La educación también tiene descuentos

Si pagas la inscripción en febrero tienes seis meses para reunir el dinero de útiles y uniformes; algunas escuelas rebajan colegiaturas por pagar el ciclo completo o dan descuento en la inscripción.
niña-escuela-JI.jpg  (Foto: Jupiter Images)
Tania M. Moreno
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Las inscripciones escolares son un gasto periódico que debe incluirse en el presupuesto familiar para evitar contratiempos financieros o asumir nuevas deudas al inicio del año, de acuerdo con especialistas.

Aunque el regreso a clases inicia en agosto para niveles básicos y medio superior, las inscripciones son en febrero, por lo que los padres de familia deberán preparar el bolsillo para asumir este gasto que va desde los 1,500 hasta los 7,000 pesos, dependiendo de la escuela y el grado escolar.

La base para asumir este compromiso es contemplarlo en el presupuesto anual, pero hacerlo de forma mensualizada, de tal manera que el concepto de inscripción se divida en al menos seis meses para juntar el dinero necesario, recomienda la especialista del Tec de Monterrey Ciudad de México, Sara Barajas.

Algunas instituciones ofrecen además descuentos porcentuales si se cubre la inscripción en enero, otras más rebajan el equivalente a dos colegiaturas si se hace el pago de todo el ciclo escolar en una sola exhibición.

"Lo importante es tener presente este gasto para juntar el monto y no desembolsar una cantidad fuerte en una sola vez (...), también se puede pagar en julio, siempre que se tome en cuenta que para esta fecha habrá que adquirir también uniformes y útiles escolares", dice Barajas.

El 70% de los padres de familia hace frente a este gasto con su sueldo, sólo el 7% ahorra para el regreso a clases, de acuerdo con datos de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

Para quienes tienen la posibilidad de cubrir el monto total del ciclo escolar (inscripción, útiles y todas las colegiaturas), los expertos recomiendan adquirir los artículos necesarios y pagar la inscripción, pero no pagar las colegiaturas por adelantado, a menos que la institución ofrezca el descuento de dos o más parcialidades.

"En lugar de dar este dinero a la escuela lo mejor es establecer un fondo educativo y depositarlo en alguna institución financiera, así el dinero generará rendimientos que podrán destinarse totalmente a este concepto", dice el experto en Planeación Financiera, Carlos Aguilar.

Además de invertir el dinero con alguna ganancia, este fondo podrá ser utilizado en caso de presentarse alguna contingencia de salud o algún requerimiento propio de la escuela.

Otra razón para no hacer el pago completo es que en caso de presentarse alguna diferencia con la institución o el cambio de residencia a otro estado, los padres de familia no perderán este dinero.

En el caso de aún no contar con un presupuesto que se pueda ajustar para cubrir las inscripciones de este ciclo escolar o un fondo de ahorro, los especialistas recomiendan verificar las opciones que ofrece cada institución.

Algunas escuelas permiten el pago de este rubro con un esquema a meses sin intereses. El Fonacot es otra opción que puede destinarse para gastos educativos.

En caso de no tener crédito o flexibilidad en la escuela, se puede recurrir al préstamo familiar o de nómina, siempre que esta nueva deuda quede presupuestada para evitar atrasos.

En el caso del préstamo familia, Sara Barajas recomienda hablar sobre el plazo del crédito y acordar una fecha para saldarlo: "No se vale que porque sea un pariente mío y no me cobre intereses retrase el pago, es un compromiso y como tal debe ser cumplido".

Para quienes utilizan la tarjeta de crédito, lo ideal es usar el plástico que maneje la tasa más baja y hacer el pago a tiempo para evitar que los intereses se conviertan en una pesadilla.

Finalmente es muy importante verificar instituciones y comparar antes de elegir alguna. En cuanto a la selección de la escuela, además del plan educativo, servicio e instalaciones, es preciso que se escoja aquella que realmente se pueda pagar.

"Muchas veces nos aferramos a una institución cuyo costo representa la mayoría de nuestros ingresos (...), el ideal es que este gasto no ocupe más del 30% del dinero que entra a casa", señala Aguilar.

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe los mejores tips para tu ahorro, gasto e inversión.

En México sólo el 9.3% de la población escolar del nivel básico estudia en una escuela privada, el 90.7% restante asiste a una institución pública, según estimaciones de la Secretaría de Educación Pública.

En cuanto a universidades, el 68% de los estudiantes mexicanos cursa su carrera en una universidad pública, de acuerdo con la SEP.

Ahora ve
El papel del gobierno de Obama sobre la presunta injerencia rusa en elecciones
No te pierdas
ç
×