Los 12 propósitos financieros para 2010

Más que con buenos deseos, inicia el año nuevo con propósitos y metas para cuidar tus ingresos; tener un presupuesto, ahorrar y gastar de manera inteligente te ayudará a no tirar tu dinero.
banco-economia-quiebra-bancarrota-cochinito-JI.jpg  (Foto: Jupiter Images)
Tania M. Moreno
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Para iniciar el Año Nuevo con el pie derecho hacen falta más que sólo buenos deseos. El 2009 fue un año marcado por la crisis que eliminó miles de plazas de trabajo y obligó a los mexicanos a apretarse el cinturón.

Los expertos recomiendan establecer objetivos específicos, medibles, realistas y con una fecha de cumplimiento para alinear tu esfuerzo financiero, lo que te permitirá tener unas finanzas sanas para no tener sobresaltos.

Conoce los propósitos financieros que te ayudarán a no perder el control de tus recursos económicos:

1. Haz un presupuesto: dado que los recursos son limitados, la única forma de lograr las metas financieras es teniendo un presupuesto, que sirve como guía y referencia, además como un elemento para visualizar el destino del gasto y el origen de los recursos y, de esta forma jerarquizar el gasto desde una perspectiva racional.

2. Elimina deudas: para iniciar un programa de eliminación de deudas es necesario conocer todos y cada uno de los compromisos tienes y clasificarlos dependiendo de la tasa de interés, el plazo para cubrirlos y el monto destinado a cada uno. Una vez que lo sabes dale prioridad a aquello con la tasa de interés más alta, como las tarjetas de crédito para evitar que éstos se conviertan en una bola de nieve.

3. Ahorra: puedes ahorrar al gastar de manera consciente. Profeco recomienda aprovechar ofertas y promociones para las compras de bienes de consumo duradero y electrodomésticos que realmente necesitas. Recuerda que una oferta sólo es realmente oferta si en verdad necesitas lo que te ofrece.

4. Recorta gastos: con base en tu presupuesto elimina los gastos superficiales, no se trata de suprimir toda la diversión, pero puedes ahorrar comiendo en casa en vez de salir todas las semanas o cambiar tus servicios con proveedores que te den planes más baratos, como en el caso de la telefonía o tu conexión a Internet.

5. Ten un fondo de inversión: los fondos, a diferencia de las cuentas de ahorro, te permiten obtener rendimientos por tu dinero mayores a la inflación y ya que son a través de operadoras que unen a varios interesados puedes recibir ganancias que de forma individual serían difíciles de conseguir.

6. Compara precios antes de comprar: antes de comprar cualquier producto o contratar un servicio debes verificar al menos tres opciones. Recuerda que la mejor alternativa no siempre es la de menor costo, sino aquella que te da mejores garantías o te brinda un mejor servicio.

7. Aprovecha las nuevas tecnologías: en el caso de las pequeñas empresas por ejemplo pueden ahorrar costos en llamadas a través de sistemas como Skype, o utilizando promoción a través de las redes sociales, que cada vez tienen mayor impacto y son gratis.

8. Capacítate: esto aplica no sólo para el trabajo, sino en cuestiones de finanzas personales, existen instituciones como la Universidad Iberoamericana o el Tecnológico de Monterrey que dan cursos para mejorar la administración financiera. Otra opción es el Museo Interactivo de Economía (MIDE) o instituciones financieras como BBVA Bancomer y Banamex con programas de educación financiera.

9. Protégete: no existen gastos más caros que aquellos que surgen a raíz de imprevistos. En este punto entran los seguros que te ayudarán a enfrentar emergencias financieras sin dañar tu patrimonio. Existen opciones como los seguros básicos que por pequeñas cantidades te dan coberturas en salud y para tu automóvil.

10. Sé más eficiente: una forma de conservar tu fuente de ingreso es ser más eficiente en tu trabajo. Las empresas están apostando por personal proactivo, por lo que la actualización es fundamental para cotizarte mejor en el mercado laboral.

11. Obtén dinero extra: una forma de tener más dinero es a través de empleos de medio tiempo o vendiendo objetos a través de Internet. Las opciones para comerciar en la web van desde objetos que ya no utilizas hasta distribución de productos hechos por terceros.

12. Reclámale tu dinero al fisco: si ganas menos de 400,000 pesos al año no estás obligado a declarar ante el fisco, pero puedes hacerlo y pedir que te devuelven el dinero de las deducciones personales como gastos médicos, funerarios, medicinas o aparatos para la rehabilitación. Para hacerlo deberás avisar a tu patrón por escrito a más tardar el 31 de diciembre de este año.

Ahora ve
Cinco presuntos terroristas fueron abatidos en Cambrils, Cataluña
No te pierdas
×