Seguros: el ABC de la protección

Contar con un instrumento financiero como este permite tener estabilidad económica y tranquilidad; al contratarlo fíjate en la cobertura y los servicios ofrecidos, además del precio de la prima.
calculadora-deudas  (Foto: Jupiter Images)
Tania M. Moreno
CIUDAD DE MÉXICO (CNNExpansión) -

Protegerse a través de los seguros es una opción que permite estabilidad económica y emocional, ya que estos productos cubren los gastos derivados de situaciones imprevistas y evitan el deterioro del ingreso familiar, coinciden especialistas. Cada año 2 millones de familias en México pierden su patrimonio a causa de gastos relacionados con la salud, de acuerdo con datos de la aseguradora AXA.

La salud no es el único imprevisto que atenta contra la estabilidad financiera, cuando una persona está ante una situación a la que no puede hacer frente económicamente vende bienes como autos o casas, usa sus ahorros, empeña objetos o pide préstamos, según el especialista en finanzas personales, Salvador Tamayo.

"El problema es que comienzan a echar mano de su patrimonio y generan deudas más grandes (...), a final de cuentas vemos que la familia termina emocionalmente desgastada y con los bolsillos vacíos", dice a su vez el director se Salud de AXA Seguros, Guillermo Barraza.

Quienes toman en cuenta estos imprevistos generalmente lo hacen en rubros como la salud o contratando protección para el automóvil, pero dejan de lado aspectos como la educación, la casa que se habita, las propiedades dentro del hogar y un seguro que ampare su actividad económica.

Sólo 7% de loa habitantes en México tiene un seguro de vida, 5% posee un Seguro de Gastos Médicos Mayores (SGMM) y el 4% de las viviendas del país están protegidas, de acuerdo con la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).

Para evitar que tus finanzas se vean en riesgo por estos imprevistos existen al menos cinco seguros básicos que debes evaluar, según los expertos y son el SGMM; el de automóvil; el de casa, robo, desastres y protección familiar; el de vida y el de retiro o renta vitalicia.

¿Cómo le hago?

Antes de contratar un seguro es necesario verificar los planes que cada compañía ofrece y compararlos no sólo en función del precio, sino de la cobertura, beneficios y servicios que den al usuario.

Además es necesario que cuentes con la asesoría de la compañía misma o de un agente de seguros que te explique cada una de las obligaciones y derechos que adquieres al llevar a cabo este acuerdo de voluntades.

Recuerda que en cualquiera de ambos casos todas las bondades y obligaciones que te sean señaladas deben estar por escrito para que pueda reclamarlas en caso de incumplimiento, ya que de otra manera no podrás exigir que la compañía te de dichos beneficios, recomienda la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

Para fines de comparación y de una mejor elección, existen algunos términos que debes conocer y comparar:

Suma asegurada: es el valor asignado en la póliza (contrato del seguro) como la responsabilidad máxima que pagará la compañía de seguros en caso de pérdida o daño a los beneficiarios; o sea la cantidad de dinero que se entregará a éstos.

Coaseguro: es la cantidad o el porcentaje que tiene que pagar el asegurado, de cualquier pago o indemnización que tenga que reembolsar la aseguradora a consecuencia de un siniestro.

Coberturas: son las protecciones que otorga la aseguradora en la póliza y que generalmente se establecen en las cláusulas del contrato.

Prima: es el importe que determina la aseguradora como contraprestación o pago, por la protección que otorga en los términos de la póliza, es decir los pagos que debes hacer para estar protegido.

Excepciones: todos los supuestos que no cubra tu seguro deben estar especificados en la póliza, y desde 1990 la Ley establece que dichas salvedades no pueden ser escritas en "letras chiquitas", sino al contrario, deberán tener una tipografía más grande y estar resaltadas en negritas dentro del contrato.

¿En qué debo fijarme?

1.   Los alcances de su cobertura, suma asegurada y vigencia, ya que estos aspectos definen la protección con la que contarás.

2. El servicio e infraestructura de la compañía aseguradora, los niveles hospitalarios, talleres autorizados, ajustadores y gente que te atenderá en caso de un siniestro. Además debes verificar si tu cobertura es nacional o aplica en el extranjero.

3. El nivel de compromiso de la aseguradora con el cliente: la seriedad, rapidez en la atención de siniestros y pago. Los expertos aseguran que en ningún caso deben pasar más de 24 horas para ser atendido y tener una respuesta formal.

4. La calidad moral y profesional del ejecutivo o agente de seguros que te atiende, puedes verificar que se trate de un verdadero profesional buscando su registro en la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas.

5. El precio para considerarlo dentro de nuestro presupuesto de finanzas personales, los especialistas aseguran que este rubro no debe representar más del 15% de nuestros ingresos totales.

Principales beneficios

Además de no lastimar tu patrimonio y darte tranquilidad financiera, tener la protección de un seguro te da bienestar psicológico:

¿Quieres más noticias como esta?
Recibe los mejores tips para tu ahorro, gasto e inversión.

En el aspecto económico, un seguro da la tranquilidad de que ante un siniestro se recupera inmediatamente el valor del bien o bienes dañados o perdidos.

En lo psicológico el usuario tiene la tranquilidad de que un evento grave no impedirá continuar con una actividad comercial o profesional que sea el sostén económico de su familia, ni tendrá que modificar su nivel de vida.

Ahora ve
Miles marcharon en la CDMX en contra de la renegociación del TLCAN
No te pierdas
×