Anímate a apostar por inmuebles antiguos

En bienes raíces, las construcciones viejas pueden tener ciertas ventajas sobre las recientes; estos lugares ya cuentan con una probada red de servicios e infraestructura urbana.
edificios-centro-ciudad-de-mexico-df-SXC.jpg  (Foto: Cortesía SXC)
Salvador De Maria y Campos Quesada*
CIUDAD DE MÉXICO -

Con tanta incertidumbre en la economía, hay que replantear la manera en que vemos el negocio inmobiliario. Esta mala situación nos puede hacer voltear a un nicho de mercado poco explorado: los inmuebles antiguos.

Se trata de reciclarlos y obtener alguna ganancia con ellos. Los inmuebles pueden estar catalogados como históricos o valiosos por alguna autoridad o bien no estar en ningún catálogo. Este último caso no presenta mayores complicaciones, en la medida en que el proyecto de intervención respete las normas vigentes y el uso del suelo.

Nos enfocaremos en el reciclaje de inmuebles catalogados cuya intervención plantea grandes desafíos: la preservación del elemento catalogado, el cuidado del entorno y la adecuación a las necesidades modernas de vivienda.

Las ventajas:
• Se elimina el costo de demolición y de traslado de cascajo y desechos.
• Hay incentivos fiscales por restauración o mejora de los inmuebles catalogados, que otorga el gobierno.
• Sobre los inmuebles nuevos, los reciclados y catalogados tienen una ventaja indiscutible: son pocos e irrepetibles, es decir, únicos. Y tú sabes que mientras más escaso es algo, mayor precio puede tener.
• Se ubican generalmente en colonias o barrios con probada red de servicios e infraestructura urbana, tienen personalidad y carácter propios. La riqueza de su tejido social, su ubicación central y su discurso arquitectónico hacen muy atractivos a estas colonias o barrios para un particular nicho del mercado.

Las reglas del juego
Debes respetar la arquitectura. Muchos agentes inmobiliarios o el propietario no te informan bien si el inmueble en venta está catalogado y con ello generan falsas expectativas. Algunos te dicen que “sólo está catalogada la fachada”, con lo que el comprador puede pensar en derrumbar el interior. Dos cosas son ciertas: un inmueble catalogado no puede demolerse y no sólo las fachadas son los elementos que están catalogados.

Las autoridades deben aprobar, rechazar o sugerir cambios a tu proyecto. Los profesionales de los organismos oficiales están dispuestos a dialogar a fin de hacer viable el proyecto y compatible con la conservación del tesoro arquitectónico. Estas autoridades son:
Dirección de Arquitectura del Instituto Nacional de Bellas Artes. Tel. 5510-2475.
Subdirección de Sitios Patrimoniales de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda del DF (en la capital mexicana). Teléfono: 5130-2100, extensión 2208.
Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), para inmuebles más antiguos.

Cuidado con los engendros
Restauración es la recreación fiel de los partidos arquitectónicos o elementos de composición y ornamentales de una construcción existente y suele acompañarse de intervención donde haya una reinterpretación de los espacios arquitectónicos y su uso.

La remodelación suele ser la reformulación de los espacios así como de sus elementos. No siempre es muy afortunada. En el DF, muchas de ellas han resultado en penosos engendros arquitectónicos carentes de personalidad, como fue el caso del Súper Servicio Lomas, maravilloso ejemplar de la arquitectura funcionalista en México, de Vladimir Kaspé, que fue víctima de una muy dudosa remodelación reciente.

O bien el extraordinario edificio del viejo Palacio de Hierro de Durango –obra también del funcionalismo mexicano–, ahora convertido en una monótona caja de cartón con textura de pastel.

La tarea del reciclaje arquitectónico debe quedar en manos de un experto que conozca del tema: que sea sensible a la memoria arquitectónica y que entienda tanto en materia de la intervención como el marco jurídico.

Amén de los dividendos económicos que genera este negocio, hay otra paga para el arquitecto y para el inversionista: el dividendo cívico de haber contribuido a la preservación del patrimonio arquitectónico y del paisaje urbano de la ciudad.

Los Programas de Desarrollo Urbano del DF, luego de haber sido aprobados por la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, están por publicarse en la gaceta oficial y ahí tendremos agradables sorpresas en materia de conservación arquitectónica y, con ello, se impulsará el negocio del reciclaje inmobiliario.

*El autor ha invertido en el reciclaje de edificios como los Lux, San Martín y Amsterdam 111, en la colonia Condesa (DF).

DÓNDE ESTÁN
En muchos casos, las colonias y los barrios con joyas arquitectónicas han sido denominadas por las autoridades áreas de conservación patrimonial.

En las colonias Roma e Hipódromo en el DF hay ejemplos destacados por la bien lograda y honesta tarea de reciclamiento, intervención y restauración. Aquí hay algunos:

Carlos Duclaud, CyC Arquitectos
En la colonia Hipódromo:
Edificio Lux (Plaza Popocatépetl 36)
Edificio San Martín (Av. México 167)
y Amsterdam 111. En la Roma: Orizaba 150.
¿Quieres más noticias como esta?
Recibe los mejores tips para tu ahorro, gasto e inversión.

Bartolomé Rullán y Taller Diseño Ambiental
Tonalá 47 (esq. Colima), colonia Roma.
Diseñado por el Ing. E. Peñasco hacia 1912.

Nahim Dagdug. Taller NDK Arquitectos
Edificio República, Veracruz 18, colonia Condesa.
Edificio Tehuacán (ahora ocupado por el hotel Hippodrome), Av. México 188.
Ahora ve
Miles marcharon en la CDMX en contra de la renegociación del TLCAN
No te pierdas
×