, como Banorte, Santander y Banamex, te prestan para que pagues tu tarjeta y te vuelvas su cliente.

2) Pide un préstamo para pagar tu tarjeta. Podrías pedir un crédito de nómina, que te cobra tasas de cerca de 25% más impuestos.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe los mejores tips para tu ahorro, gasto e inversión.

3) NUESTRA FAVORITA. Pide a tu banco un plan personal.

¡LLAMA YA!
BBVA-Bancomer: Línea Bancomer al 01 800 226-2663. (Para tarjetas del banco.)
Banamex: 01800 226-2639.
Banorte. Programa ¡Ya bájale! 0180 0849-9809.
Santander. 01 800 112-3493 y 01 800 501-0000.
En el DF: 5169-4300.

Ahora ve
Los bomberos rescatan a un perro atrapado en un arroyo congelado
No te pierdas
×