Cómo abrir tu empresa en plena crisis

En épocas difíciles es común que surjan nuevos negocios y salga el emprendedor que llevas dentro; busca asesoría que te ayude a evitar los errores más comunes y te ayude a empezar más seguro.
Kaleido  (Foto: Jaime Navarro/Expansión)

Hace dos años, cuando se auguraba un negro panorama para la economía, nació Kaleido Jewels, una pequeña empresa de joyería fina y de fantasía, que emplea a 11 personas. A pesar de los malos pronósticos, Lourdes y Leticia Canseco se animaron a empezar su propia empresa, que ahora distribuye una amplia gama de productos valiosos en su propio local y en hoteles y tiendas de diseñador. Aquí, algunos de sus aprendizajes:

Puedes pedir que una institución ‘incube’ tu empresa. Las hermanas Canseco recurrieron a Proempleo, una fundación que ayuda a despegar a pequeños emprendedores. 

Determina qué te diferencia. Norma Castillo, coordinadora de Incubación y Desarrollo Empresarial de Proempleo, explica que todos los giros de negocio tienen una oportunidad en el mercado, incluso los más saturados. “Lo importante es diferenciarse del resto mediante servicio, calidad, diseño, exclusividad y detalles por encima del estándar”.

Prepárate a invertir recursos propios. Las socias de Kaleido financiaron ocho meses de incubación de su empresa.

Busca ayuda para desarrollar el plan de negocios, esquema administrativo, presupuestos, redacción de contratos, mercadotecnia, logo y puesta en operación. La Secretaría de Economía tiene un programa de mentores, con empresarios que dedican algunas horas a compartirte su experiencia.

Espera antes de pedir crédito. Los préstamos de capital semilla del Programa Nacional de Emprendedores de la Secretaría de Economía sólo se liberan una vez que las empresas concluyen su proceso de incubación y demuestran tener clientes y generar ventas. No te desesperes si no encuentras crédito, los bancos quieren prestarle sólo a los que van más avanzados.

Calcula cuánto necesitas. Según la Subsecretaría para la Pequeña y Mediana Empresa, de la Secretaría de Economía, un giro tradicional como la artesanía puede requerir una base de 50,000 pesos, una empresa de tecnología intermedia, de entre 200,000 y 500,000 pesos, mientras que un negocio de alta tecnología, como el software y la biotecnología, puede necesitar un mínimo de 400,000 y hasta 1 millón de pesos o más.

Consigue apoyo jurídico. Leticia Canseco se topó con problemas legales: “Había clientes que no nos pagaban, que nos robaban los diseños, o que nos pedían renunciar a la marca para firmar un contrato con nosotros y tuvimos que protegernos con instrumentos jurídicos, como los registros de marca”. No es tan complicado. Proempleo las ayudó a registrar la marca en un solo día.

MIDE TU OPTIMISMO
Prepárate para enfrentar los riesgos de abrir un negocio.

En México, las cifras oficiales muestran que sólo 20 de cada 100 nuevas empresas logran superar los dos años de vida y el resto se ven obligadas a cerrar.

Mira el caso de Julia y Antonio, dos emprendedores que pidieron mantener el anonimato. En 2006, abrieron con familiares una empresa de mensajería y paquetería, que después de un año y medio de vida se disolvió.

La gota que derramó el vaso fue un desacuerdo entre los socios. Hubo otros eventos que, poco a poco, erosionaron el negocio. Uno de ellos fue la dificultad de captar clientes en un medio tan competido. Consiguieron un cliente grande para distribuirle cientos de revistas “pero nos quería castigar con los precios”. Al final acordaron un buen precio, de 24 pesos por entrega.

Era lo justo, según los socios, porque el servicio incluye acuse de recibo, verificación de datos y un trato personalizado, algo que no hacen las grandes empresas que cobran 6.5 pesos por entrega ordinaria.

Dedicaron seis meses para hacer su plan de negocios, e invirtieron para comprar vehículos, computadoras y líneas telefónicas.

La planeación la hicieron los mismos socios, sin pedir asesoría de incubadoras ni de instituciones de gobierno. “Una vez fuimos a la asociación de industriales de la localidad, pero como no nos recibieron ya no regresamos”.

Reconocen que cometieron errores al buscar financiamiento y al organizar el trabajo de los socios.

¿Cualquiera puede abrir un negocio?

Norma Castillo, de Proempleo, reconoce que “nadie nace siendo empresario, porque es toda una forma de vida”, pero si se cuenta con capacitación y se promueven vínculos con otros socios y los asesores especializados, se puede tener éxito.
¿Quieres más noticias como esta?
Recibe los mejores tips para tu ahorro, gasto e inversión.

Para no toparte con la pared:
1. Analiza la viabilidad del proyecto.
2. Identifica si tienes habilidades empresariales (capacidad para tomar decisiones, trabajo bajo presión, facilidad para organizar un equipo).
3. Asesórate con especialistas y dependencias del gobierno.
4. Disponte a buscar socios para que te apoyen.

GC

Ahora ve
Entre sonrisas, Javier Duarte aceptó ser extraditado a México
No te pierdas
ç
×